Syndicate content

Medio ambiente

Sistema comunitario de almacenamiento de energía, un medio para conservar energía y reducir las emisiones de carbono en los Países Bajos

Qiyang Xu's picture
También disponible en: English

Los automóviles eléctricos son tan populares en los Países Bajos que no sería raro ver a un Tesla operando como taxi en las afueras del aeropuerto Schiphol de Ámsterdam. Si bien aún no hay estaciones de recarga en todas partes, no es difícil encontrarlas en los vecindarios, los estacionamientos y las calles holandesas.

Para reducir las emisiones de carbono, los Gobiernos nacionales y locales adoptan diversos enfoques y, por consiguiente, los automóviles eléctricos, los sistemas solares domésticos y las soluciones de eficiencia energética para los edificios están en auge en Europa. Ciudades como Ámsterdam se encuentran a la vanguardia de esta transformación. En los Países Bajos existe, por ejemplo, una meta ambiciosa de reducir las emisiones de CO2 entre un 80 % y un 95 % antes de fines de 2050 (PDF, en inglés) en comparación con los años noventa. Por ello, este país se convirtió en un lugar ideal para realizar un tour a una ciudad inteligente a principios de este año, durante el cual un grupo de 26 funcionarios nacionales y municipales e integrantes de equipos de proyectos del Banco Mundial se reunieron para conocer la exitosa experiencia de los Países Bajos en materia de transformación del sector energético.
 

Sistema comunitario de almacenamiento de energía instalado en la ciudad de Rijsenhout, en los Países Bajos. Foto: Alliander

¿Cómo examinar la calidad del agua? Existen pruebas químicas que se pueden hacer cuando los presupuestos son limitados

Jessica Anne Lawson's picture
También disponible en: English | Français| 中文
Muestras para el análisis colorimétrico.
Foto: Chemical Heritage Foundation en Flickr (i)
bajo la licencia Creative Commons 2.0. (i)


Nota del editor: esta es la segunda publicación de una serie de blogs sobre opciones de baja tecnología para monitorear la calidad del agua. (i)

Gracias a la química moderna, podemos detectar miles de productos químicos en el agua, incluso en concentraciones extremadamente bajas. La creciente lista de tipos de análisis disponibles puede parecer abrumadora, y para la gran mayoría de los métodos se necesitan laboratorios de vanguardia. Afortunadamente, ¡no necesitamos analizar todo! Un conjunto mucho más pequeño y más práctico de pruebas puede proporcionar buenas ideas acerca de la calidad química del agua para los efectos del monitoreo. La buena noticia es que existen análisis de baja tecnología que se pueden realizar cuando los presupuestos son limitados.
 
Tipos de pruebas
 
Los métodos típicos para realizar pruebas de campo portátiles y de baja tecnología usadas para monitorear la calidad química del agua se dividen en tres categorías:

Vincular el cambio climático y la salud para lograr mejores resultados de desarrollo

James Close's picture
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China. Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China.
Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.


El cambio climático ya tiene efectos reales y medibles en la salud humana y se cree que esos impactos aumentarán. Los países de ingreso bajo y mediano sufren las peores repercusiones, dado que son más vulnerables a los cambios en el clima y tienen una menor capacidad de adaptación debido a sus deficientes sistemas de salud e infraestructura. La buena noticia es que los efectos acumulativos del cambio climático en la salud se han debatido de manera amplia durante décadas y se comprenden mejor.

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)

¿Quién participa en la economía colaborativa en Europa?

Hernan Winkler's picture
Esta página en: Français
Foto: SkyPics Studio/Shutterstock

También disponible en: English

La información sobre la economía colaborativa (Uber, Airbnb y otros ejemplos) es escasa, pero en un último estudio se estima que el crecimiento de los ingresos generados por estas plataformas ha sido enorme. En la Unión Europea (UE), los ingresos totales de la economía colaborativa aumentaron de alrededor de 1000 millones de euros en 2013 a 3600 millones de euros (PDF, en inglés) en 2015. Si bien este cálculo equivale a apenas el 0,2 % del PIB de la UE, las tendencias más recientes indican una expansión rápida y constante.​

Esto es importante, ya que la economía colaborativa tiene el potencial de aumentar la eficiencia y mejorar el bienestar de muchos habitantes en la región.

Esto también puede generar perturbaciones importantes.

Corredores de coexistencia para reducir los conflictos entre los seres humanos y los animales silvestres

Claudia Sobrevila's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Assam Haathi Project
© Assam Haathi Project 

En condiciones extremas, un ser humano puede sobrevivir tres minutos sin aire, tres días sin agua y tres semanas sin alimento. Para apoyar a una población mundial de 7500 millones de personas, se necesitan más recursos naturales esenciales lo que está causando deforestación, degradación y fragmentación de los hábitats, pastoreo excesivo y sobreexplotación.
 
En el intento por sobrevivir y prosperar, los seres humanos ya usamos el 38 % de la tierra del mundo para actividades agrícolas; además, hemos deforestado la tierra debido a la industria, la minería y la infraestructura, dejando como zonas protegidas menos del 15 % de la superficie terrestre mundial (i) para fines de conservación de la biodiversidad. Si hay tanta presión de los seres humanos en las zonas protegidas, ¿dónde pueden buscar agua y comida las poblaciones restantes de elefantes, grandes felinos y otras especies silvestres? (Comprensiblemente), una cosecha de maíz, un arrozal desprotegido o una vaca bien alimentada parecen irresistibles. Esta lucha por los recursos naturales —especialmente la tierra y el agua— es la raíz de los conflictos entre los seres humanos y la fauna silvestre.

La vida silvestre del mundo necesita jóvenes defensores del planeta

Hasita Bhammar's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
The youth from the Turia community celebrating their first workshop on tiger conservation in the Pench Tiger Reserve
Jóvenes de la comunidad de Turia participan en un primer taller sobre la conservación del tigre en la reserva de Pench

En 2010, dos semanas después de graduarme de la universidad, con solo una mochila y una botella de agua antigua, me paré frente a un gran portón en que estaba colgado un cartel oxidado que me dio la bienvenida a la “reserva del tigre de Pench”. (i) Esta era la misma reserva que había inspirado “El Libro de la selva” de Rudyard Kipling. Ninguna de las entrevistas de prueba o disertaciones podría haberme preparado para el trabajo que tenía que emprender. Estaba allí para crear una pequeña organización sin fines de lucro cuya misión sería involucrar a los jóvenes de la comunidad local cercana a la reserva del tigre, e inculcarles amor y pasión por el medio ambiente. En concreto, infundir en estas mentes jóvenes el compromiso de salvaguardar a los 41 tigres que deambulaban en estado salvaje por la reserva.

El acceso a información de calidad es crucial para controlar la contaminación ambiental de Perú

Ernesto Sanchez-Triana's picture
Esta página en: English

 Franz Mahr / World BamkA principios de la década del 2000, Perú afrontaba serios problemas ambientales. La contaminación del aire en áreas urbanas, como Lima-Callao, era tan severa que causaba miles de muertes prematuras cada año. De hecho, la calidad del aire en Lima era peor que la de otras grandes ciudades latinoamericanas, tales como Ciudad de México o Sao Pablo.

Otros riesgos para la salud humana provenían, entre otros, de tres factores: La contaminación del aire al interior de los hogares a causa del uso de leña para cocinar; insuficiente acceso al agua potable, saneamiento e higiene; y la exposición al plomo, un metal altamente tóxico.

En conjunto, los problemas ambientales causaban 12 millones de casos de enfermedades al año, afectando principalmente a los niños, ancianos y a la población pobre incapaz de costear servicios médicos. Un estudio del Banco Mundial estimó que estos impactos negativos tuvieron un costo económico equivalente al 2.8% del Producto Interno Bruto (PIB) de Perú en 2003

¿Algo molesto, apocalíptico, o algo en un punto intermedio? Por qué no debemos relajarnos respecto de las erupciones volcánicas

Alanna Simpson's picture
Esta página en: English | Français

A house destroyed by a volcanic eruption. Yogyakarta, Indonesia. Project: JRF. © Nugroho Nurdikiawan Sunjoyo/World Bank

Las erupciones volcánicas capturan la imaginación con su impresionante energía, pero ¿por qué no capturan la atención de los responsables de tomar decisiones y los profesionales del desarrollo que trabajan en la creación de comunidades resilientes? Las personas visitan Pompeya, a la sombra del monte Vesubio, y ven cómo una comunidad una vez próspera terminó destruida en minutos debido a una importante erupción, pero eso no resuena en sus vidas cotidianas. Vemos en los medios de comunicación imágenes espectaculares de volcanes en erupción, sin embargo rara vez pensamos lo que significa para las comunidades que viven en zonas donde existen numerosas amenazas volcánicas que pueden ocurrir debido a las erupciones.

La siguiente fase de la acción forestal

Julia Bucknall's picture
Esta página en: English | Français
© Andrea Borgarello/Banco Mundial
© Andrea Borgarello/World Bank

El año pasado, más de 100 países incorporaron medidas relacionadas con el cambio del uso del suelo y los bosques en sus contribuciones determinadas a nivel nacional para combatir el cambio climático.
En el Banco Mundial, estamos entusiasmados de participar en la siguiente fase de las medidas que se adopten en el sector forestal. En abril de 2016, dimos a conocer tanto un Plan de Acción Forestal como un Plan de Acción sobre el Cambio Climático que tienen un enfoque más holístico y ambicioso acerca de los bosques. Propusimos poner énfasis en inversiones dirigidas a la gestión forestal sostenible y la restauración de los bosques para aumentar las oportunidades económicas de la personas que viven en las zonas forestales y cerca de ellas, y también para ayudar a los países a planificar sus inversiones, en sectores como la agricultura, la energía y el transporte, de una manera más meditada e inteligente en relación con los bosques con el fin de maximizar los beneficios de sus activos forestales.

Pages