Syndicate content

Medio ambiente

Fragilidad, conflicto y desastres naturales: ¿Un planteamiento único sobre la resiliencia?

Francis Ghesquiere's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Un representante de la Unión Europea (EU) evalúa los daños en un edificio de departamentos
en Ucrania. Crédito: UE.

Es una idea simple pero esencial: las guerras y los desastres están vinculados, y los nexos existentes deben ser analizados para mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

De manera alarmante, el número total de casos de desastres —y las pérdidas económicas asociadas a estos— continúa aumentando. Esta tendencia ha sido impulsada por el crecimiento de la población, la urbanización y el cambio climático, subiendo los daños económicos de USD 50 000 millones en los años ochenta a entre USD 150 000 millones y USD 200 000 millones anuales en la actualidad. Pero hay otro dato: más de la mitad de las personas que sufren impactos de peligros naturales vive en Estados frágiles o afectados por conflictos.

Seis historias muestran que las energías renovables son la base de un futuro inocuo para el clima

Andy Shuai Liu's picture
Esta página en: Français

También disponible en: English

El mundo fue testigo del gran impulso que ganaron las medidas contra el cambio climático en 2015, culminando con un acuerdo histórico en diciembre para reducir las emisiones de carbono y frenar el calentamiento global. También fue un año de transformación constante del sector energético. Se adoptó, por primera vez en la historia, un objetivo de desarrollo sostenible mundial exclusivo para la energía, destinado a garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

Para convertir este objetivo en realidad, mitigando al mismo tiempo los efectos del cambio climático, una mayor cantidad de países intensifican su labor y avanzan en materia de energía solar, eólica, geotérmica y otras fuentes de energía renovable. A medida que nos adentramos en 2016, las siguientes historias provenientes de todo el mundo ilustran las acciones que se realizan para lograr  un futuro inocuo para el clima.

 
 World Bank Group
 

Reseña del año: Las historias más populares en 2015

Analía Martinez's picture
Esta página en: English | Français

Aquí, en el Banco Mundial, publicamos a lo largo del año una numerosa cantidad de artículos, comunicados de prensa, blogs, videos, y mucho más. Nos interesa saber cuáles son los temas de mayor interés para nuestra audiencia, por eso, prestamos mucha atención y hacemos un seguimiento de las publicaciones más leídas año tras año. A continuación, les presentamos las historias más populares del año 2015, medido por el número de visitantes únicos.

Artículos

Los temas de mayor interés de este año han sido variados, van desde la lucha contra la violencia de género hasta cómo comer fuera de casa puede ser una manera de medir la pobreza. La caída del precio del petróleo y la inversión en bonos verdes también han sido temas resonantes que se encuentran entre los más leídos del 2015. 

  1. 53 imágenes para detener la violencia contra la mujer (26 de marzo)
  2. Comer fuera de casa, ¿una nueva forma de medir la pobreza? (9 de diciembre)
  3. ¿Quién gana y quién pierde con la caída del precio del petróleo en la región de Oriente Medio y Norte de África? (29 de enero)
  4. Los bonos verdes están cambiando las expectativas de los inversionistas y facilitando las inversiones sostenibles (22 de enero)
  5. Invertir en las mujeres es fundamental para acabar con la pobreza e impulsar el crecimiento que se necesita (14 de julio)

Reseña del año 2015 en medios sociales del Banco Mundial

Carlos Ferreyra's picture
Esta página en: Français | العربية | English

Durante el año que pasó, por primera vez los indicadores del Banco Mundial detectaron una disminución de la pobreza mundial por debajo del 10 % del total de la población, lo que representa nuevos retos, pero también muchas oportunidades;  atestiguamos los exitosos trabajos del mundo para poner fin a la terrible epidemia del ébola; el mundo económico y financiero se reunió en la ciudad de Lima, Perú,  con motivo de las Reuniones Anuales 2015. Vimos nacer un nuevo compromiso de financiamiento para invertir en el desarrollo después del 2015; y más recientemente, unos 180 países se comprometieron en París a reducir las emisiones contaminantes de carbono, durante la #COP21; el acuerdo calificado de histórico permitirá detener el calentamiento global que nos afecta a todos.

Los temas que más resonaron entre nuestros seguidores en las redes sociales, fueron los siguientes:

Empezando con Twitter del Banco Mundial, en donde tenemos 296,878 seguidores, - ¡muchas gracias! - ,  los temas más comentados fueron el de la educación:

 

 

Poner fin a la quema regular de gas para mantener a raya el cambio climático

Anita Marangoly George's picture

Also available in: English | Français | العربية



Seis meses. Cuarenta y cinco entidades suscriptoras. Estamos en camino hacia una nueva y ambiciosa norma mundial de facto para la industria del petróleo y el gas.

Parece que fuera ayer cuando altos representantes de 25 Gobiernos, empresas petroleras e instituciones de desarrollo se reunieron con el secretario general de las Naciones Unidas y el presidente del Banco Mundial para lanzar la iniciativa mundial —“Eliminación de la quema regular de gas para 2030”— (i) con el objetivo de poner fin a la práctica de la industria petrolera de quemar gas regularmente en los emplazamientos de producción petrolera de todo el mundo.

Desarrollar paisajes forestales con capacidad de adaptación al cambio climático

Paula Caballero's picture
Esta página en: English | Français
Andrea Borgarello for World Bank/TerrAfrica

Esta semana y la próxima semana tendrá lugar en París un “partido de alto riesgo” entre la ciencia y la voluntad política.
 
La parte que corresponde a la ciencia es muy clara: se ha establecido que 2015 es el año más cálido que se haya registrado, llegando la temperatura a estar un grado por encima de los promedios preindustriales. El cambio climático ya afecta a los países. A esto se añade el fenómeno de El Niño, que causa estragos en muchas partes del mundo. Y el calor va a aumentar.
 
El análisis político es más complicado. Por un lado, si los planes nacionales -las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés)-, elaborados por los países para luchar contra el cambio climático se implementaran, incluyendo las acciones condicionadas por el financiamiento disponible, esto pondría probablemente al planeta en una trayectoria de unos 2,7 °C, que sería catastrófica para los sistemas económicos, sociales y naturales de los que dependemos. Es evidente que aún queda mucho por hacer. Por otra parte, es una señal de avances que es bienvenida. El hecho de que casi todos los países del mundo (Carbon Brief contabiliza 184 compromisos climáticos hasta la fecha) (i) hayan presentado sus INDC es un logro notable que muchos habrían considerado imposible hace apenas unos años. De modo que hay progresos, pero no son suficientemente rápidos.
 
París debe ser visto como un hito importante en un arduo viaje: una plataforma para generar una espiral siempre ascendente de metas en muchos campos de medidas relativas al clima.
 
Un área que promete innumerables beneficios para las personas y el planeta es el cambio en el uso del suelo, la agricultura y la silvicultura. En conjunto, estos sectores representan un 24 % de las emisiones mundiales, pero contribuyen con un porcentaje mucho mayor de emisiones en muchos países en desarrollo. Un análisis preliminar de las INDC muestra un fuerte compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la deforestación, la degradación forestal, el cambio del uso del suelo y la agricultura. Y hay pruebas de un mayor deseo de medidas de recuperación del paisaje en muchos de esos países.

Limpiemos las maneras sucias de cocinar

Anita Marangoly George's picture
Esta página en: Français | 中文

English

Limpiemos las maneras sucias de cocinar


Realmente – Hagámoslo.

Es un hecho: la contaminación del aire en el interior de las viviendas provocada por cocinar con combustibles sólidos como la madera, el carbón vegetal y mineral, el estiércol y los desechos de cultivos en hogueras y cocinas tradicionales es la cuarta causa de muerte en el mundo, después de las enfermedades cardíacas y pulmonares y la infección respiratoria.

Casi 2900 millones de personas, la mayoría de las cuales son mujeres, aún cocinan con cocinas y combustibles sólidos contaminantes que producen humo y hollín. Esto significa que hay más personas que usan estos artefactos peligrosos que toda la población sumada de India y China.

Esto tiene que cambiar. Y el cambio está ocurriendo, según he oído la semana pasada en los diversos debates que tuvieron lugar en el Foro sobre Maneras Limpias de Cocinar 2015 (i) en Accra, Ghana. Al escuchar al ministro de Petróleo de Ghana y al viceministro de Género y Desarrollo, me doy cuenta de que la ambición de ofrecer cocinas limpias y combustibles más limpios a las familias que más lo necesitan está presente. Pero transformar la ambición en realidad es un desafío. Esto es cierto no solo en Ghana sino en muchas otras partes del mundo.

El camino hacia un futuro más ecológico

Jonathan Coony's picture

También disponible en English


La pregunta fundamental en el periodo previo a la Conferencia de las Partes (COP 21) sobre el cambio climático es: ¿dónde encontraremos las soluciones sobre el terreno —y las personas que las pondrán en práctica— para hacer realidad los nuevos objetivos en materia de políticas relacionados con el clima?

Un camino hacia un futuro “más ecológico” podría cruzar a través de Kikuyu Road en Nairobi, Kenya. En este lugar, Peter Chege dirige Hydroponics Kenya, una empresa pequeña pero en crecimiento, que está aumentando las nuevas soluciones agrícolas para los mercados locales. Sus sistemas permiten que los agricultores cultiven plantas sin la necesidad de usar suelo agrícola y consumen una cantidad de agua un 80 % menor que la agricultura tradicional. Estas técnicas sostenibles mejoran la capacidad de adaptación al clima y, al mismo tiempo, crean empleos a nivel local y fomentan la inversión a nivel regional.

El camino hacia la fijación del precio del carbono

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | Français | 中文 | العربية
Iron and Steel giant ISKOR's Vanderbijl Park refinery. © John Hogg/World Bank

En solo seis semanas, los líderes del mundo se reunirán en París (i) para negociar un nuevo acuerdo sobre el cambio climático. Hasta la fecha, 150 países han presentado sus planes detallados sobre cómo van a orientar sus economías en pos de una trayectoria con una mayor capacidad de adaptación y un bajo nivel de emisiones de carbono. Estos planes representan la primera generación de inversiones que deben realizarse para construir un futuro competitivo sin los peligrosos niveles de emisiones de dióxido de carbono que ahora están provocando el calentamiento del planeta.
 
La transición hacia un futuro más limpio requerirá tanto la acción de los Gobiernos como incentivos apropiados para el sector privado. En el centro de todo deberá haber una sólida política pública que ponga un precio a la contaminación provocada por el carbono. Fijar un precio más alto a los combustibles, la generación de  electricidad y las actividades industriales que emiten carbono dará lugar a mecanismos que incentiven a usar combustibles más limpios, ahorrar energía, y promover un cambio hacia inversiones más ecológicas. Medidas tales como las tarifas y los impuestos sobre el carbono, los programas de comercio de derechos de emisión y otros sistemas de fijación de precios, y la eliminación de los ineficientes subsidios pueden ofrecer a las empresas y los hogares la certeza y la previsibilidad que necesitan para hacer inversiones a largo plazo en un desarrollo con un enfoque acertado en relación con el clima.

El diálogo mundial fortalece las relaciones del Banco Mundial con los pueblos indígenas

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
Esta página en: English
Apoyar el desarrollo sostenible de los pueblos indígenas es fundamental para alcanzar los dos objetivos del Banco Mundial de poner fin a la pobreza y promover la prosperidad compartida en los países donde viven dichas comunidades. Recientemente se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, y ambas jornadas ayudaron a llamar la atención sobre los 350 millones de personas que pertenecen a comunidades de pueblos indígenas en el mundo, las que se caracterizan por lo siguiente:
  • Son sociedades y comunidades culturalmente distintas: la tierra en la que viven y los recursos naturales de los que dependen están inextricablemente ligados a sus identidades, culturas y economías;
  • Están entre las poblaciones más desfavorecidas del mundo y representan aproximadamente el 4,5 % de la población mundial, pero más del 10 % de los pobres, e
  • Incluso dentro de sus propios territorios tradicionales –que contienen el 80 % de la biodiversidad del planeta– poseen legalmente menos del 11 % de las tierras.
El Banco Mundial está colaborando activamente con los pueblos indígenas de todo el mundo en una serie de cuestiones que los afectan directamente, y busca poner a los grupos marginados, como estas comunidades, en un lugar central del programa de desarrollo.

Debe reconocerse, sin embargo, que mejorar las condiciones de los pueblos indígenas no es una tarea fácil. Estos pueblos se encuentran a menudo en regiones remotas y aisladas con escaso acceso a servicios sociales e infraestructura económica. Ellos, también, con frecuencia sufren distintos tipos de exclusión. Además, los proyectos de desarrollo estándar han puesto de manifiesto limitaciones en zonas donde viven pueblos indígenas, en particular si no son diseñados e implementados con la participación activa de las comunidades indígenas.

Pages