Syndicate content

Género

Abordar la desigualdad de género mediante inversiones en equidad en el sector de salud

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Dominic Chavez/Global Financing Facility

Hasta el día de hoy, en casi todas las sociedades del mundo las mujeres están económicamente desfavorecidas en comparación con los hombres. Todavía reciben salarios más bajos, y tienen menos representación en las empresas, la política y los procesos de toma de decisiones. Sus oportunidades de vida continúan siendo mucho menos prometedoras que las de los hombres; la diferencia es apabullante.

Esta desigualdad nos perjudica a todos. Las condiciones económicas mundiales mejorarían un 20 % si las mujeres recibieran la misma remuneración que los hombres. Además, si se pudieran retrasar los matrimonios prematuros en el mundo en desarrollo tan solo unos pocos años, para 2030 se añadirían más de USD 500 000 millones a la producción económica anual del mundo.

Pero estamos ante un problema que va más allá de los ingresos que se dejan de percibir. Para muchas mujeres y niñas de países pobres, la vida se termina antes de florecer.

Hoy morirán 830 mujeres debido a complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Este mes morirán 450 000 niños menores de 5 años. El presente año, las oportunidades de educación y de empleo de 151 millones de niños se verán limitadas debido al retraso en el crecimiento. De continuar las tendencias actuales, otros 150 millones de niñas estarán casadas de aquí a 2030.

Claramente, debemos acelerar los avances para que ninguna mujer o niña quede relegada.

Mejorar el acceso a la educación superior de las mujeres afganas

Muzhgan Aslami's picture
También disponible en: English | Français| پښتو| دری
Estudiantes en una clase en la Universidad de Medicina de Kabul.
Foto: Rumi Consultancy/Banco Mundial

Como defensora de los derechos de las mujeres que ha dedicado los últimos seis años de su vida a empoderar a las mujeres, algo crucial para mí es garantizar que ellas puedan acceder a la educación.

Esto es lo que me motiva en mi trabajo con el Programa de Desarrollo de la Educación Superior (HEDP, por sus siglas en inglés) (i) en el Ministerio de Educación Superior, (página en árabe) el principal organismo responsable de proporcionar y regular la educación superior en Afganistán.

Cuando me uní al ministerio como especialista en cuestiones de género en 2016, me centré en asegurar que las estudiantes no enfrentaran los mismos desafíos que experimenté como estudiante en la Universidad de Kabul.

Las mujeres abren la puerta a oportunidades para la implementación de los ODS

Mahmoud Mohieldin's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Lucy Odiwa, una empresaria en Tanzanía cuya empresa promueve métodos más seguros y más sostenibles para el manejo de la higiene de la salud menstrual (MHM) ganó el primer lugar en el concurso SDGs&Her. © Womenchoice Industries

Si visita cualquier comunidad, usted podrá observar que las mujeres insuflan vida en todos los sectores de la economía y la sociedad, ya sea en la agriculturala atención de saludel mercadeo, las ventas, las manufacturas o las invencionesCon su presencia en todos los ámbitos de la vidalas mujeres contribuyen de manera importante a la Agenda 2030que incluye los 17  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)(i) el más ambicioso conjunto de metas que la comunidad internacional se ha fijado a sí misma. 

 
Sin embargopese a constituir el 50de la poblaciónlas mujeres representan un porcentaje extremadamente alto de los pobres y de los grupos más vulnerables del mundo, y tienen escasa representación en los puestos directivosLa falta de reconocimiento del aporte de las mujeres, en particular a través de sus actividades empresariales y económicasha limitado mucho el acceso de ellas al financiamiento, los nuevos mercados y el conocimiento, todo lo cual es necesario para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

Día Internacional de la Juventud: cinco jóvenes inspiradores que deberías seguir en las redes sociales

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
© Dominic Chavez/Corporación Financiera Internacional

Los jóvenes son el motor del cambio. Empoderarlos y proporcionarles las oportunidades adecuadas puede dar origen a un conjunto infinito de posibilidades. Pero ¿qué pasa cuando los jóvenes menores de 25 años —que representan el 42 % de la población mundial— no tienen espacios seguros donde progresar?

Según las Naciones Unidas, 1 de cada 10 niños en el mundo vive en zonas de conflicto y 24 millones no van a la escuela. La inestabilidad política, los desafíos del mercado de trabajo y el limitado espacio para la participación cívica y política han llevado a un mayor aislamiento de los jóvenes.
 
Es por este motivo que el tema de este año del Día Internacional de la Juventud, establecido por las Naciones Unidas, pone énfasis en los “espacios seguros para los jóvenes”. Estos son espacios en que la juventud puede expresar sus opiniones, participar en deportes y otras actividades recreativas, interactuar virtualmente con cualquier persona en el mundo y encontrar un refugio, en particular los jóvenes más vulnerables.

¿Por qué las niñas abandonan la escuela y cuáles son las consecuencias de la deserción escolar?

Quentin Wodon's picture
También disponible en: English | Français | العربية 
 


En el mundo, nueve de cada 10 niñas completan la escuela primaria, pero solo 3 de cada 4 finalizan el primer ciclo de la escuela secundaria. En los países de ingreso bajo, menos de dos tercios de las niñas termina la escuela primaria, y solo una de cada tres completa el primer ciclo de la escuela secundaria. Las consecuencias de la deserción escolar de las niñas son graves. Según un informe del Banco Mundial, (i) en el mundo las pérdidas de productividad e ingresos a lo largo de toda la vida, debido a que las niñas no completan 12 años de educación, oscilan entre USD 15 billones y USD 30 billones. Esto es porque, en promedio, las mujeres con educación secundaria ganan casi el doble que las mujeres que no han recibido ningún tipo de educación, mientras que los beneficios derivados de la educación primaria son mucho menores.

La meta de educación secundaria universal para las niñas tendría muchos otros beneficios. Podría eliminar prácticamente el matrimonio infantil (casarse antes de los 18 años) y reducir de manera importante la maternidad prematura (tener el primer hijo antes de los 18 años). También podría disminuir las tasas de fecundidad en países con alto crecimiento demográfico y aumentar la capacidad de las mujeres de tomar decisiones y su bienestar sicológico. Por último, tendría grandes beneficios para los niños pequeños, como reducir la mortalidad de los menores de 5 años y la malnutrición.

Mujeres que hacen una diferencia: estrategias concretas para cerrar la brecha de género en el sector tecnológico

Alicia Hammond's picture
Esta página en: English | العربية
© Andela Kenya
© Andela Kenya

“Los títulos te permiten conseguir trabajo, pero no te ayudan a conservarlo”. Este es uno de los numerosos desafíos a la hora de preparar a los estudiantes para la economía digital, según la estudiante Virginia Ndung’u, que recibe formación en Moringa School, (i) una institución especializada en desarrollo de software.

La tecnología está cambiando las competencias necesarias para el mundo del trabajo, y aumentando la demanda de capacidades cognitivas avanzadas, habilidades socioemocionales y una mayor adaptabilidad, concluye el informe 2019 sobre la naturaleza cambiante del trabajo (i) que se basa en el Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales. A medida que la tecnología se torna más preponderante en numerosos sectores, aumenta la demanda de competencias tecnológicas, incluso para los puestos de nivel básico.

La tecnología puede ayudar a los trabajadores a salir de la trampa de la informalidad

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Women stitch handicrafts at Everest Fashion Fair Craft in Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/World Bank
Mujeres hacen trabajos artesanales en una feria de artesanía en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/Banco Mundial

Hoy existe una gran preocupación por la tecnología y cómo cambiará la manera en que trabajamos. La verdad es que nadie sabe con certeza qué va a pasar: lo único cierto es la incertidumbre. ¿Cómo entonces deberíamos prepararnos para empleos que aún no existen?

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y del mayor desafío que enfrenta el futuro del trabajo y que ha enfrentado por décadas. Esto es el gran número de personas que a diario realizan trabajos ocasionales, y que no saben si van a tener un empleo la semana siguiente (ni mucho menos los meses o años próximos) y que no pueden planificar con antelación para darles a sus hijos lo que necesitan. A esto lo llamamos la economía informal y, como con tanto otro lenguaje seudotécnico que impone barreras, la frase no transmite la lamentable situación que afecta a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

Historias de éxito: Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la iniciativa We-Fi

Priya Basu's picture
Esta página en: English | العربية | Français
 
Amanda Burrell, Documentary Filmmaker. © World Bank
Amanda Burrell, documentalista, recibiendo el premio.© 2018 One World Media Awards


Las mujeres ocupan un lugar destacado en los esfuerzos de la iniciativa “Water Wise Women” (Mujeres conocedoras del agua) de Jordania, que tiene como objetivo abordar los graves problemas existentes en los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento. El programa, coordinado por el Gobierno alemán, capacitó a más de 300 mujeres para que se convirtieran en plomeras y creó una cooperativa de mujeres que participa en licitaciones de contratos comerciales en escuelas, mezquitas y organismos públicos.
 
Un breve documental (i) producido por Al Jazeera expone cómo estas mujeres no solo están desafiando los estereotipos al prosperar como plomeras, una profesión predominantemente masculina, sino también al implementar diversas técnicas de gestión del agua en sus comunidades.
 
Cada grupo de “Water Wise Women” recibe capacitación para eliminar las filtraciones de agua y mejorar la higiene. Las mujeres participantes reciben cajas de herramientas y financiamiento para difundir información en sus comunidades y llegar por lo menos a una cantidad de entre 20 y 25 mujeres.
 
El filme acaba de ganar el Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras (We-Fi) y que forma parte de los “One World Media Awards 2018”. Esta es la primera vez que los “One World Media Awards” incluyen una categoría para reportajes sobre iniciativas empresariales de mujeres. En el premio de reportajes pueden participar trabajos periodísticos audiovisuales, digitales o impresos que exponen el tema de las mujeres emprendedoras en los países en desarrollo. Los reportajes pueden relatar historias sobre emprendedoras exitosas, o abordar los desafíos que enfrentan las mujeres cuando tratan de iniciar o hacer crecer sus negocios, o destacar la función crítica que desempeñan las mujeres emprendedoras en el desarrollo económico al impulsar el crecimiento y crear empleos. 

Empoderar a los refugiados y los desplazados internos a través de la identificación digital

Nicholas Oakeshott's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Oria Adamo, 72 years old and the mayor of a small town in Central African Republic shows his ID card in the village of Ndu, Bas Uele province, Democratic Republic of the Congo where thousands fled after fleeing a surge in violence that began in May 2017. © Simon Lubuku/UNHCR
Oria Adamo, de 72 años y alcalde de una pequeña aldea en la República Centroafricana, muestra su documento de identidad en el pueblo de Ndu, ubicado en la provincia de Bas Uele (República Democrática del Congo), donde miles de personas huyeron tras un estallido de violencia que empezó en mayo de 2017. © Simon Lubuku/ACNU

Fardowsa, una joven somalí de 20 años refugiada en Uganda, sabe bien cuán importante es para los refugiados tener un documento de identidad. Ella y su familia se vieron forzadas a huir de su país en el año 2001 sin portar ninguna identificación oficial. La tarjeta de identidad que le entregó el Gobierno de Uganda, además de proveerle protección y acceso a ayuda humanitaria, le ha permitido estudiar en la universidad y abrir una cuenta de dinero móvil. Con esta base, Fardowsa planea iniciar su propio negocio para mejorar aún más su propia vida y la de su familia. Mientras eso sucede, ella contribuirá también a la economía de Uganda y, al mismo tiempo, desarrollará su potencial como una joven refugiada.

Pages

Deje su comentario y únase a la conversación