Syndicate content

Género

La tecnología puede ayudar a los trabajadores a salir de la trampa de la informalidad

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français
Women stitch handicrafts at Everest Fashion Fair Craft in Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/World Bank
Mujeres hacen trabajos artesanales en una feria de artesanía en Lalitpur, Nepal. © Peter Kapuscinski/Banco Mundial

Hoy existe una gran preocupación por la tecnología y cómo cambiará la manera en que trabajamos. La verdad es que nadie sabe con certeza qué va a pasar: lo único cierto es la incertidumbre. ¿Cómo entonces deberíamos prepararnos para empleos que aún no existen?

Nuestro punto de partida es ocuparnos de lo que sabemos, y del mayor desafío que enfrenta el futuro del trabajo y que ha enfrentado por décadas. Esto es el gran número de personas que a diario realizan trabajos ocasionales, y que no saben si van a tener un empleo la semana siguiente (ni mucho menos los meses o años próximos) y que no pueden planificar con antelación para darles a sus hijos lo que necesitan. A esto lo llamamos la economía informal y, como con tanto otro lenguaje seudotécnico que impone barreras, la frase no transmite la lamentable situación que afecta a millones de trabajadores y sus familias en todo el mundo.

El uso de la tecnología funciona para solucionar los problemas de los pobres; simplemente tenemos que hacerlo bien

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© Sarah Farhat/Banco Mundial

Siempre que viajo, uno de los signos alentadores que observo es la diferencia que está marcando la tecnología en la vida de millones de personas marginadas. En la mayoría de los casos, esto sucede a pequeña escala, sin atraer la atención y de cientos de maneras diferentes, mejorándose silenciosamente las oportunidades de progreso denegadas a las comunidades remotas, las mujeres y los jóvenes.

Y debido a que esto pasa desapercibido, me atrevo como optimista que soy a insinuar que estamos en el inicio de algo importante, un lento “tsunami” de cosas positivas. Permítame mencionarle algunas de las razones por las que creo esto.

Historias de éxito: Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la iniciativa We-Fi

Priya Basu's picture
Esta página en: English | العربية | Français
 
Amanda Burrell, Documentary Filmmaker. © World Bank
Amanda Burrell, documentalista, recibiendo el premio.© 2018 One World Media Awards


Las mujeres ocupan un lugar destacado en los esfuerzos de la iniciativa “Water Wise Women” (Mujeres conocedoras del agua) de Jordania, que tiene como objetivo abordar los graves problemas existentes en los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento. El programa, coordinado por el Gobierno alemán, capacitó a más de 300 mujeres para que se convirtieran en plomeras y creó una cooperativa de mujeres que participa en licitaciones de contratos comerciales en escuelas, mezquitas y organismos públicos.
 
Un breve documental (i) producido por Al Jazeera expone cómo estas mujeres no solo están desafiando los estereotipos al prosperar como plomeras, una profesión predominantemente masculina, sino también al implementar diversas técnicas de gestión del agua en sus comunidades.
 
Cada grupo de “Water Wise Women” recibe capacitación para eliminar las filtraciones de agua y mejorar la higiene. Las mujeres participantes reciben cajas de herramientas y financiamiento para difundir información en sus comunidades y llegar por lo menos a una cantidad de entre 20 y 25 mujeres.
 
El filme acaba de ganar el Premio de Reportajes sobre Mujeres Emprendedoras patrocinado por la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras (We-Fi) y que forma parte de los “One World Media Awards 2018”. Esta es la primera vez que los “One World Media Awards” incluyen una categoría para reportajes sobre iniciativas empresariales de mujeres. En el premio de reportajes pueden participar trabajos periodísticos audiovisuales, digitales o impresos que exponen el tema de las mujeres emprendedoras en los países en desarrollo. Los reportajes pueden relatar historias sobre emprendedoras exitosas, o abordar los desafíos que enfrentan las mujeres cuando tratan de iniciar o hacer crecer sus negocios, o destacar la función crítica que desempeñan las mujeres emprendedoras en el desarrollo económico al impulsar el crecimiento y crear empleos. 

Empoderar a los refugiados y los desplazados internos a través de la identificación digital

Nicholas Oakeshott's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Oria Adamo, 72 years old and the mayor of a small town in Central African Republic shows his ID card in the village of Ndu, Bas Uele province, Democratic Republic of the Congo where thousands fled after fleeing a surge in violence that began in May 2017. © Simon Lubuku/UNHCR
Oria Adamo, de 72 años y alcalde de una pequeña aldea en la República Centroafricana, muestra su documento de identidad en el pueblo de Ndu, ubicado en la provincia de Bas Uele (República Democrática del Congo), donde miles de personas huyeron tras un estallido de violencia que empezó en mayo de 2017. © Simon Lubuku/ACNU

Fardowsa, una joven somalí de 20 años refugiada en Uganda, sabe bien cuán importante es para los refugiados tener un documento de identidad. Ella y su familia se vieron forzadas a huir de su país en el año 2001 sin portar ninguna identificación oficial. La tarjeta de identidad que le entregó el Gobierno de Uganda, además de proveerle protección y acceso a ayuda humanitaria, le ha permitido estudiar en la universidad y abrir una cuenta de dinero móvil. Con esta base, Fardowsa planea iniciar su propio negocio para mejorar aún más su propia vida y la de su familia. Mientras eso sucede, ella contribuirá también a la economía de Uganda y, al mismo tiempo, desarrollará su potencial como una joven refugiada.

“La pieza faltante”: una educación que integra a las personas con discapacidad

Charlotte McClain-Nhlapo's picture
También disponible en: English | Français
Un niño con el síndrome de Down mira su teléfono inteligente.
Foto: Thitiwat Samitinantana/Shutterstock.

En 2015, el mundo se comprometió a lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4 para “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”. El ODS 4, además de una meta inspiradora, es un aspecto esencial para el bienestar de nuestras sociedades y economías, y para la calidad de vida de todas las personas.

Hoy, 65 millones de niños en edad escolar no van a la escuela, y cerca de la mitad de ellos son niños con discapacidades. Incluso los niños discapacitados que se matriculan tienen menos probabilidades de finalizar la escuela que otros niños. Según algunos cálculos, menos del 5 % de los niños con discapacidad se graduarán. Esto ha causado que solo el 3 % de adultos con discapacidades esté alfabetizado, y de manera increíble que solamente el 1 % de mujeres discapacitadas sepa leer y escribir.

La exclusión de los niños discapacitados se agrava por la percepción dominante de que la discapacidad es una desventaja, y las creencias que la escuela les sirve a los estudiantes con discapacidades para socializar y no para aprender. Negar a los niños discapacitados el derecho a la educación refuerza las actitudes y presunciones comúnmente sostenidas de que ellos tienen menos capacidad, colocándolos en una situación aún más desventajosa.

Una buena higiene durante el periodo menstrual ayuda al desarrollo de las mujeres y las niñas: Campaña #NoMoreLimits

Guangzhe CHEN's picture
Capacitación escolar sobre manejo de la higiene menstrual en Kenya ©WASH United


¿De qué manera las mujeres manejan sus necesidades de higiene durante el ciclo menstrual en entornos en que no hay retretes adecuados (o simplemente no existen)? ¿O en lugares donde no se puede acceder fácilmente a agua potable, no hay jabón para lavarse, los productos sanitarios no están disponibles y son muy caros, y no existen mecanismos para eliminar debidamente los desechos sanitarios? Estas preguntas no son fáciles de responder. En el mundo, por lo menos 500 millones de mujeres y niñas no tienen acceso a instalaciones adecuadas para manejar sus necesidades de higiene menstrual.

En muchas sociedades alrededor del mundo existen estigmas y tabúes relacionados con la menstruación y la higiene menstrual. Esto, junto con una cultura de silencio en torno al tema, limita la capacidad de las mujeres y las niñas de participar de manera plena e igualitaria en la sociedad, socavando su autoestima y su posición en la sociedad en general.

La brecha de género en la inclusión financiera se mantendrá: tres medidas para reducirla

Kristalina Georgieva's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Marie Hortense Raharimalala visita un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. Utiliza la huella digital biométrica para su identificación. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional
Marie Hortense Raharimalala usa un sensor de huellas digitales para identificarse durante una visita
a un agente bancario en Antananarivo, Madagascar. © Nyani Quarmyne/Corporación Financiera Internacional.

Abrí mi primera cuenta bancaria en 1987 cuando empecé a estudiar en la London School of Economics. Este paso aparentemente pequeño significó que pude administrar mis propias finanzas, gastar mi propio dinero y tomar mis propias decisiones financieras. Me dio libertad para decidir por mí misma.

En todo el mundo, 980 millones de mujeres aún no tienen esa libertad financiera. Y, de manera preocupante, la situación pareciera que no mejora. Nuestra base de datos Global Findex (i) muestra que, si bien cada vez más mujeres abren cuentas bancarias en el mundo, todavía existe una brecha de género de 7 puntos porcentuales que no ha variado desde 2011.

Construir alianzas LGBTI no es solo un tema de solidaridad, sino una clave para la prosperidad compartida

Ede Ijjasz-Vasquez's picture
También disponible en: English | Français 


El 17 de mayo, nos reuniremos con individuos, familias y organizaciones alrededor del mundo para conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia (IDAHOT, por sus siglas en inglés).

La conmemoración anual del IDAHOT es un recordatorio importante —para todos nosotros— de que el tema de la orientación sexual y de la identidad de género (SOGI) es muy importante para el desarrollo sostenible. Importa porque se trata de luchar contra la discriminación y promover la inclusión social. Importa porque es clave para poner fin a la pobreza y construir la prosperidad compartida.

El tema mundial del IDAHOT este año es “Alianzas para la solidaridad”. Pero más allá de mostrar solidaridad con las comunidades lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), ¿qué otros papeles importantes juegan las alianzas para combatir la homofobia, la transfobia y la bifobia?

El transporte inclusivo será fundamental para el empoderamiento de las mujeres y el desarrollo en general

Nato Kurshitashvili's picture
Esta página en: Français | 中文
También disponible en: English
 WRI Brasil Cidades Sustentáveis/Flickr
Foto: WRI Brasil Cidades Sustentáveis/Flickr


¿Separar a las mujeres de los hombres en el transporte público soluciona el problema generalizado del acoso y la agresión sexual, o simplemente lo resuelve de manera temporal? ¿Cómo pueden los Gobiernos combatir el acoso sexual en el transporte público sin segregar a los géneros? ¿Emplear a mujeres en el sector contribuye a diseñar mejores soluciones para mejorar la movilidad y la seguridad personal de las mujeres en el transporte público? Expertos en estas cuestiones abordaron estas y otras preguntas en el evento Las mujeres como usuarias de transporte y proveedoras de servicios de transporte: Qué funciona y qué no funciona organizado por el equipo del Banco Mundial dedicado al tema del transporte. Los datos indican que, si bien un porcentaje importante de las mujeres en todo el mundo sufre acoso sexual en el transporte público, (PDF, en inglés) a menudo en proporciones pandémicas, la mayoría de los casos no se denuncia.

Un llamado a Turquía a cerrar la brecha financiera por razón de género

Asli Demirgüç-Kunt's picture


La inclusión financiera está aumentando en el mundo. La tercera edición de la base de datos Global Findex (i) dada a conocer la semana pasada indica que 1200 millones de adultos han abierto una cuenta financiera desde 2011, y 515 millones han hecho lo propio desde 2014. A nivel mundial, la proporción de adultos que tienen una cuenta con una institución financiera o a través de un servicio de dinero móvil aumentó de 62 % a 69 %.

¿Por qué esto nos importa? Porque tener una cuenta financiera es un paso crucial para escapar de la pobreza. Esto facilita la manera en que se destinan los recursos a salud y educación, o se inicia o desarrolla un negocio. Esto puede ayudar a una familia a sobrellevar un problema financiero. Y la investigación señala que ser titular de una cuenta puede contribuir a la reducción de la pobreza y al empoderamiento económico de las mujeres en el hogar.

Sin embargo, las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de ser titulares de una cuenta financiera. La brecha de género en las economías en desarrollo se ha mantenido inalterable en 9 puntos porcentuales desde que empezamos, por primera vez, a recopilar estos datos en 2011.
 

Pages