Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Precio de los alimentos continúa siendo una amenaza para los pobres

Otaviano Canuto's picture

Precio de los alimentos amenaza a los pobresNovedosos eventos se suman a la lista de elementos que están haciendo subir los precios de los alimentos. Un clima errático en los principales países exportadores de cereales, el aumento del uso de los cultivos para la producción de biocombustibles, restricciones a las exportaciones y bajas reservas mundiales han sido los factores clave del fuerte aumento.

Ahora la subida repentina de los precios de la energía está siendo también vinculada a los acontecimientos en Oriente Medio y Norte de África.

El precio del petróleo, de hecho, subió 21% durante el primer trimestre de 2011, empujando al alza a los precios de los alimentos debido a que eleva el costo de los insumos que se necesitan en la agricultura, entre otras cosas.

Según el Alerta de los precios de los alimentos del Banco Mundial, un resumen que recién dimos a conocer sobre las tendencias de estos precios y la pobreza, los alimentos cuestan un 36% más que hace un año y sus precios continúan siendo volátiles y están cercanos al nivel máximo alcanzado en 2008.

Entre los principales alimentos básicos con altos precios están el maíz (74%), trigo (69%), soya (36%) y azúcar (21%). Para algunos de nosotros, que la comida esté más cara significa que tenemos que gastar más dinero en el supermercado pero para millones de personas alrededor del mundo esto constituye una real amenaza.

Los pobres usan la mayor parte de sus ingresos en alimentos. Pensemos en los mexicanos, cuya dieta diaria incluye una importante cantidad de tortillas. O en una familia en Mauritania, tratando de conseguir suficiente pan en medio de un alza de 40% del precio del trigo durante el año anterior. Además de que menos pobres pueden adquirir una buena alimentación más personas ahora están en esta condición debido al aumento de los precios de los alimentos.

Desde junio pasado, otros 44 millones de habitantes cayeron en la extrema pobreza y están viviendo con menos de US$1,25 al día. Y calculamos que un incremento adicional de 10% en los precios mundiales podrían llevar a 10 millones de personas a la pobreza mientras que un pico de 30% en los precios de los alimentos haría que otros 34 millones de habitantes se convirtieran en pobres.

Aún no sabemos con certeza qué va a ocurrir debido a la volatilidad de los precios, sin embargo lo que podemos hacer y debemos hacer es apoyar y proteger a los más vulnerables.

Necesitamos focalizar los programas nutricionales y de protección social en las personas más pobres, invertir en mayor y mejor agricultura, abordar el cambio climático y eliminar las restricciones a las exportaciones de granos, lo cual puede hacer aumentar los precios en los países importadores.

La flexibilización de los mandatos sobre los biocombustibles cuando los precios de los alimentos superen ciertos límites debería también estar en la agenda porque esto podría ayudar a reducir la demanda de cultivos alimentarios. ¡Todo se trata de poner los alimentos en primer lugar! Para saber más sobre la crisis de los alimentos, haga clic aquí.