Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Jim Yong Kim: Lecciones en Côte d’Ivoire

Jim Yong Kim's picture

Disponible en: Inglés | Français | 中文

Video Platform Video Management Video Solutions Video Player

ABIDJÁN, Côte d’Ivoire – En un centro de capacitación laboral de esta ciudad capital clave de África occidental, un joven me mostró sus nuevas habilidades como electricista. En un taller, las lámparas se encendían y apagaban. Y entonces me dijo algo muy importante:

“Ya han pasado 10 años desde que recibí mi diploma de la escuela secundaria, y debido a nuestro conflicto, nunca he tenido un trabajo. Así que esto es una bendición para mí”, dijo el joven aprendiz. "Pero mis hermanos y hermanas y muchas otras personas no han tenido esta oportunidad. Me pregunto cómo pueden obtener empleo, también”. 

En mi primer viaje al extranjero como Presidente del Grupo del Banco Mundial y en mi primera visita oficial a África después de pasar varios años trabajando en el continente, llegué a Côte d'Ivoire pensando en cómo los países pueden salir de años de conflicto y llegar a ser estables con economías dinámicas. ¿Cómo un Estado frágil pierde su estabilidad?

El mensaje de ese joven me dejó algunas enseñanzas concretas importantes.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim con jóvenes en Cote d’Ivoire


La primera lección es que en países como Côte d'Ivoire, el cual ha salido en el último año de una década de conflicto armado, el camino hacia la estabilidad debe incluir la creación de muchos nuevos trabajos. (El Banco Mundial financió el proyecto, gracias al cual fue capacitado el muchacho que mencioné en el marco del Programa de Empleo y Jóvenes Emprendedores que tiene un presupuesto de US$50 millones).

Y la segunda es que falta mucho por hacer aquí y en otras partes de África para generar más puestos de trabajo para la juventud. En todo el continente, entre 7 y 10 millones de jóvenes se suman a la fuerza laboral cada año. Y aunque las tasas de desempleo en general son altas, las de este grupo son impactantes.

Esto puede parecer un problema grave y algunos pueden decir que es muy difícil dar empleo a millones de jóvenes africanos cada año. Pero mi visita a Côte d'Ivoire me hizo sentir optimista en cuanto a que con un liderazgo sólido, un enfoque del desarrollo económico que sea práctico y basado en resultados, y el compromiso activo del sector privado, se puede lograr un importante cambio positivo. El éxito del país tendrá un efecto importante tanto en la región como el continente.

Las tres impresiones más importantes de mi viaje son:

  • Tuve una larga conversación con el presidente Alassane Ouattara, ex subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional. Fue inspirador escuchar su audaz visión económica: alcanzar un crecimiento de dos dígitos para 2014 y transformar a Côte d'Ivoire en una economía emergente para 2020. Una de las pruebas fundamentales ahora para todos los habitantes del país es abrazar la paz y construir sobre la base de sus primeros pasos hacia la prosperidad. Junto con el Presidente acordamos que, para hacerlo, todos los ciudadanos deben dar la espalda al conflicto.
  • Me sentí honrado y conmovido por una reunión con un grupo de mujeres líderes. Entre ellas había abogadas, una editora de un periódico, la jefa de una cooperativa agrícola exclusivamente femenina, y la líder de una iniciativa de mujeres para la reconciliación. Me dijeron –y estoy totalmente de acuerdo– que la única manera de que Côte d'Ivoire pueda crear una economía sostenible es poner a las mujeres en el centro de los esfuerzos de reconstrucción del país.
  • Y en una visita al Proyecto Industrial Agroparc, vi la producción de castañas de cajú, harina de yuca, hierbas medicinales y una cocina eficiente desde el punto de vista energético. Esta iniciativa público-privada ha tenido un gran efecto al optimizar el proceso de producción, reducir los costos y ofrecer a los agricultores pobres un mejor acceso a los mercados locales, regionales e incluso internacionales. Este esfuerzo financiado por el Banco Mundial ha creado muchas nuevas oportunidades económicas para los agricultores de las zonas rurales.

Fue muy bueno visitar Côte d'Ivoire. Fue maravilloso ver a un líder fuerte hacer cambios importantes y trabajar con el sector privado para impulsar el crecimiento económico. Esperamos que el proceso de reconciliación continúe y que  la paz sea duradera.

Al salir de este país, sé que debemos asegurarnos de ampliar los proyectos piloto que han dado buenos resultados. Côte d'Ivoire está listo y el Grupo del Banco Mundial necesitará estar listo también.

Contenido relacionado
Fotos
Sitio web del presidente
El Banco mundial en África
Comunicado de prensa

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.