Syndicate content

Añadir nuevo comentario

La versión 2.0 de Oriente Medio

Bassam Sebti's picture
Esta página en: English | العربية | Français


Seamos honestos. La región de Oriente Medio y Norte de África atraviesa por una situación candente, y algunas zonas están literalmente en llamas. Los conflictos y la fragilidad han afectado negativamente por mucho tiempo lo que una vez fue la cuna de la civilización y de inspiración para muchos de los inventos sin los cuales no podemos vivir hoy. Sin embargo, en medio de esa agitación aumenta la esperanza, un factor que está transformando la desagradable realidad en un futuro más brillante.
 
Después de que escapé de la guerra en Iraq en 2006, no era muy optimista sobre el futuro de la región. Año tras año, el efecto dominó del colapso se convirtió en una realidad que dio forma a la región y sus habitantes. Sin embargo, al avanzar rápidamente a 2017, he sido testigo de lo que nunca pensé que vería en mi vida: el nuevo renacimiento de Oriente Medio y Norte de África.
 
Recientemente asistí al Foro Económico Mundial sobre Oriente Medio y Norte de África (i) en el Mar Muerto en Jordania. Este año, el Foro y la Corporación Financiera Internacional (IFC), (i) la institución miembro del Grupo Banco Mundial que se ocupa del sector privado, se asociaron para reunir a 100 nuevas empresas árabes que están dando forma a la Cuarta Revolución Industrial.
 
Allí, la onda positiva se multiplicó, no hubo negatividad ni pesimismo. En cambio, había un nuevo sentido de optimismo y entusiasmo, ansias de cambio y voluntad de conducir a la región hacia un nuevo futuro, alejado de los conflictos y del pesimismo actual.

Jóvenes y perseverantes
 
Durante la conferencia, estuve rodeado de mujeres y hombres jóvenes cuyas ideas de nuevas empresas fueron revolucionarias. Al hablar con ellos, me di cuenta de que son los verdaderos líderes del positivismo en la región. Son los que contribuyen al cambio.
 
Un ejemplo es Charlie El Khouri, (i) de 24 años de edad, procedente del Líbano. El emprendimiento que cofundó, NAR, (i) surgió después de un incendio. Nar significa fuego en árabe. En 2014, un incendio masivo estalló en un bosque cerca de un suburbio de Beirut. Él se preguntó si un dron podría haber ayudado a los bomberos a monitorear el incendio, predecir a dónde se dirigía y detenerlo mucho más rápidamente. Fue entonces cuando con su socio Nicolás Zaatar, un compañero de la Universidad Libanesa Americana, transformaron esa idea en algo concreto y fundaron NAR.
 
Otro ejemplo es Sana Hawasly, de Siria, país vecino que ha sido destruido por la guerra. Ella cofundó Daraty, (i) un emprendimiento que diseñó una herramienta de hardware conectada a una aplicación móvil para enseñar a los niños los principios de la electrónica sin necesidad de la supervisión de expertos. Esquivando los desafíos de su país, la empresa de Sana y su socio AlHasan Muhammad Ali surgió como una manera de facilitar y simplificar el aprendizaje de la electrónica.

En la ciudad palestina de Ramallah, ubicada en las cercanías, Ayman Arandi fundó Iris Solutions, (i) una empresa especializada en tecnología interactiva. En Iris se diseñan e implementan salas sensoriales, es decir salas de relajación con luces, música y elementos visuales que pueden aumentar el bienestar y disminuir el estrés. Hasta el momento, se han instalado 50 de estas salas en escuelas y hospitales en la Ribera Occidental, donde se prestan servicios a más de 10 000 niños y adultos. Entre sus beneficiarios se encuentran menores diagnosticados con autismo, trastorno por estrés postraumático (TEPT), trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y discapacidades. Su último proyecto son habitaciones especiales en un hospital público palestino, en que se atienden a niños con quemaduras graves en la piel.
 
A cientos de kilómetros de distancia, en la ciudad de Dubái, una joven libanesa tiene una misión: ayudar a los trabajadores por cuenta propia de la región a encontrar empleos que se ajusten a sus habilidades y pasiones. Para lograr su tarea, Loulou Khazen Baz, (i) de 35 años, fundó Nabbesh.com. (i) En la actualidad, 100 000 personas usan la plataforma para buscar trabajo en empresas como IBM, General Electric, y decenas más.
 
 
Motores de la creación de empleo
 
Mientras las tasas de desempleo en Oriente Medio y Norte de África siguen siendo altas, el ambicioso objetivo de absorber a los trabajadores desempleados, además de las nuevas personas que ingresan a la fuerza laboral, conlleva crear cerca de 100 millones de puestos de trabajo antes de fines de 2020, según el Banco Mundial. (PDF, en inglés​)
 
La región ha tenido dificultades durante mucho tiempo para generar suficientes empleos de calidad para su numerosa y cada vez más educada fuerza laboral, pero esto podría cambiar. En un informe (i) del Banco se destaca la importancia de promover la competencia para estimular el crecimiento del sector privado. En el documento se establece que las empresas nuevas y productivas generan empleo en las economías de la región.
 
El espíritu empresarial es crucial para la creación de una economía dinámica del siglo XXI”, dijo Fadi Ghandour, presidente ejecutivo de Wamda Capital. “El Gobierno no puede hacerlo por sí solo, y las empresas tradicionales enfrentan desafíos. Para poder crear empleos en el mundo árabe, e impulsar la innovación, se necesita que haya emprendedores”.
 
“Este es el futuro”, afirmó.

Somos Oriente Medio, pero
 
Mientras me preparaba para volver al aeropuerto de Ammán, usé mi teléfono inteligente para pedir un taxi ¡a través de UBER! Nunca pensé que usaría en Ammán (i) la misma aplicación móvil para solicitar servicios de transporte que empleo aquí en la ciudad de Washington. También me di cuenta de que no es solo en Ammán y que no se trata solo de UBER. Este tipo de servicio está ahora disponible en toda la región.

Desde la aplicación Ujra (i) de Bagdad hasta la empresa Careem de los Emiratos Árabes Unidos, (i) la Cuarta Revolución Industrial está transformando la manera en que los habitantes de Oriente Medio ven su presente y su futuro. Esta revolución les permite superar los numerosos desafíos que todavía enfrentan y les permite decir “Somos Oriente Medio, ¡pero una versión 2.0!”.
 

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.