Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Un gran paso adelante para romper el ciclo de pánico y negligencia en la preparación y respuesta ante las pandemias

Tim Evans's picture
También disponible en: English | Français | العربية 

 


Si bien puede parecer precipitado señalar que hemos superado de manera colectiva el legado de pánico y negligencia, tengo la esperanza de que los múltiples esfuerzos a nivel mundial y nacional para fortalecer la preparación ante las pandemias luego del mortal brote de ébola de 2014 en África occidental podrían estar empezando a dar frutos.

El 8 de mayo, se declaró un brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC). El Gobierno de la RDC anunció un plan de respuesta de tres meses de duración por un valor de USD 56,8 millones, y la comunidad internacional actuó con rapidez. Esto contrasta fuertemente con el episodio de hace cuatro años, cuando la comunidad internacional respondió de manera lenta al brote de ébola en tres países de África occidental.

El Mecanismo de Financiamiento de Emergencia para Casos de Pandemia (MFEP) del Grupo Banco Mundial efectuó un primer compromiso financiero histórico, al aprobar una donación de USD 12 millones tras convocar a una reunión de emergencia de su Órgano Directivo. La donación se realizará a través del mecanismo de efectivo del MFEP. Además del MFEP, el Banco Mundial reasignó USD 15 millones que serán destinados a actividades de vigilancia de enfermedades en la RDC como parte de sus actuales inversiones en salud. De esta manera, el total de asistencia comprometida asciende a USD 27 millones.

El déficit de financiamiento para el plan de respuesta se subsanó en dos días, luego de combinar los recursos del Gobierno de la RDC y de otros asociados, y se aseguró que no existiese interrupciones en el aumento de actividades que están llevando a cabo el Gobierno y los organismos internacionales. Esto permitió también centrarse exclusivamente en la respuesta al ébola y las urgentes necesidades sanitarias, en lugar de ocuparse en reunir los fondos necesarios. La movilización de compromisos de recursos para cubrir el costo total del plan de respuesta de tres meses en un periodo tan breve es un testimonio de la nueva cultura de respuesta. Esta es la primera ocasión en que se ha movilizado una suma tan considerable con tanta rapidez en el contexto de un brote importante. La necesidad de actuar con rapidez fue tal vez la principal lección del brote de ébola de 2014 en África occidental, cuando la movilización de fondos tardó semanas y el número de muertos aumentaba, llegando a 11 000 víctimas fatales.

La nueva cultura de respuesta se extiende más allá del financiamiento para la investigación y el desarrollo. El Gobierno de la RDC comenzó además a probar una nueva vacuna contra el ébola aún no autorizada, la rVSV-ZEBOV. La vacuna ha demostrado ser muy eficaz en un ensayo clínico llevado a cabo en 2015 en Guinea. La prueba de la RDC está dirigida a trabajadores de la salud y aquellos que se sabe que han tenido contacto con personas con ébola. Los aspectos logísticos de la realización de una prueba de una vacuna compleja en medio de un brote en entornos remotos son abrumadores, por decir lo menos.

Sin embargo, el reconocer que los brotes representan una ocasión única en que las nuevas vacunas y productos terapéuticos pueden ser probados, deja en claro que esas crisis no deben desperdiciarse. Esto pone de relieve que es crítico tener capacidad de investigación clínica en el país y que esta se pueda ampliar para realizar ensayos clínicos durante un brote. En un nuevo informe dado a conocer recientemente por el Grupo de trabajo internacional sobre vacunas (IVTF, por sus siglas en inglés), titulado Money and Microbes: Strengthening Research Capacity to Prevent Epidemics (Dinero y microbios: fortalecer la capacidad de investigación para prevenir epidemias), (i) se señaló exactamente este punto y se planteó cómo generar el apoyo político, el financiamiento y la coordinación necesarios (i) para desarrollar esta capacidad de investigación clínica como una parte crucial de la preparación mundial ante las epidemias. El IVTF fue convocado en octubre de 2017 por el Grupo Banco Mundial y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés).

Si bien se realizan numerosos esfuerzos nuevos y mejorados para fortalecer la preparación mundial, sigue existiendo una gran necesidad de identificar los puntos débiles secundarios y llevar a cabo una rendición de cuentas pública mundial. La Junta de Vigilancia Mundial de la Preparación, (i) puesta en marcha en mayo por el GBM y la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante la Asamblea Mundial de la Salud en Ginebra, realizará una estricta vigilancia independiente y presentará periódicamente informes sobre la preparación para hacer frente a brotes, pandemias y otras emergencias con consecuencias sanitarias. La Junta estará copresidida por la Dra. Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra de Noruega y ex directora general de la OMS, y Elhadj As Sy, secretario general de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Supervisará la preparación ante emergencias de todos los Gobiernos nacionales, los organismos de la ONU, la sociedad civil y el sector privado, e informará anualmente sobre la suficiencia del financiamiento, los progresos relevantes en investigación y desarrollo y la solidez de la preparación ante crisis sanitarias.

Y justamente en la última semana, dimos la bienvenida a Australia como donante del MFEP, que se sumó a Japón y Alemania. La contribución de USD 7,2 millones de Australia será para el mecanismo de efectivo del MFEP, creado con un aporte inicial de Alemania.

Tradicionalmente, nuestra respuesta a las pandemias fue intensificar los esfuerzos durante un brote y luego olvidarnos rápidamente de ellos. Romper este ciclo [de pánico y negligencia] ​y mantener la preparación siempre en primer plano es esencial para salvar vidas y reducir al mínimo las consecuencias económicas de las pandemias. Aunque todavía queda mucho por hacer, aprendimos algunas lecciones a partir de nuestros errores colectivos del pasado, y estamos empezando a ver resultados.


 

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Deje su comentario y únase a la conversación