Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Para la AIF, el Día de la Mujer se celebra todos los días

Akihiko Nishio's picture
Basira Basiratkha, principal of the Female Experimental High School in Herat, Afghanistan. Her school benefited from an IDA-supported program. © Graham Crouch/World Bank
Basira Basiratkha, directora de la escuela superior experimental femenina en Herat, Afganistán. Su escuela se benefició de un programa apoyado por la AIF. © Graham Crouch / Banco Mundial

En el Banco Mundial, consideramos que ningún país, comunidad o economía puede alcanzar su potencial ni responder a los desafíos del siglo XXI sin la participación plena e igualitaria de mujeres y hombres, niñas niños. Esto es particularmente cierto en los países en desarrollo que reciben asistencia de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la entidad del Banco Mundial que presta ayuda a los países más pobres.

En los últimos años, los países de la AIF han logrado avances alentadores que ayudan a cerrar las brechas entre mujeres y hombres, específicamente en materia de salud y educación. Por ejemplo, en los países de la AIF las mujeres tienen mayores expectativas de vida que los hombres (66 años frente a 62 años). En el ámbito de la educación, las niñas han alcanzado o superado a los niños en términos de matrícula y finalización de la escuela primaria, así como en la transición a la educación secundaria.

Pero la AIF continúa enfocándose en la cuestión de la igualdad de género dadas las brechas que persisten en muchas esferas. En general, los países de la AIF aún están rezagados en áreas críticas, lo que a las mujeres desplegar su potencial individual y económico. Por ejemplo:

  • Las tasas de mortalidad materna siguen siendo alarmantemente altas en muchos países de ingreso bajo y países en situación de fragilidad, conflicto y violencia: 1 de cada 36 mujeres corre el riesgo de morir debido a causas relacionadas con la maternidad en África al sur del Sahara.
  • En los países de la AIF, las mujeres tienen más probabilidades de trabajar en empleos informales que los hombres, ser trabajadoras familiares no remuneradas, o ingresar y salir de la fuerza laboral.
  • En los países de la AIF, las mujeres y las niñas suelen carecer de acceso a un transporte de calidad, asequible, confiable y seguro, impidiéndoles tener mejores oportunidades económicas.
  • En las economías en desarrollo, las mujeres siguen estando 9 puntos porcentuales por debajo de los hombres en cuanto a la propiedad de cuentas financieras, con brechas aún mayores en muchos países de la AIF.
  • En los países de la AIF, las mujeres y las niñas con frecuencia no pueden tomar decisiones sobre sus vidas, hogares y comunidades de la misma manera que los hombres.

Cerrar las brechas entre mujeres y hombres de todas las edades puede ayudar a los países de ingreso bajo a encaminarse hacia economías más diversificadas, y mejores empleos y perspectivas para la próxima generación. Para apoyar a los países, la AIF continúa aumentando la asistencia en favor de las mujeres y las niñas.

Por ejemplo, la AIF busca ayudar a las mujeres a acceder a empleos de calidad. En Nepal, un proyecto para mejorar la infraestructura del transporte rural (i) brinda al mismo tiempo oportunidades de empleo a las mujeres pobres, particularmente de grupos vulnerables. Junto con estos trabajos, las mujeres de zonas rurales tienen acceso a condiciones laborales más seguras; revisiones médicas mensuales gratuitas; cuentas bancarias sin costo y banca digital, y capacitación en desarrollo de habilidades. El programa ha creado 2,5 millones de días laborales de empleo remunerado, contratando a más de 70 % de mujeres que han podido ganar y ahorrar dinero para sí mismas y sus familias.

Los programas de la AIF también promueven cada vez más la participación de las mujeres en la gobernanza de los servicios públicos, como en el sector del agua, donde las mujeres de los países de la AIF están casi totalmente subrepresentadas. Por ejemplo, como parte de un proyecto de agua y saneamiento en Malawi, (i) la asistencia de la AIF fomenta la representación de mujeres profesionales entre los cargos directivos del sector al proporcionar capacitación profesional para las mujeres como parte de los esfuerzos de fortalecimiento de la capacidad institucional. Este enfoque establece un nuevo estándar y se está incorporando en la planificación de los proyectos de la AIF futuros.

Además, cuando las mujeres tienen la oportunidad de desempeñar roles de liderazgo y participar activamente en los desafíos de sus comunidades, pueden tener un impacto positivo, incluso en entornos frágiles y afectados por conflictos. Según estudios, cuando las mujeres tienen una participación plena en la resolución de conflictos, los acuerdos de paz son más duraderos (i) y los participantes se muestran más satisfechos con los resultados.

Las mujeres también pueden desempeñar roles de liderazgo ante desafíos difíciles, como el problema de la violencia de género. La AIF está creando una cartera de intervenciones basadas en evidencias para apoyar a las mujeres y abordar la violencia de género de manera integral. Con el “Nigeria for Women Project” (Nigeria en favor de las mujeres), (i) por ejemplo, la creación de grupos específicos ayuda a crear redes para mujeres en zonas rurales y semiurbanas y facilitar el acceso a apoyo social y capacitación sobre monitoreo de riesgos de violencia de género, respuestas y fomento de la confianza, junto con otras actividades críticas de desarrollo de habilidades para fortalecer el espíritu empresarial y las capacidades técnicas de las mujeres.

Asimismo, la AIF procura solucionar otras brechas críticas en materia de género relacionadas con los datos y los conocimientos. Los datos nacionales sobre brechas de género son limitados, y esta escasez de información en los países de la AIF restringe nuestra capacidad para diseñar intervenciones que aborden las disparidades de género. La AIF trabaja en diversos países para mejorar la capacidad de los Gobiernos de recopilar más datos y generar estadísticas desagregadas por sexo de manera oportuna en indicadores clave, como el empleo y la propiedad de activos.

De cara a 2030, sabemos que la Agenda de Desarrollo Sostenible no se puede lograr a menos que los países de la AIF avancen de manera considerable en materia de igualdad de género. Gracias al esfuerzo colectivo de la AIF, de nuestros asociados, y de los países y las comunidades que apoyamos, creo que continuaremos cerrando las brechas entre mujeres y hombres, niñas y niños, para que todos tengan acceso a oportunidades.

Por eso, para la AIF, el Día de la Mujer se celebra todos los días.

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Deje su comentario y únase a la conversación