Syndicate content

Conferencia de las Américas: Debate post-crisis al calor tropical

Carlos Molina's picture

Sus pasillos y salones casi cortesanos están llenos de rumores antiguos, seguramente del eco de intensas discusiones que, en su momento, dieron forma a las agendas de líderes gubernamentales y empresariales que se asomaron por aquí en años anteriores.

No me resulta difícil imaginar y reconstruir la historia de más de una década de Conferencias de las Américas entre las paredes añejas del Hotel Biltmore, que en pocos días será nuevamente escenario de un animado debate de los tomadores de decisiones latinoamericanos sobre el futuro político y económico de la región.

El Biltmore, en su limbo de palmeras y brisas tibias, invita a la toma de decisiones importantes y ha aportado tanto a la historia real de la región -con debates sobre los Tratados de Libre Comercio o el Plan Colombia- como a las crónicas de la historia universal tras su conversión en 1940 en un vasto hospital para atender a los heridos de la Segunda Guerra Mundial.

El Banco Mundial se une por primera vez a este importante foro como socio organizador con el telón de fondo de la crisis económica, cuyos efectos ha ayudado vigorosamente a contrarrestar en el último año tanto con asesoría como con asistencia financiera directa –que se triplicó a US$17,000 millones el año fiscal 2009.

A poco más de un año de su irrupción, muchas economías ya le están viendo la espalda a la crisis, y la región, en general, está empezando a mirar más allá de sus efectos para mapear su crecimiento futuro.

En esta cita de Miami, un grupo de nuestros expertos del Banco pondrá sobre el tapete dos temas claves: 1) la importancia de aplicar bien, durante la post-crisis, las lecciones aprendidas en el apogeo de la crisis, y 2) la necesidad de proteger los avances en materia de protección social logrados en los últimos años.

Respecto al primer punto, a los expertos les preocupa que los gobiernos sucumban a la tentación de tirar por la borda las nociones de apertura e integración a la economía mundial, debido a que algunas regiones como Centroamérica y el Caribe fueron más golpeadas que otras por su estrecha integración a los países ricos, especialmente EE.UU.

Nuestro economista en jefe, Augusto de la Torre, ha dicho que si bien una menor integración podría proteger de choque externos, lo cierto es que “el crecimiento económico tendencial también sería mucho más lento”.

“La clave es buscar diversificar las fuentes de crecimiento, como lo hicieron economías sudamericanas, que buscaron crecer de la mano del consumo de Asia”, afirma de la Torre.

En cuanto a la protección de los más vulnerables, los especialistas recuerdan que el crecimiento debe tener un rostro humano. Dicen que por eso es clave mantener el progreso social de los últimos años, que sacó de la pobreza a más de 60 millones de personas en 2003-2008, y ahora podría ser víctima de la crisis que, según cálculos del Banco Mundial, podría empujar a 8 millones de latinoamericanos al abismo de la miseria.

Como ha dicho el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick: la crisis financiera no tiene por qué convertirse en una crisis humana también.

Miami sin duda, debe ayudar a resolver estos y otros temas, como el aguante de la democracia de cara a la crisis de Honduras, la sostenibilidad de Haití, y los nuevos jugadores de la región, para lo cual han sido invitados personajes del calibre del Premio Nobel de la Paz y presidente de Costa Rica, Oscar Arias,y el ex presidente de los EE.UU y enviado especial de la ONU a Haití, Bill Clinton.

Lo invito a que nos siga a través de este espacio de blogs y opine con nosotros sobre esta importante cita regional.

Comments

ENVIADO POR julio EL
Yo creo que al final la integración con distintas fuentes de crecimiento que a la vez sigan un rumbo parecido y a adecuar politicas de integración con esos paises para favorecerce mutuamente puede ser la clave para sobrevivir a la post crisis.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.