Syndicate content

Crear y apoyar una alianza esencial por la seguridad alimentaria

Juergen Voegele's picture
Esta página en: English | العربية | Français | 中文
Photo by John Hogg / World BankEsta semana, la Asociación Mundial por la Seguridad Alimentaria (i) va a tener su tercera reunión anual en Ciudad del Cabo, justo antes de la temporada de vacaciones, cuando el tema de la seguridad alimentaria no está en las mentes de las personas.

Pero debería estarlo. 
Los alimentos inseguros imponen una pesada carga sobre las personas y economías enteras, y se las cita como una causa principal de más de 200 enfermedades.

No obstante, los alimentos seguros no deben ser un lujo, y esta es la razón que motiva y anima nuestro trabajo en el Grupo Banco Mundial. La sola disponibilidad de alimentos no garantiza la seguridad alimentaria. Cada vez más, estamos aprendiendo cómo la seguridad alimentaria afecta a las personas, e impacta de manera desproporcionada las vidas y los medios de sustento de los pobres. Esta conciencia cada vez mayor acerca de la seguridad alimentaria se debe en parte a las alarmas alimentarias que han sacudido a muchos países en estos últimos años. Los incidentes de seguridad alimentaria se producen en cualquier parte en el mundo, tanto en países industrializados como en países en desarrollo y en países grandes y pequeños. En abril de este año, más de 100 personas estuvieron enfermas con la sospecha de envenenamiento de alimentos en una conferencia de seguridad alimentaria en Estados Unidos. En 2011, un brote de E. coli en Alemania vinculado a las coles trajo como resultado la muerte de 31 personas. China ha experimentado incidentes dramáticos y trágicos de contaminación de alimentos, incluyendo la adulteración con melamina de productos lácteos. La aflatoxina, una potente toxina producida por dos hongos (Aspergillus flavus y A. parasiticus) que se dan de manera natural en el aire y el suelo, han producido estragos en importantes cultivos tales como la yuca, el maíz y el maní, que son el pilar de las dietas africanas. Y, en días recientes, el Líbano ha sido sacudido por el nombramiento y la citación de establecimientos de comida que estaban sirviendo comida contaminada.

La mayoría de los incidentes de seguridad alimentaria en países industrializados se detectan temprano y se enfrentan gracias a instituciones y regulaciones fuertes que a veces dan lugar a la consolidación cabal de sistemas de control de alimentos. Sin embargo, en los países en desarrollo tales incidentes pueden ocurrir sin que sean advertidos debido a instituciones débiles y a la simple falta de conciencia. Mientras se espera que los cálculos consolidados de la Organización Mundial de la Salud de la carga global de enfermedades producidas por los alimentos sean publicados en 2015, diversos estudios informan el enorme impacto de los alimentos inseguros. Un estudio de 2010 calculó que alrededor de 155 000 muertes se pueden atribuir anualmente solamente a la salmonelosis.
 
Los problemas de seguridad alimentaria pueden afectar a la salud pública, restringir el acceso a los mercados, estorbar las ganancias empresariales y limitar las oportunidades económicas para la gente pobre. Los alimentos inseguros podrían empeorar el impacto del hambre y exacerbar las consecuencias de la pobreza.  La seguridad alimentaria es un elemento intrínseco de la protección de los alimentos, y el acceso a alimentos seguros es una necesidad humana básica. De acuerdo a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana.

Esta es la razón por la cual el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC) han unido esfuerzos para abordar la seguridad alimentaria en el desarrollo. En 2012, apoyamos el establecimiento de la Asociación Mundial de Seguridad Alimentaria (GFSP, por sus siglas en inglés), una alianza público-privada dedicada a desarrollar capacidades en seguridad alimentaria en los países en desarrollo. Los desafíos de bienes públicos globales requieren la colaboración público-privada para su resolución. Una mejor seguridad alimentaria, cuando se la aborda de una manera concertada, en colaboración con actores públicos y privados, puede ayudar a acabar con la pobreza y a impulsar la prosperidad compartida contribuyendo de esta manera directamente a los dos objetivos del Grupo Banco Mundial.

La seguridad alimentaria no se refiere solamente a inversiones en instalaciones, tales como tal como laboratorios, edificios y equipos; también tiene relación con desarrollar habilidades y capacidades, conseguir el cambio de conductas y promover el aprendizaje colaborativo. Es por esto que creemos que el modelo GFSP permite operaciones más eficaces, y aprovecha nuestra asistencia financiera y técnica para atraer más recursos para nuestros clientes. También es una manera de consolidar nuestros esfuerzos en diversos sectores —específicamente en agricultura, salud y desarrollo rural, por nombrar solo unos pocos— para conseguir un impacto más fuerte.

La Asociación Mundial por la Seguridad Alimentaria (i) ha estado probando diversos enfoques para desarrollar capacidades de seguridad alimentaria. Dentro de estos se incluyen innovadores programas de capacitación en China, la evaluación de las necesidades de desarrollo de la capacidad de seguridad alimentaria multisectorial en Zambia, el desarrollo de la capacidad de entrenamiento en laboratorios y armonizar los planes de estudios mundiales para la educación sobre seguridad alimentaria. Todos ellos han avanzado con la estrecha colaboración de asociados y de instituciones de todo el mundo. Aquí hay algunos ejemplos del trabajo de colaboración bajo el paraguas de la Asociación Mundial por la Seguridad Alimentaria.

En China, asociados de GFSP están uniendo esfuerzos para el desarrollo de capacidades de los fabricantes de comida en seguridad alimentaria. Trabajando en conjunto, un grupo de organizaciones regionales y de la industria mundial, de minoristas y fabricantes de alimentos, y de instituciones académicas organizará una sesión de “Formación de los formadores” para los fabricantes que tienen sede en Shanghai en capacidades de seguridad alimentaria, incluyendo HACCP (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control) y buenas prácticas de fabricación. Nuestra esperanza es que esta capacitación se transmitirá hacia abajo en las compañías que participan desarrollando habilidades de seguridad alimentaria para centenares de trabajadores de la industria.

En Zambia, un equipo conjunto GFSP/FAO y contrapartes gubernamentales desarrollaron un plan de acción integral para abordar desafíos de la seguridad alimentaria. El plan de acción se centra en varias áreas prioritarias que podrían ayudar a los fabricantes de alimentos a alcanzar ganancias rápidas: desarrollar buenas prácticas de seguridad alimentaria, reducir los riesgos de enfermedades producida por los alimentos y mejorar el acceso a los mercados para las empresas pequeñas y medianas. Este plan de acción también se centra en impulsar la capacidad de los profesionales de entes reguladores introduciendo sistemas de control de la seguridad alimentaria basados en el riesgo. Nuestros equipos están trabajando con las contrapartes zambianas para avanzar en la puesta en práctica del plan de acción en 2015.

Trabajando a nivel mundial, la GFSP encargó un estudio en conjunto con la Unión Internacional de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (IUFoST) para trazar los recursos mundiales para la educación en seguridad alimentaria. Los resultados son reveladores. A nivel mundial, la educación en seguridad alimentaria es un tema que cada vez despierta más interés. La mayoría de los programas académicos fueron establecidos hace tan poco como solamente diez años, y en la mayoría de las universidades la seguridad alimentaria se enseña en el nivel terciario. De manera interesante, mientras un número de encuestados observó que la educación de posgrado era suficiente para equipar a los estudiantes con las habilidades de seguridad alimentaria, un número cada vez mayor sentía que la capacitación en el lugar de trabajo o el desarrollo de capacidades eran aspectos igualmente importantes. Este estudio también nos ayudó a identificar dónde se producen las mayores brechas en la capacitación académica y en las habilidades vocacionales, y dónde podemos aprender más para promover la educación mundial en seguridad alimentaria.

Estos y otros ejemplos del trabajo de GFSP son notables porque son actividades llevadas a cabo con una gama de asociados de GFSP: asociaciones, empresas de comida, instituciones académicas, gobiernos y organizaciones intergubernamentales. La alianza de GFSP tiene relación con proporcionar las mejores prácticas y el mejor conocimiento para conseguir un objetivo común: mejorar la seguridad alimentaria como un bien público mundial.

Si no existiera una asociación de este tipo, habría que crearla. Como una alianza incipiente, GFSP ha entregado resultados. Es una asociación esencial que vale la pena apoyar.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Deje su comentario y únase a la conversación