Syndicate content

Educación y desarrollo económico: cinco reformas que han funcionado

Harry A. Patrinos's picture
También disponible en: English | Français
Los sistemas educativos simplemente no están funcionando como se necesita, como lo demandan las economías, y como lo desean los padres. Sin embargo, es importante celebrar y reconocer el éxito de los países que han logrado avances importantes. (Foto: Sofie Tesson/Taimani Films/Banco Mundial.

Todos los sectores están implementando reformas para responder a las distintas demandas de la economía mundial. Hay una excepción. La educación sigue siendo mayoritariamente un servicio público. Eso está bien, pero significa también que el sector público principalmente proporciona los servicios educativos, los financia y los reglamenta. No hay ningún otro servicio público del que se tengan tantas expectativas como es el caso de la educación. ¿Cómo les va a los sistemas educativos en el mundo?

En la mayoría de los países, los sistemas (PDF, en inglés) educativos no proporcionan las habilidades que los trabajadores necesitan para competir en los mercados laborales de la actualidad. El caso de Corea (i) es una excepción, ya que inició su programa de reformas hace mucho tiempo y ha mejorado considerablemente los resultados de los estudiantes. El país ha sido elogiado por crear una base sólida en los primeros años de la educación y usar al sector privado de manera razonable para ampliar el acceso y desarrollar las aptitudes pertinentes. La Comisión de Educación (i) —conformada por jefes de Estado, ministros de Gobierno, premios Nobel y líderes del campo de la educación— elogia a la nación de Asia oriental e insta a otros países a seguir el camino del “universalismo progresivo” como lo hizo Corea.
 
Tal como muestra la reciente publicación (i) de datos de evaluaciones internacionales de estudiantes (TIMSS y PISA), (i) es urgente mejorar los sistemas educativos en la mayoría de los países. Esto es evidente en países de bajo desempeño, así como en países de ingreso mediano que intentan recuperar terreno. Pero también es cierto para países de alto rendimiento porque la naturaleza de la economía está cambiando y con ello también cambian las demandas de aptitudes impulsadas por la ola de innovaciones que el Foro Económico Mundial ha bautizado como la Cuarta Revolución Industrial. (i)

No solo los resultados educativos son deficientes en muchos países, sino que también existen grandes brechas que van en aumento. Esto se refleja ahora en los mayores rendimientos de la escolarización (i) y en el aumento de la desigualdad (i) de ingresos. Los sistemas educativos básicamente no funcionan como se necesita, como lo demandan las economías, y como lo desean los padres. Incluso en países de alto desempeño, el nivel de insatisfacción es elevado. (i)
 
Es importante celebrar y reconocer el éxito de los países que han logrado avances notables. A continuación, presentamos cinco de ellos: 

  • Polonia: una reforma iniciada en 1999 dio lugar a resultados considerables. En 2012, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) clasificó a los maestros polacos (i) entre los mejores del mundo. Dicha reforma incluyó una reestructuración del sistema educativo que pospuso el seguimiento temprano de los estudiantes en el sistema. Investigaciones (PDF, en inglés) muestran que estos cambios provocaron un aumento significativo en los puntajes, permitiendo que Polonia ocupara los primeros puestos en la clasificación de las pruebas PISA.
     
  • Viet Nam: los resultados de las pruebas PISA en 2012 y 2015 sorprendieron al mundo. Un país de ingreso bajo superó a la mayoría de los países de la OCDE. Las evaluaciones y valoraciones confirman que las escuelas primarias de Viet Nam son muy productivas: “Los estudiantes vietnamitas aprendían anualmente una cantidad similar de las tareas más sencillas (por ejemplo, suma y resta), pero mucho más al aplicarlas a operaciones más complejas (por ejemplo, multiplicación, división y problemas aplicados)” en comparación con otros países (lea más sobre este tema en este blog). (i) En otras palabras, las escuelas vietnamitas son más productivas al impartir las clases. Esto también se hace evidente al aplicar en las aulas vietnamitas un modelo pedagógico innovador diseñado en Colombia y conocido como Escuela Nueva. (i) 
 

Gráfico del PIB per cápita en 2015 o el más reciente en comparación a los puntajes de la prueba PISA 2015 de ciencias. Fuente. (PDF, en inglés)
  • Pakistán: en la provincia de Punjab se implementó un programa de subsidios públicos a escuelas privadas de bajo costo conocido como Foundation Assisted Schools y apoyado por el Banco Mundial. (i) El programa es administrado por la Punjab Education Foundation, una organización intermediaria semiautónoma que aprovecha el financiamiento público para aumentar el acceso equitativo a la educación de manera más eficiente que a través del sistema de escuelas públicas de la provincia. En una serie de documentos y artículos se detectan grandes efectos positivos en términos de cobertura, insumos escolares, apoyo a los maestros y resultados de exámenes.
  • México: mediante un componente de autonomía escolar, que es parte de un proyecto de educación compensatoria respaldado por el Banco Mundial, (i) se empodera a las escuelas para apoyar el mejoramiento de la calidad, dando a los padres protagonismo, recursos y oportunidad de participación. Este componente ha sido objeto de una evaluación rigurosa. El primer proyecto de investigación (i) mostró efectos importantes como menores tasas de repetición y reprobación. En estudios posteriores se analizó si dar a los padres un mayor control sobre las subvenciones para apoyar a las escuelas locales podría mejorar el aprendizaje de los estudiantes, particularmente en las comunidades desfavorecidas. Los resultados preliminares indican que duplicar las donaciones a las asociaciones de padres redujo las tasas de deserción y aumentó los resultados de las pruebas en niveles moderados. Sin embargo, después de solo un año, los estudiantes de las escuelas en las que las asociaciones de padres recibieron capacitación aumentaron las calificaciones en los exámenes (i) en comparación con los estudiantes de las escuelas donde los padres no recibieron capacitación. Con estos incrementos las escuelas superarían el promedio nacional y se acercarían más a las puntuaciones de los países de la OCDE.
  • Papua Nueva Guinea: los programas de desarrollo de la primera infancia y las inversiones tempranas en programas de lectura demuestran ser inversiones muy eficaces en función del costo. De hecho, la lectura a una edad temprana debe ser un componente de todo esfuerzo serio para transformar los sistemas educativos. En Papua Nueva Guinea, una evaluación de lectura demostró que muy pocos alumnos podían leer en segundo grado. Una intervención focalizada en el marco de un proyecto (i) apoyado por el Banco Mundial redujo considerablemente el número de niños que leían cero palabras en un lapso de un solo año académico.
 
Este aumento de la lectura en Papua Nueva Guinea —de alrededor de una desviación estándar completa equivale aproximadamente a unos tres años de escolaridad— se detectó en una prueba (i) aleatoria en una provincia. Si este programa se aplicara de manera generalizada en todo el país, el sistema educativo podría transformarse. Estamos obteniendo los mismos resultados en otros países, como Gambia, Tonga, Kenya y Liberia (por nombrar algunos), y las noticias son alentadoras.
Mejorar los resultados de lectura en los primeros años nos ayudará a asegurar que todos los niños reciban del sistema educativo una proporción equitativa. Después de todo, los que no pueden leer en los primeros años no podrán aprender matemáticas, ciencias y otras materias, y se verá afectada su capacidad de darse cuenta de los significativos beneficios económicos y sociales asociados con la educación. Y ellos definitivamente no podrán prosperar en la economía digital.

Estas son algunas de las lecciones exitosas, extraídas de experiencias en Asia oriental, que debatiremos en los próximos días durante una conferencia en Yakarta. (i)

Siga a Harry Anthony Patrinos (i) en Twitter: @hpatrinos.

Obtenga mayor información sobre la labor del Grupo Banco Mundial en el sector de la educación en nuestro sitio web (i) y en Twitter. (i)
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Deje su comentario y únase a la conversación