Syndicate content

El problema del desempleo en Oriente Medio y Norte de África explicado en tres gráficos

Lili Mottaghi's picture
Este es el segundo de una serie de blogs basados en la edición de julio del Boletín trimestral de información económica de la región de MENA: Previsiones, percepciones y realidad económica: Los desafíos de siete países de Oriente Medio y Norte de África resumidos en 14 gráficos. (i)

Las tasas de desempleo en Egipto, Irán, Jordania, Líbano, Libia, Túnez y Yemen (siete países de la región de MENA) se han mantenido persistentemente altas, especialmente entre los jóvenes (de entre 15 años y 24 años) con una tasa promedio de 22 % para los varones y de 39 % para las mujeres (Gráfico 1). Algunos cálculos muestran que el índice de desempleo juvenil es tan alto como 40 % en Túnez y aún mayor en las gobernaciones del interior. Las últimas cifras oficiales indican que la tasa de desempleo juvenil en Irán es de 25 %, mientras que cálculos no oficiales señalan que los números reales son incluso el doble de ese porcentaje. A excepción del Líbano, la brecha de género en el desempleo es grande: la tasa de desempleo juvenil femenino es casi tres veces la tasa de desempleo juvenil masculino en Egipto y el doble en Irán, Jordania y Yemen. La tasa de desempleo juvenil femenino en Egipto permanece en 65 %; en Jordania y Yemen en 50 %, y en Irán en 40 %.
 
Gráfico 1. Los niveles de desempleo son altos, especialmente para las mujeres
Una de las características más destacadas del desempleo en estos países es que es más alto  entre quienes tienen mayor nivel de instrucción: más del 30 % de las personas con educación terciaria estaba desempleado en Egipto, Túnez y Jordania en 2011 y 2012. Entre las mujeres con mayor formación, las tasas de desempleo superan el 60 % en Jordania y el 40 % en Egipto (Gráfico 2). Una razón es que muchos jóvenes con estudios están dispuestos a esperar que surjan empleos en el sector público, los cuales son atractivos ya que ofrecen altos sueldos, estabilidad y buenos beneficios. Una encuesta Gallup en 2011 demostró que más de la mitad de los jóvenes desempleados en Egipto, Túnez y Jordania estaba buscando trabajos en el Gobierno; solamente el 10 % estaba interesado en conseguir empleo en el sector privado. El empleo del sector público constituye una gran parte del total del empleo formal. En el decenio de 2000, más del 70 % del empleo no agrícola en Egipto y Libia y 40 % en Yemen, Jordania e Irán se encontraba en el sector público.
 
Gráfico 2. El desempleo es más alto entre los más educados
Y ellos constantemente buscan trabajos en el sector público que son escasos y están fuera de alcance (Gráfico 3). La abrumadora mayoría de las personas piensa que se necesita wasta (el término árabe que se refiere a cierto tipo de nepotismo) para conseguir un trabajo en el sector público. Una encuesta del año 2000 en Jordania reveló que el 86 % de los entrevistados creía que el wasta era una forma de corrupción y el 87 % pensaba que debía ser eliminada. Al mismo tiempo, el 90 % dijo que esperaba utilizar el wasta por lo menos “alguna vez” en el futuro y el 42 % opinó que era probable que lo necesitara más, mientras que solamente el 13 % pensaba que lo necesitaría menos. En una encuesta reciente de Gallup, el 36 % de los jóvenes tunecinos cree que la corrupción está generalizada en el Gobierno, mientras que el 83 % piensa que conocer a personas que tienen cargos importantes es esencial para conseguir un trabajo.
 
Gráfico 3 - Los jóvenes prefieren empleos del sector público sobre el sector privado
En consecuencia, la mayoría de ellos se queda trabajando en el sector informal y sus empleos no les proporcionan ninguna seguridad. Los sectores informales son grandes y se han estado ampliando en estos siete países de Oriente Medio y Norte de África. Se trata de pequeñas empresas que están desvinculadas del sector formal y registran baja productividad debido a la naturaleza del sector que requiere menos capital, menos mano de obra calificada y menos inversión. Los trabajadores del sector informal carecen de seguridad social y seguro médico y tienen menos posibilidades de participar en la enseñanza convencional y en los programas de capacitación. Se trata de personas vulnerables que muy probablemente viven cerca de la línea de pobreza y que están expuestas de manera importante a las crisis exógenas. El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que las tasas de informalidad en estos países oscilan entre el 17 % en Jordania y el 35 % en Túnez.

Comments

ENVIADO POR melani el

Que mal que los de áfrica y otros países estén pasando esta situación tenemos que hacer algo para acabar con ese problema

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Deje su comentario y únase a la conversación