Syndicate content

Empresas del G-8 más transparentes: Resultados + impacto en el desarrollo = Sector privado abierto y colaborativo

Benjamin Herzberg's picture
Esta página en: English | العربية | Français

Las empresas crean empleos y estimulan el crecimiento. Sin embargo, pueden hacer más. A medida que las presiones en materia de competitividad aumentan y los recursos de todo el mundo se vuelven más difíciles de sostener, las compañías previsoras han comenzado a adoptar nuevas prácticas colaborativas y abiertas que cumplen dos objetivos a la vez: mejorar los resultados y aumentar el impacto en el desarrollo.
 
¿Por qué las empresas hacen esto? No por viejos principios de hacer buenas obras, sino porque la solución de cuestiones de desarrollo en torno a la cadena de valor se convierte en una parte fundamental al hacer negocios mediante innovaciones de colaboración masiva, reducción de los costos y gestión de los riesgos.

Pero surgen las siguientes preguntas: ¿Cómo se pueden ampliar las prácticas que beneficien tanto los resultados como el desarrollo? ¿Podemos alentar la adopción masiva de los enfoques sostenibles que la Corporación Financiera Internacional (IFC) ha estado promoviendo durante años? ¿Cómo podemos integrar lo que Michael Porter ha denominado “Creación de valor compartido”? ¿Cómo se pasa de unas pocas empresas inteligentes a millones que adopten las prácticas abiertas y colaborativas?
 
Para comenzar a responder estas interrogantes, el Instituto del Banco Mundial ha lanzado la iniciativa “Sector privado abierto y colaborativo”, la cual complementará los esfuerzos que otros sectores en el Banco Mundial y otras partes han llevado adelante en materia de ayuda abierta, datos de libre acceso y gobierno abierto.
 
Esta iniciativa promoverá una serie de prácticas innovadoras, como cadenas abiertas y sostenibles de suministro, contratación abierta, diálogos público-privados y la apertura de los registros corporativos.
 
Como dijo Caroline Anstey, directora gerente del Banco Mundial, en el evento  del Grupo de los Ocho (G-8) “Apertura del crecimiento”, (i) la iniciativa Sector privado abierto y colaborativo aprovechará los “datos de libre acceso y prácticas colaborativas para aumentar el impacto del sector privado en el desarrollo”. 

La cuestión comienza con el libre acceso a los datos del registro de las empresas.

Por esta razón, para incentivar a los Gobiernos a aumentar la transparencia de sus registros corporativos, y fomentar los esfuerzos relacionados con la rendición de cuentas de las empresas, estamos respaldando la puesta en marcha de un piloto del índice de datos Open Company, que se puede ver en: http://registries.opencorporates.com. (i)
 
 
Es fundamental saber a quién pertenece cada empresa. Las compañías privadas deben pagar sus impuestos. Asimismo, a menudo obtienen e implementan contratos del sector público. Sin embargo, las estructuras y relaciones corporativas son tan complejas que son casi imposibles de entender y, a menudo, permiten la evasión fiscal y el uso excesivo de vacíos legales.
 
 
Estos obstáculos a la transparencia tienen consecuencias negativas para toda la sociedad. Las empresas no pueden competir en igualdad de condiciones. Los recursos públicos frecuentemente se pierden o son gestionados de forma inadecuada. Los ciudadanos pagan el precio de la prestación de servicios ineficaces y de los proyectos que no se completan. Los organismos de desarrollo no pueden garantizar que los fondos conduzcan a los resultados esperados.
 
 
La transparencia y rendición de cuentas de las empresas es una parte crucial de la solución y un componente importante en el esfuerzo por desbloquear completamente el impacto potencial del sector privado en el desarrollo.
 
Este nuevo índice de datos (i) incluye el estado actual de la transparencia de la información sobre las empresas registradas en los países. Pero va más allá. Mediante la agregación de información de registro abierto, esta herramienta genera conjuntos de datos transnacionales de código abierto que pueden ayudar a frenar la corrupción, verificar los beneficiarios reales y profundizar el análisis de competitividad, por lo que el sector privado también puede beneficiarse de la transparencia.
 
Una de las características más interesantes es la posibilidad de buscar una compañía en todos los países al mismo tiempo, pero también -y esto es un cambio radical- generar una representación visual de la red corporativa transnacional a la que pertenece la empresa. A su vez, se puede acceder a la información de registro de todas las sociedades de la red. A medida que se divulguen y se incluyan más registros en la base de datos, nuestro asociado OpenCorporates, (i) que recibe el apoyo de la Fundación Alfred P. Sloan, (i) lanzará la opción de “red” para cualquier negocio.
 
¿Se imagina que todos pudieran graficar las relaciones de una empresa no solo con sus afiliados directos, sino también con otras compañías, incluso si se encuentran en diferentes países? Durante el evento del G-8, Caroline Anstey explicó que “los beneficios potenciales para los Gobiernos, los medios de comunicación, los ciudadanos y el sector privado de poder crear el mapa de la conexión entre empresas, son enormes”. Es verdad. Esto podría generar beneficios y oportunidades muy importantes no solo para la lucha contra la corrupción y la verificación de los beneficiarios reales, sino también para el análisis de competitividad.
 
Compruébelo usted mismo. Visite el índice de datos Open Company (i) y únase a nosotros en la tarea de ayudar a las empresas a mejorar sus resultados y aumentar su impacto en el desarrollo.

Añadir nuevo comentario