Syndicate content

Por qué invertir en la gente es la receta para el crecimiento y la solidaridad humana

Jim Yong Kim's picture
También disponible en: English | Français 
Hace poco pronuncié un discurso en la Universidad de Columbia, y se puede decir que pasé toda mi vida preparándome para ello. Estudié Antropología; fui médico y cuidé a personas pobres en los lugares más pobres del mundo; ocupé el cargo de presidente de una universidad, y ahora tengo el honor de ser el actual presidente del Grupo Banco Mundial.
 
Toda esta experiencia me ha llevado a creer que combatir la pobreza es la misión más fundamental que toda organización puede tener, y que poner fin a la pobreza extrema es algo que finalmente podemos hacer.
 


Mis raíces, que se remontan a la Corea de la posguerra, me convencieron que ningún país es una causa perdida. Nací en 1959 en un país que entonces era uno de los más pobres en el mundo. La mayoría de la riqueza minera y de la industria se encontraba a lo largo de la frontera en el norte. Menos del 20 % de la población sabía leer y escribir. Hoy, Corea del Sur es uno de los países más avanzados en el mundo. Su economía no se basa en los recursos naturales, sino en los talentos, las competencias y los conocimientos de su población.

Creo que todo país pobre tiene hoy el potencial de salir de la pobreza como lo hizo Corea. Cada persona pobre merece una oportunidad de superar la pobreza, de la misma manera que 1100 millones de habitantes lo han hecho en los últimos 25 años. No obstante, 800 millones de personas viven aún con menos de USD 1,90 al día. ¿Cómo pueden ellas también escapar de la pobreza extrema?

Por qué las empresas propiedad de mujeres podrían poner fin a la pobreza (y los números lo corroboran)

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: Français


En la República Democrática del Congo, Kany Mafuta tiene una pequeña empresa que produce harina de yuca. La demanda de su producto está en auge, pero no tiene los recursos para comprar nuevos equipos y ampliar la producción. Kany obtuvo un pequeño préstamo de un programa financiado por el Grupo Banco Mundial, y cuando buscó otras fuentes de capital, los bancos locales solo podían ofrecerle créditos con altas tasas de interés. Con capital adicional, Kany podría llegar a nuevos clientes, ayudar a cubrir una demanda insatisfecha de raíz de yuca y crear empleos que tanto se necesitan en un país con una tasa de desempleo extraordinariamente alta.

La historia de Kany repercute desde San Francisco a Shanghai y Senegal. Independientemente de que estén en la República Democrática del Congo produciendo harina de yuca o en Dakota del Norte produciendo harina de trigo, las emprendedoras enfrentan muchos obstáculos similares.

En el mundo, los emprendimientos propiedad de mujeres representan un poco más del 30 % de las empresas formales registradas. Necesitamos aumentar de manera considerable ese número, dado que las empresas de las mujeres crean empleos, y en última instancia nos ayudan a alcanzar mucho más rápido nuestro objetivo de poner fin a la pobreza extrema.

¿Cuánto hemos avanzado por el camino de la movilidad sostenible?

Nancy Vandycke's picture
También disponible en: English | Français  | العربية



Desafortunadamente, la respuesta es “no mucho”. El mundo se ha desviado del camino que conduce a la movilidad sostenible. La demanda de transporte de personas y bienes en todo el planeta se satisface cada vez más a expensas de las generaciones futuras.

Esta es la conclusión a la que se llega en Global Mobility Report (Informe sobre la movilidad mundial), (i) la primera evaluación del sector del transporte mundial y los avances hacia el objetivo de lograr la movilidad sostenible.

El camino a seguir es la colaboración: Maximizar el financiamiento para el desarrollo

Hartwig Schafer's picture
También disponible en: English


Los que hayan seguido los debates que tuvieron lugar durante las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), celebradas la semana pasada en la ciudad de Washington, habrán notado que nuestro enfoque respecto del desarrollo económico internacional está cambiando significativamente y, en mi opinión, para mejor.
 
En las deliberaciones del panel realizado el sábado sobre cómo maximizar el financiamiento para el desarrollo, se describió el contexto que muchos miembros de la comunidad del desarrollo ya conocen bien, pero que vale la pena volver a plantear: Harán falta muchos billones de dólares, no ya miles de millones de dólares, para responder a las crecientes aspiraciones de contar con mejor infraestructura, salud y educación. Específicamente, se necesitarán unos USD 4 billones al año para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la comunidad internacional acordó en septiembre de 2015.

AIF: en primera línea para poner fin a la pobreza extrema

Axel van Trotsenburg's picture
Esta página en: English | Français | Русский


Hoy es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Es un hito importante de la lucha para poner fin a la pobreza extrema antes de fines de 2030, un momento para que renovemos el compromiso colectivo de hacer más para alcanzar este objetivo, y de hacerlo mejor, así como de reflexionar sobre los avances logrados por la comunidad mundial de manera conjunta.

Desde 1960, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) ha estado en primera línea de nuestra labor en los países más pobres. Las inversiones de la AIF ayudan a impulsar mayor estabilidad y progresos en todo el mundo al prevenir los conflictos y la violencia, generar inversiones privadas, crear empleos y fomentar el crecimiento económico, prevenir los peores efectos del cambio climático, y promover la igualdad de género y la buena gobernanza.

Con la ayuda de la AIF, cientos de millones de personas han salido de la pobreza gracias a la creación de empleos, y el acceso a escuelas, servicios de salud, redes de protección social, carreteras, electricidad, entre otras cosas. Nuestros resultados más recientes revelan sencillamente que la AIF es eficaz. Por ejemplo, entre 2011 y 2017, la AIF ayudó a más de 600 millones de personas a recibir servicios esenciales de salud, a 30 millones de embarazadas a recibir atención prenatal proporcionada por un proveedor de servicios de salud, a contratar a 8 millones de docentes, y a inmunizar a 250 millones de niños.

Construyamos juntos un #EndPovertyMosaic

Mario Trubiano's picture
Esta página en: English | Français | العربية | 中文
Construyamos juntos un #EndPovertyMosaic © Banco Mundial


Todos los años en octubre, el Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) realizan de manera conjunta las Reuniones Anuales, un evento en que miles de delegados de diferentes países del mundo se juntan para tratar los desafíos mundiales más acuciantes en la lucha contra la pobreza.

¿Pueden los administradores de la deuda salvar al mundo?

M. Coskun Cangoz's picture
Esta página en: English | Français
© Thinkstock
© Thinkstock

Fue hace 10 años, justo antes de la crisis mundial, cuando Lehman Brothers no se había derrumbado y Fannie Mae y Freddie Mac no habían sido puestos bajo tutela. Para los administradores de la deuda, los mercados eran menos volátiles y el futuro era menos incierto. En Turquía, nos ocupábamos de la implementación del programa de reforma posterior a la crisis.

Un día, recibí una invitación del profesor de octavo grado de mi hijo para hablar en el “día de las carreras” que tiene como objetivo educar a los niños respecto de diferentes tipos de trabajos. Acepté la invitación, pero me preocupé un poco porque mi trabajo como administrador de la deuda, si bien era un tipo de trabajo distinto, no necesariamente era un trabajo “emocionante”.

La mitigación de los riesgos de desastre, una manera de adaptarse al cambio climático

Joaquim Levy's picture
Esta página en: English | Français
La casa de esta familia en Colombia se inunda todos los años, creando condiciones de vida peligrosas. © Scott Wallace/Banco Mundial.
La casa de esta familia en Colombia se inunda todos los años, creando condiciones de vida peligrosas. © Scott Wallace/Banco Mundial.


Las perturbaciones climáticas tienen profundas repercusiones en las perspectivas de desarrollo de los países clientes del Banco Mundial.  Para muchas economías en desarrollo y mercados emergentes, los impactos negativos ya son una realidad, y los desastres naturales son cada vez más frecuentes e intensos. Desafortunadamente, muchos países todavía no tienen la capacidad de resistir estas catástrofes, y esto puede aumentar la fragilidad política, la inseguridad alimentaria, la escasez de agua y, en casos extremos, los conflictos y la migración. Estos impactos, incluso siendo leves, pueden perturbar el desarrollo y echar por tierra avances generados por años de inversiones. (i)

¿Puede la agricultura crear oportunidades de empleo para los jóvenes?

Luc Christiaensen's picture
También disponible en: English | Français 
 


La agricultura sigue ofreciendo muchas oportunidades de trabajo dentro y fuera de las explotaciones agrícolas. ¿Puede la agricultura proporcionar oportunidades de empleo para los jóvenes?
 
Es probable que la tecnología y la Internet —y no la agricultura o la ganadería— sean las primeras cosas que vienen a la mente cuando se piensa en el futuro del trabajo (i) para los jóvenes. Esto tiene sentido desde un punto de vista histórico, ya que la agricultura prescinde de la mano de obra cuando los países se desarrollan. Y las maneras tradicionales de producir alimentos no parecen particularmente atractivas. Sin embargo, la tecnología y la Internet también abren oportunidades para la agricultura, y la urbanización y los cambios en la dieta exigen nuevas formas de procesar, comercializar y consumir nuestros alimentos. Entonces, ¿puede la agricultura proporcionar oportunidades de empleo para la juventud?

La historia de Pierina: cómo un carné de identidad ayuda a una niña peruana a recuperar la audición

Ana Coyne Alonso's picture
© Daniel Silva Yoshisato

Miluska Pérez sabía que algo estaba mal con su bebé, Pierina, cuando mostró signos que no oía bien a una corta edad. “Empecé a preguntarme si ella podía escucharme o no”, cuenta Miluska.
 
Tras varios exámenes, Miluska se enteró que su hija sufría de una “sordera grave” y que un audífono no resolvería el problema. Los doctores le dijeron que la única solución sería un implante coclear que costaba USD 30 000. Para Miluska, que trabaja en turnos de noche como conserje en un restaurante de lujo en Lima (la capital del Perú), estas noticias fueron devastadoras. “Fue como un balde de agua fría”, dice. “No supe qué decir o hacer”.
 

Pages