Syndicate content

Para poner fin a la tuberculosis se necesita un liderazgo firme, políticas adecuadas, más financiamiento e intervenciones originales

Ronald Upenyu Mutasa's picture
También disponible en: English | Français 
Imagen de una aplicación móvil para servicios de cibersalud junto a una imagen de una voluntaria de la comunidad mostrando cómo usar el sistema electrónico.

En la última Cumbre para poner fin a la tuberculosis (TB) realizada en Nueva Delhi, Sudeshwar Singh, un sobreviviente de la enfermedad de 40 años, subió al escenario para compartir su historia. En su relato no solo habló sobre los problemas físicos causados por el mal, sino también sobre el estigma y el miedo que sufrió su familia y que amenazó con quebrantar su espíritu. No obstante, la historia de Sudeshwar tiene un buen final y constituye un llamado a ser optimistas frente a la lucha contra la TB, ya que él completó su tratamiento y se convirtió en un activista, dedicándose a crear conciencia sobre la TB en su estado natal de Bihar.

Su travesía es solo uno de los ejemplos que nos permiten estar optimistas hoy en día respecto de los esfuerzos mundiales para abordar la epidemia de TB. De hecho, hace un año con ocasión del Día Mundial de la Tuberculosis, nosotros escribimos un blog acerca del control de la enfermedad, estando a casi 10 000 kilómetros de distancia: uno en Nueva Delhi (i) y el otro en la ciudad de Washington. (i) Y aunque todavía existen desafíos y hay mucho por hacer, ambos sentimos que se generó un nuevo ímpetu en torno a los esfuerzos mundiales para enfrentar la epidemia de TB. Hace unos años, cuando aumentó la complejidad y la magnitud de la epidemia, era difícil sentirse optimista porque la TB había sobrepasado al VIH/sida como la principal causa de muerte por enfermedades infecciosas.
 
Aun así, la tuberculosis es un importante problema de salud pública y de desarrollo económico, en particular porque afecta desproporcionadamente a los adultos en su mejor época productiva. En el mundo, solo en 2016, 10,4 millones de personas contrajeron TB y 1,7 millones murieron a causa de la enfermedad, incluidas 374 000 personas que padecían tanto TB como VIH. Además, hay muchos otros casos que no son diagnosticados o informados.

India (i) tiene la incidencia más alta de TB en el mundo, con unos 2,79 millones de casos (i) en 2016. Y en África meridional se registra el mayor número de personas que sufren tanto tuberculosis como VIH/sida. En 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a agrupar a los países con alta carga de TB, TB/VIH y TB multirresistente; casi todos los países de África meridional pertenecen a uno o más de estos tres grupos.
 

La revolución tecnológica da esperanza a miles de millones de personas sin derechos formales sobre la tierra

Klaus Deininger's picture
También disponible en: English | Français  | العربية| Русский

Muchos de los actuales y cada vez más complejos desafíos del desarrollo, desde la rápida expansión urbana al cambio climático, la resiliencia frente a los desastres y la inclusión social, se relacionan estrechamente con la tierra y el uso de esta. Abordar estos desafíos y asegurar al mismo tiempo que las personas y las comunidades hagan pleno uso de sus tierras depende de que los mecanismos de reconocimiento de los derechos sobre la tierra sean consistentes, confiables y accesibles.

A pesar de los avances registrados en las últimas décadas, el registro de tierras se sigue realizando de forma aislada e incompleta en muchos países en desarrollo. En menos de la mitad de los países del mundo (y solo en el 13 % de África) se han registrado o cartografiado las tierras privadas en las ciudades capitales, y mucho menos más allá de sus límites, y con frecuencia las tierras públicas ni siquiera se registra. En menos de un tercio de los países −y únicamente en dos de África (Rwanda y Sudáfrica) − se mantienen registros digitales, medida que facilita una gestión de la tierra más eficiente frente a niveles de urbanización nunca vistos y otros desafíos ambientales. La informalidad generalizada también deja a las mujeres y otros grupos vulnerables expuestos a la inseguridad y la pérdida de derechos.

Trabajemos juntos para prevenir la violencia y proteger a las poblaciones más vulnerables de la fragilidad

Franck Bousquet's picture
Esta página en: English | Français | العربية
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial
El Foro sobre Fragilidad 2018 reunió a participantes de 90 países y 400 organizaciones para explorar enfoques de desarrollo, humanitarios y de seguridad que permitan promover la paz y la estabilidad en el mundo. © Banco Mundial

La semana pasada Gobiernos y organizaciones se congregaron en el Foro sobre Fragilidad 2018, organizado por el Banco Mundial, y la comunidad internacional dio un importante paso en la lucha contra la fragilidad. Al escuchar a los afectados, pudimos comprender mejor el problema y pensar de manera colectiva qué deberíamos hacer para poner fin a las situaciones de fragilidad.
 
Hubo consenso en que se trata de una responsabilidad de todos actuar de forma urgente sobre la base de un mejor entendimiento del problema y de lo que significa para las comunidades vulnerables. Todos hemos sido testigos del sufrimiento de los afectados. En lugares como Siria, Myanmar, Yemen y Sudán del Sur, muchas personas están perdiendo sus vidas, dignidad y medios de subsistencia. Se espera que más de la mitad de los pobres del mundo viva en entornos frágiles para 2030; no podemos poner fin a la pobreza a menos que promovamos la estabilidad, la prosperidad y la paz en estos sitios devastados por conflictos y crisis.

Las alternativas que ofrecen los espacios de trabajo cooperativo ayudan a empoderar a las mujeres

Zubedah Robinson's picture
También disponible en: English | العربية
Children entertained by Play Work Dash staff. Parents use this co-working space to do some work while having their children play at the space’s children area. © Play Work Dash
© Estelle Claire Ebitty-Doro/Banco Mundial

Ninguna mujer debería tener que elegir entre iniciar una familia y tener un trabajo.
 
¿Por qué entonces mujeres profesionales altamente calificadas que tienen hijos abandonan la fuerza laboral en algún momento de sus carreras? Además de la falta de servicios de cuidado infantil apropiados, he empezado a pensar que quizás otra razón en parte sería la carencia en todo el mundo de lugares propicios para trabajar.
 
Sin embargo, una nueva industria en auge está cambiando la mentalidad de las mujeres para desarrollar su potencial y lograr sus sueños.

Para construir un futuro mejor, se debe invertir en las mujeres y las niñas

Jim Yong Kim's picture
Esta página en: English | 中文 | العربية | Français


Arne Hoel

Al celebrar el Día Internacional de la Mujer 2018, podemos observar que nunca ha habido un momento más crítico para invertir en la gente, en particular en las mujeres y las niñas.

Las habilidades, el conocimiento general y los conocimientos técnicos —denominados en conjunto capital humano— representan una gran parte de la riqueza mundial, mayor que el capital producido, como las fábricas o industrias, o los recursos naturales.

Sin embargo, el capital humano no se encuentra distribuido de manera equitativa en el mundo, y a medida que los países se desarrollan este representa una porción mayor de la riqueza. ¿Cómo y cuándo los países en desarrollo pueden desarrollar su capital humano y prepararse para un futuro más exigente desde el punto de vista tecnológico?

La respuesta es que deben invertir mucho más en los pilares del capital humano, es decir en nutrición, salud, educación, protección social y empleos. Y los mayores beneficios provendrán de educar y apoyar a las niñas, empoderar a las mujeres, y asegurar que las redes de protección social aumentan su capacidad de resiliencia.

Según estimaciones de UNESCO, 130 millones de niñas de entre 6 y 17 años no están escolarizadas, y 15 millones de niñas en edad de asistir a la escuela primaria —la mitad de ellas en África al sur del Sahara— nunca entrarán a una sala de clase. La participación de las mujeres en el mercado laboral internacional es aproximadamente 27 puntos porcentuales menor que la de los hombres, y este indicador disminuyó del 52 % en 1990 al 49 % en 2016.

¿Qué pasaría si solucionamos esto? La adopción de medidas para fomentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y en la propiedad de empresas, y para mejorar su productividad podría agregar miles de millones de dólares a la economía mundial.

¿La tecnología de cadena de bloques puede ayudar a poner fin a la desigualdad de género?

Alicia Hammond's picture
También disponible en: English | Français  | العربية 
 


La tecnología de cadena de bloques (blockchain) genera mucha atención, debido en gran medida al apogeo (y el descenso y el ascenso...) de las monedas digitales que tienen una gran repercusión mediática. Más allá de esta amplia visibilidad, los expertos en desarrollo y los innovadores analizan si la tecnología detrás de las criptomonedas se puede aprovechar para promover la igualdad de género.
 
La cadena de bloques es una tecnología de registros compartidos (i) que facilita las transacciones entre iguales sin usar un intermediario. (La tecnología es notoriamente difícil de seguir, pero este breve video (i) y esta charla (i) pueden ser muy útiles, si tiene un poco de tiempo para verlos). En pocas palabras, el sistema se mantiene gracias a la colaboración, los códigos y, a veces, la competencia. Para explicar el concepto, muchos expertos usan como ejemplo la aplicación Google Docs, (i) en la cual numerosos usuarios acceden al mismo documento simultáneamente y todos pueden ver los cambios que hacen los otros. Esta característica podría servir para validar registros y procesar transacciones financieras en ausencia de instituciones sólidas.

Usar los macrodatos y el internet de las cosas para ayudar a poner fin a la pobreza

Jim Yong Kim's picture
También disponible en: English


La mayoría de nosotros ha sido bombardeado con visiones fantásticas del futuro, según las cuales no necesitaremos caminos, las máquinas se ocuparán de todas nuestras necesidades y un doctor podrá reemplazar el corazón humano por uno creado con una impresora 3D.

Ese tiempo se avecina. Vemos que los teléfonos inteligentes son cada vez más comunes, incluso en los países más pobres, y nos encontramos en el umbral de una nueva época, durante la cual la tecnología ayudará a solucionar algunos de los principales desafíos mundiales. ¿Pero la pobreza será uno de ellos?

Abrir caminos para que el enfoque de la agricultura climáticamente inteligente sea “la nueva normalidad”

Martien van Nieuwkoop's picture
Esta página en: English | العربية | Français
Agricultores en India se beneficiarán a medida que la agricultura climáticamente inteligente se amplía en todo el mundo. © ICRISAT
 © ICRISAT

La agricultura climáticamente inteligente, que alguna vez fue solo un tema de debate en las conferencias, constituye ahora una serie de medidas adoptadas por los agricultores, los trabajadores de extensión agrícola, la agroindustria y otras partes interesadas del sector de la agricultura.

En los últimos años, este enfoque agrícola que busca aumentar la productividad y la resiliencia y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) ha cobrado impulso a medida que se ha comprendido cuán importante es para el sistema alimentario. Prácticamente todos los representantes gubernamentales y agricultores que he conocido durante mis misiones de trabajo (por ejemplo, recientemente en Bangladesh, Nepal y Pakistán) (i) manifiestan un interés genuino en incorporar este enfoque en sus actividades diarias y en el sector de la agricultura. En la COP 23 en Bonn, se produjo un gran avance en el ámbito de la agricultura climáticamente inteligente, ya que se acordó que los países y las partes interesadas deben implementar acciones climáticas en las actividades agrícolas sobre el terreno.

Impulsar la energía limpia en un clima que cambia rápidamente

Abhishek Bhaskar's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© Climate Investment Funds (CIF)
© Climate Investment Funds (CIF)

Cuando se trata del cambio climático, tenemos la oportunidad de escoger entre un titular terrible o uno más esperanzador, por diversas razones que suelen generar un amplio debate. Independientemente de cuál escojamos, la urgencia y la motivación para actuar nunca han sido tan claras.

Primero, el titular “se avecina el invierno”.

Los desafíos que enfrentamos debido al cambio climático jamás han sido tan inmediatos y reales. Según un nuevo pronóstico publicado por científicos del Servicio Meteorológico del Reino Unido, “es probable que la temperatura media anual en el mundo aumente 1 °C y llegue a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales durante los próximos cinco años (2018-2022). Existe también una pequeña probabilidad (alrededor del 10 %) de que el calentamiento global sea de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales (1850-1900) al menos un año en dicho periodo, aunque no se prevé que esto ocurra el presente año. Es la primera vez que se mencionan valores tan altos en estas proyecciones”.

Desmitificar las tecnologías de identificación digital

Luda Bujoreanu's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© iStock

Más de 1100 millones (i) de personas en el mundo no tienen un documento oficial para probar su identidad. En este contexto, innumerables tecnologías avanzan a un ritmo sin precedentes y cada vez son más asequibles, permitiendo a los países dejar atrás métodos del pasado que se basan en documentación impresa. Sin embargo, comprender y mantenerse al día con los numerosos avances y tecnologías –especialmente relevantes para los sistemas de identificación digital— está llegando a ser un desafío. La iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD) (i) da a conocer un nuevo informe titulado Panorama tecnológico (PDF, en inglés) en que se proporciona una descripción general de las tecnologías actuales y las nuevas tendencias tecnológicas en el ámbito de la identidad digital.

Ya sea que un país se encuentre mejorando los sistemas de identificación existentes o esté implementando nuevos sistemas desde cero, las distintas opciones tecnológicas, cuando se eligen y se aplican de manera apropiada, pueden ampliar la adopción y la validación de la Identificación para el Desarrollo (#ID4D) y ayudar así a llegar a los miles de millones de personas que no cuentan con una identificación. Los tipos de tecnologías que se seleccionen pueden también facilitar que los sistemas de identificación generen beneficios concretos en distintas esferas, como la inclusión financiera, los servicios de salud y la protección social, para los más pobres y los más vulnerables. El informe Panorama tecnológico de la iniciativa #ID4D nos recuerda que se deben considerar factores adicionales y medidas de mitigación de riesgos cuando se opta por ciertas tecnologías de identidad digital. Entre dichos factores y medidas se pueden mencionar la necesidad de proteger los datos y la privacidad, la disponibilidad de estándares (PDF, en inglés) abiertos y la neutralidad de los proveedores, todo lo que debe ir a la par con los contextos culturales, la viabilidad económica y las limitaciones de infraestructura.

Pages