Syndicate content

Reemplazar un trabajo por otro trabajo: ¿la automatización eliminará las nuevas oportunidades para los trabajadores?

Christian Bodewig's picture
La tecnología hace que los trabajos sean menos manuales y rutinarios, y más interactivos, creativos y cognitivos. Pero no todas las personas que pierden trabajos calificados como rutinarios podrán encontrar nuevos empleos que no sean rutinarios y que sean interactivos, creativos y cognitivos. (Foto: Graham Crouch/Banco Mundial).

La tecnología está afectando a los mercados laborales en todo el mundo. Máquinas cada vez más inteligentes realizan los trabajos rutinarios. Muchos procesos de producción tradicionales y con uso intensivo de mano de obra están quedando obsoletos a raíz de la impresión tridimensional. En general, casi la mitad de todos los empleos podría estar en riesgo (PDF, en inglés) en Estados Unidos debido a la automatización. Los empleos que se pierden no solo se limitan a las ocupaciones manuales, sino que también cada vez más desaparecen trabajos administrativos altamente remunerados, (i) como en los sectores de los seguros y la salud o incluso en las burocracias gubernamentales. (i) ¿Es este el final del trabajo tal como lo conocemos? No nos apuremos tanto, dicen algunos, (i) sosteniendo que los avances tecnológicos y la automatización no han conducido necesariamente a una menor demanda de empleo (i) en términos generales. Un ejemplo que se suele citar es el hecho que la introducción del cajero automático provocó una ampliación de los puestos de trabajo en la banca minorista a medida que los bancos abrían más sucursales.

Si bien la tecnología y las personas podrían trabajar mano a mano, (i) la automatización está provocando un desplazamiento importante de los trabajadores. La tecnología está haciendo que los trabajos sean menos manuales y rutinarios y más interactivos, creativos y cognitivos. (i) No todas las personas que pierdan empleos rutinarios podrán encontrar inmediatamente nuevos empleos que no sean rutinarios y que sean interactivos, creativos y cognitivos, y tal vez nunca lo hagan. La edad es importante: en el mercado laboral del siglo XXI que cambia rápidamente, los trabajadores necesitan sólidas habilidades cognitivas y sociales para realizar trabajos cada vez más creativos y convertirse en aprendices exitosos de por vida. Sin embargo, los trabajadores de mediana edad y mayores en las economías emergentes y avanzadas suelen estar mal preparados: según datos de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), (i) estos tienden a ser menos hábiles para resolver problemas y a tener menos experiencia en el uso de la computadora que los trabajadores jóvenes.

Los jóvenes muestran una mayor capacidad de resolver problemas que los adultos mayores, según promedios informados para los años 2012 y 2015 por la OCDE. (Fuente: OCDE (2016), Skills Matter: Further Results from the Survey of Adult Skills) (i)

¿Cómo pueden responder los Gobiernos? En primer lugar, la automatización del lugar de trabajo obliga a realizar un gran esfuerzo para aumentar la calificación de la fuerza laboral. (i) Los Gobiernos, para estar preparados en la era de la automatización, deben modernizar la educación y potenciar las habilidades cognitivas y sociales de los futuros integrantes del mercado laboral, particularmente los niños de contextos socioeconómicos desfavorecidos (i) que suelen quedar rezagados. Sin embargo, mejorar las cualificaciones profesionales de la fuerza laboral adulta actual es mucho más difícil. El momento crucial para adquirir habilidades cognitivas finaliza a comienzos de la vida adulta. Esto significa que mejorar las competencias de los trabajadores de mediana edad y mayores será más arduo en el caso de aquellos que carecen de las habilidades cognitivas básicas que les permitirían continuar aprendiendo durante toda la vida. Si bien hay un margen para modernizar la oferta de capacitación con nuevos métodos y tecnologías, (i) los datos sobre el aprendizaje permanente y los cursos de perfeccionamiento para adultos suelen ser escasos, en particular en el caso de los trabajadores de mayor edad y de menor nivel de educación.

¿Ingreso básico universal o empleos subvencionados con fondos públicos?

Si sus carencias de competencias no pueden ser lo suficientemente subsanadas, muchos trabajadores de mediana edad y mayores corren el riesgo de no obtener los beneficios de la economía impulsada por la tecnología. ¿Cómo pueden sobrevivir de otra manera que no sean los ingresos laborales? La revolución en el mundo del trabajo trae aparejadas ideas revolucionarias. Tomemos el caso del ingreso básico universal (i) incondicional. Aunque los suizos (i) rechazaron la introducción de un ingreso básico universal en un referéndum el año pasado, en Finlandia (i) se está llevando a cabo de manera experimental un programa de este tipo, y el “revenu universel” es un tema destacado en los debates con motivo de la elección presidencial en Francia. (en francés) Inusualmente, esta idea cuenta con el apoyo por igual de políticos de diferentes tendencias, sindicatos y el mundo tecnológico de Silicon Valley. En esencia, se refiere a que todos los adultos tendrán derecho a una transferencia monetaria no condicionada, que compensará la pérdida o reducción de los ingresos laborales y permitirá a las personas realizar otras actividades. La idea de un ingreso básico universal sigue siendo controvertida (i) por muchas razones, pero hay una crítica que se destaca: el dinero en efectivo no condicionado puede provocar la pasividad de las personas, ya que las personas valoran el trabajo no solo por los ingresos que proporciona, sino también por el estatus (i) y la dignidad (i) que conlleva.
 
Mientras los Gobiernos exploran nuevas ideas sobre cómo apoyar a quienes no se benefician con la automatización, habrá que examinar en primer lugar los empleos subvencionados con fondos públicos. Se suele criticar (PDF, en inglés) a los programas de obras públicas porque no mejoran la probabilidades de empleo de los beneficiarios. Pero en la era de la automatización es necesario evaluarlos no solo con respecto al objetivo tradicional de permitir a los desempleados retornar a los empleos del sector privado. En el futuro, la justificación de los programas de obras públicas debería sustentarse por igual en los argumentos de la inclusión social y la estabilidad social, ya que proporcionan a aquellos que no se benefician con la automatización una oportunidad de ganarse el sustento y seguir contribuyendo de manera activa en la vida pública. Si bien en la era de la automatización tradicionalmente se ha puesto énfasis en los trabajos manuales y no especializados que no están en consonancia con las competencias de los trabajadores y las necesidades públicas, esta época podría dar lugar a una nueva generación de trabajos públicos con un valor social: por ejemplo, el cuidado de niños o ancianos, una necesidad que aumenta rápidamente con el envejecimiento de la población, o la prevención comunitaria del delito y la violencia. Después de todo, un trabajo se podría reemplazar por otro trabajo.
 
Este blog fue publicado originalmente en Future Development. (i)
 
Siga al grupo del Banco Mundial dedicado al tema del empleo en Twitter: @wbg_jobs.
 

Comments

ENVIADO POR Pierre Levasseur el

En mi opinión y siendo mayor de edad (67) según práctica del mercado laboral y por haber fracasado en algunas prácticas de emprendimiento de negocio (negocios) y sin fondos suficientes para continuar laborando me vi obligado a laborar para sobrevivir. Desafortunadamente me costó conseguir empleo en mi propio país. Teniendo experiencia en desarrollo internacional me enrole en programas de cooperación voluntaria que me permite realizarme en otras tierras para compartir ideas y poner empeño para ayudar a emprender a los más desafortunados de la sociedad. La vía que me parece interesante es favorecer a productores independientes de pocos recursos a producir con pocos medios productos hechos manualmente y que tenga calidad, estética y utilidad para que clientes del primer mundo o del mundo local o nacional donde se produce estos productos puedan venderse a precio competitivo y justo. Pero desafortunadamente la automatización de las fábricas que producen los mismos productos hechos por robot compiten deslealmente con los productos hechos a mano. Cómo hacer para que el comercio sea justo y permita que los productores de pequeños recursos puedan competir y más que todo realizarse de manera digna y útil?

Hace algunas décadas atrás escuché el testimonio de un inventor de éxito en Canadá que decía que era necesario que nuestros gobiernos pusieran tasas tributarias a los robots a medida que la automatización iría avanzando para evitar justamente los despidos masivos de trabajadores y trabajadoras de nuestras fábricas o de centros de servicios y acopios. Como siempre nadie lo escucho porque era atacar directamente los intereses de los empresarios que generalmente tienen control y peso sobre los que dirigen. Porque no volver hoy día a plantear esta forma justa de tributar bajo reglamentos establecidos o acordados por la asamblea de las naciones unidas para exigir una escala tributaria justa entre los trabajadores humanos y sistemas automatizados. De esta manera los empresarios frenaría la compra masiva de estos sistemas para que los obreros tengan el tiempo necesario de adaptarse a otros programas de trabajo que sean siempre dignos, sostenibles y respetuoso a nuestro medio ambiente y humanamente accesible...

Existe una masa laboral que necesita trabajar de forma rutinaria y que no alcanzarán habilidades y destrezas profesionales ajustadas a nuevas tecnologías... Pienso a manualidades sencillas que pueden ser rutinarias pero satisfactorias para un ser humano que necesita realizarse de manera digna y que genera paz internamente. Dejar un ser humano en completo abandono sin de derecho a realizarse a no tener un sueldo digno es provocar en el una desolación y muerte lenta donde la sociedad, los gobiernos y los empresarios participan de manera inconsciente y hasta consciente simplemente porque así es la vida... De ser consciente de ello es de aceptar la eliminación de una parte de su prójimo que ni siquiera un animal haría... Suerte tengo más bien de poder ayudar a personas necesitadas que me rodean. Pero triste a la vez de cuantas personas están abandonadas, desaprovechadas en esta sociedad tan injusta donde vivo... Es urgente buscar soluciones para que nuestro mundo sea más justo. La pobreza es una invención de hombres y mujeres que quieren dominar y aprovecharse de los demás para preservar sus intereses y bienes propios...

Regresaré con otras reflexiones...

ENVIADO POR Carolina el

Excelente comentario Vivo un pais en donde la economia es muy inestable He trabajado varios anos en multinacionales como Telefonica y Citibank y tambien he vendido cafe en la calle-he trabajado de empleada domestica -camarera en cruceros Soy tutora de estudiantes de secundario y estudio Matematica Se puede decir que soy malabarista Sin embargo en un momento de mi vida en el que no encontraba empleo tuve grandes deseos de suicidarme Hoy tambien tengo un trabajo voluntario en la linea de asistencia al suicida y la mayoria de la gente que llama quiere suicidarse porque no consigue empleo Aca el problema es la globalizacion que ha generado que se diluyan responsabilidades Los grandes monopolios destruyen el ecosistema y la sociedad sin ningun tipo de escrupulo Solo basta ver que para viajar de turista a Costa de Marfil hay que pedirle la visa a Mars-Nestle y las chocolateras que fomentan el trabajo infantil con la complicidad de Caritas Veo que mis alumnos que son adolescentes solo viven a traves del celular y la Play Station Constantemente les digo que si no estudian van a quedarse fuera del mercado laboral y les comento que la primer causa de muerte en el mundo es el suicidio y gran parte del deseo de quitarse la vida se genera por la falta de empleo

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.