Syndicate content

Lograr el desarrollo sostenible de modo incluyente y eficiente

Rachel Kyte's picture

El desarrollo sostenible se basa en tres resultados: crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y desarrollo social, que equivale a decir prosperidad, planeta y personas. Sin una atención cuidadosa a estos tres componentes, no podemos crear un mundo sostenible.

En los 25 años transcurridos desde que el desarrollo sostenible fue acuñado como término (i), ha habido avances, pero ahora el camino debe ser de crecimiento ecológico más incluyente.

El progreso a menudo ha redundado en detrimento de nuestra riqueza natural. Hemos destruido y agotado nuestros recursos naturales hasta el punto de correr el riesgo de socavar los valiosos logros.

Al mismo tiempo, mientras que a nivel mundial el planeta está más nivelado y equitativo, en los países la brecha entre ricos y pobres ha crecido de manera insostenible.

Piense en esto: 1.300 millones de personas todavía no tienen acceso a la electricidad (i), 1.000 millones pasan hambre todos los días, unos 900 millones todavía no tienen acceso a agua potable (i) segura, y más de 2.500 millones carecen de acceso a saneamiento (i). Satisfacer estas necesidades durante un periodo de urbanización sin precedentes y con un futuro cada vez más complejo debido al cambio climático, exige un crecimiento que proteja los recursos naturales de los que dependen especialmente los pobres. No podemos equilibrar nuestras economías o la salud del planeta a expensas de los pobres.

La respuesta es un crecimiento donde se usen los recursos de manera eficiente, así se evita quedar atrapado en un daño ambiental irreversible,  y el cual es orientado por políticas públicas para garantizar la inclusión. Adoptar este tipo de crecimiento verde incluyente no significa que no haya crecimiento ni que sea más lento, y ciertamente no es un retroceso. Significa un cambio radical en la manera de gestionar la economía.

Por ejemplo, cuando los países valoran su riqueza natural y los ecosistemas, además del producto interno bruto (PIB), pueden ver el verdadero valor del capital natural (i) que hemos dado por sentado durante mucho tiempo. Para tomar decisiones diferentes en materia de inversión, necesitamos distintos datos y pruebas.

El crecimiento verde, como todas las políticas de buen crecimiento, requiere corregir los precios. Demanda, además, abordar las fallas de las políticas y del mercado, crear derechos de propiedad comercializables y eliminar los subsidios inadecuados. Esto significa que es necesario aumentar la eficiencia y reconocer la ineficiencia de los modelos actuales de crecimiento que estamos experimentando. También significa encontrar estrategias creativas que funcionen para cada país y ayudar a las autoridades a contestar la pregunta del lunes por la mañana: ¿Qué puedo modificar?
Pensar de manera integral sobre el crecimiento puede devolvernos a la senda del desarrollo sostenible.

Rachel Kyte
Vicepresidenta de Desarrollo Sostenible
www.worldbank.org/sustainabledevelopment (i)
Twitter: @rkyte365

 

 

Comments

ENVIADO POR Anonymous EL
Existe claridad en el problema y que nos plantean la metas del milenio y abordar estos problemas del desde angulo del desarrollo sostenible es importante. Sin embargo, necesitamos reflexionar como organismos multilaterales impulsan un cambio en el patrón de producción y consumo. Como creer que en México hay desarrollo sostenible cuando empresas mineras canadienses realizan minería a cielo abierto.

Añadir nuevo comentario