Syndicate content

Lograr transformar miles de millones en billones

Bertrand Badré's picture
Esta página en: English | Français | العربية

La publicación de la declaración conjunta “From Billions to Trillions: Transforming Development Finance” (De miles de millones a billones: Transformar el financiamiento para el desarrollo) en las Reuniones de Primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) fue uno de los momentos más satisfactorios desde mi nominación como director gerente y director financiero del Grupo Banco Mundial hace dos años.

Lo único que lamento es que no se haya titulado Miles de millones por billones.

¿Por qué?

El financiamiento de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) demandará hacer el mejor uso de cada dólar de cualquier fuente, y atraer y aumentar la inversión pública y privada. Los ODS son ambiciosos y exigen igual grado de ambición para la utilización de “miles de millones” de dólares en actuales flujos de asistencia oficial para el desarrollo (AOD) y todos los recursos disponibles para atraer, apalancar y movilizar “billones” de dólares en inversiones de todo tipo: públicas, privadas, nacionales y globales.
 
La base tradicional de la AOD, calculada en unosUS$135 000 millones al año, provee una vital fuente de financiamiento, especialmente a los países más pobres y frágiles. Pero se necesita aún más que eso. Las necesidades de inversión tan solo en infraestructura alcanzan los US$1,5 billones al año en los países emergentes y en desarrollo.

El Banco Africano de Desarrollo, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Grupo Banco Mundial (conocidos conjuntamente como BMD), y el FMI están evaluando una serie de opciones para alcanzar dicho aumento.

Los BMD —motores del financiamiento para el desarrollo— señalaron que extenderán más de US$400 000 millones en financiamiento durante los tres próximos años. Nos comprometimos a trabajar en forma más estrecha con nuestros socios de los sectores público y privado para movilizar los recursos necesarios para cumplir con el desafío histórico de lograr los ODS.
 
Los debates en la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo en Addis Abeba (del 13 al 16 de julio) permitieron reflexionar sobre cómo transformar los miles de millones de dólares que se usan hoy en día en los billones que se necesitarán en los próximos 15 años.

El financiamiento para el desarrollo de los BMD se ha elevado desde US$50.000 millones en 2001 a US$127.000 millones en 2015. Por cada dólar invertido por sus accionistas, los BMD están en capacidad de comprometer de US$2 a US$5 en nuevo financiamiento cada año. Las propias inversiones directas en el sector privado de los BMD se cuadruplicaron durante dicho período. Asimismo, podemos movilizar otros US$2 a US$5 en inversiones privadas por cada dólar que invertimos directamente en operaciones del sector privado. Para incrementar nuestras contribuciones a más de US$400 000 millones durante los tres próximos años,planeamos además hacer un uso aún más eficiente de nuestros balances contables.

Los esfuerzos adicionales por apalancar nuevos recursos incluyen el desarrollo de nuevos métodos y herramientas para ayudar a los países en desarrollo a desempeñar un papel más vigoroso para aprovechar sus recursos nacionales. Los BMD y el FMI se están vinculando con los países para, por ejemplo, introducir un nuevo conjunto de herramientas para evaluar y mejorar las políticas impositivas y expandir instrumentos tales como las compras gubernamentales en línea (o e-procurement) para mejorar el gasto público.

Un mayor flujo de recursos externos para la inversión en los países en desarrollo es esencial para alcanzar los ODS. Sin embargo, dichos flujos solo puede esperarse que se materialicen bajo circunstancias en las que los países posean estrategias de desarrollo coherentes y consistentes con el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica y que al mismo tiempo aseguren la provisión de cruciales servicios públicos y un ambiente de negocios conducente al crecimiento.

El sector privado está desempeñando un creciente papel en el financiamiento de productos, servicios e infraestructura. Hemos asumido el compromiso de involucrarnos de manera novedosa con los socios del sector privado en una amplia gama de intervenciones, incluyendo conectar a inversores con oportunidades de negocios, desarrollar una cartera de proyectos de infraestructura invertibles, ayudar a los países a tornar más atractivas sus inversiones, y desarrollar mercados financieros locales.

Los BMD también se están asociando con otros actores para desarrollar innovadoras formas de financiamiento que den apoyo a necesidades globales tales como la salud y el clima, basándose en su extensa labor ya en marcha.

Para poder financiar el desarrollo después de 2015, los BMD, el FMI, el sector privado y otros actores deberán estar motivados y ser financieramente innovadores para ayudar a los países a poner fin a la pobreza y asegurarun desarrollo social y económico sostenible.

Este blog se publicó originalmente en Fin4Dev.
 

Comments

ENVIADO POR Fontanini Gustavo el

Es fundamental que la distribución de esos recursos tienda a mejorar en una primera etapa la convivencia como base del desarrollo. La resolución por ejemplo de la escasez de agua, que demanda horas del día a los pobladores más vulnerables para obtenerla, significa que hay más tiempo disponible para nuevas actividades. Acercar el agua es fundamental y es para ellos un cambio cultural de gran magnitud, que toca toda su estructura de vida. Por ello anhelamos que los mayores recursos sean utilizados de manera eficiente, que tengan mayor impacto en fortalecer el presente y dar las base para construir un futuro mejor.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.