Syndicate content

Precios de los alimentos suben y suben: Cinco preguntas al economista José Cuesta

José Cuesta's picture

Plato de arroz, el Banco Mundial y el alza en los precios de los alimentos

Las cifras son estremecedoras: los precios mundiales de los alimentos básicos clave, como el maíz y la soja, alcanzaron un monto máximo en julio de 2012, con un aumento del 25% del maíz y un 17% de la soja en un solo mes.

A nivel mundial, los precios de los alimentos subieron un 7% entre abril y julio. En algunos países, algunas personas están pagando más del doble del precio del sorgo que el que pagaban hace un año según nos muestra La última edición del informe trimestral Alerta sobre precios de los alimentos del Banco Mundial.

Se prevé que esto afectará especialmente a ciertas regiones con alto nivel de importaciones de estos productos, como Oriente Medio y gran parte de África.

Estamos frente a una significativa crisis de los precios, pero ¿eso significa que nos dirigimos hacia una crisis alimentaria similar a la que vivimos en 2008? El economista del Banco Mundial José Cuesta, autor  de Alerta sobre precios de los alimentos, comparte su punto de vista sobre la situación.

1. ¿Cuál es la causa de este rápido aumento de los precios mundiales de los alimentos?

La causa inmediata es el clima. Hemos tenido una sequía sin precedentes en Estados Unidos y extrema escasez de lluvias en Europa, especialmente en Rusia, Ucrania y Kazajstán. Pero hay también otros factores que contribuyen a esta enorme alza de los precios, entre ellos los bajos stocks de alimentos.

En el caso del arroz y el trigo, la mayoría de las existencias son bajas porque no son líquidas, lo que significa que algunos productores importantes las usan para alimentar a su creciente población. Esto reduce la disponibilidad de arroz y trigo en el mercado mundial.

En el caso del maíz, una parte sustancial de las cosechas de Estados Unidos se utiliza ahora para producir biocombustibles, lo que afecta su precio como alimento. Pero no hay aún evidencia concluyente que muestre la importancia del papel que desempeña el biocombustible, o en qué medida otras causas impactan los niveles de reservas y precios del maíz.

 

2. ¿Cuándo sabremos si el alza de los precios de los alimentos se transformará en una crisis alimentaria?

No existe una definición universal sobre qué es una crisis alimentaria. No se sabe con seguridad cuándo empieza o cuándo termina. Pero es cierto que los precios eran altos a principios de año, y lo son más ahora. Además, son volátiles.

Una vez que sepamos los efectos del fenómeno climático de El Niño, tendremos una idea más clara. El Niño puede causar graves inundaciones en una parte del mundo y sequías en otras, que podrían destruir las cosechas.

Y una vez que tengamos una idea más clara sobre las políticas –por ejemplo, si algunos grandes países productores de alimentos prohibirán la exportación de estos como reacción a los altos precios– podremos decir con más seguridad si esto se está convirtiendo en una crisis alimentaria como la que se vio en 2008.

 

3. ¿Qué regiones y países son más vulnerables al aumento de los precios de los alimentos, y por qué?

Los países más vulnerables son los que dependen en mayor medida de las importaciones de cereales para su consumo doméstico. Además, en ellos  muchos hogares, y en especial los pobres, gastan una gran parte de su presupuesto familiar en alimentos.

Estas regiones se encuentran principalmente en Oriente Medio, Norte de África y África al sur del Sahara. Los países de dichas regiones suelen tener redes de protección social más débiles y oportunidades fiscales limitadas para financiar políticas de prevención y mitigación.

 

4. ¿Están preparados los países para enfrentar el alza de los precios de los alimentos?

Algunos están mejor preparados que otros. A los que tengan redes de protección social más sólidas les irá mejor. Es el caso de los países que invierten más en agricultura, porque podrán fomentar la productividad, producir alimentos más variados y quedar menos expuestos a las crisis internacionales.

Hay algunos países –por ejemplo México y Etiopía– que tienen seguros basados en índices meteorológicos, los cuales se activan, por ejemplo, cuando un cierto nivel de precipitaciones puede afectar la próxima cosecha.

 

5.Entonces ¿qué sucederá a continuación? ¿Cómo podemos evitar una crisis?

Hay cosas que pueden hacer los países y otras que pueden hacer las organizaciones internacionales como el Banco Mundial.

Los países, una vez más, deberán tratar de crear redes de protección social como programas de transferencias condicionadas de efectivo y planes de empleo de emergencia para lograr un alivio inmediato a corto plazo. Esto es algo que seguimos promoviendo en el Banco.

A más largo plazo, ellos necesitan invertir en la agricultura y mejorar la producción, y asegurarse de que haya libre comercio para que puedan ir a los mercados internacionales y suavizar estas crisis.

La comunidad internacional puede activar ciertos mecanismos financieros que ayuden a los países que son vulnerables a la inseguridad alimentaria. El Banco Mundial tiene iniciativas como el Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos que ofrece apoyo de emergencia.

Además se están realizando varias actividades a largo plazo en el Banco para abordar la seguridad alimentaria y los desafíos que plantea la nutrición.

La Plataforma de conocimientos SecureNutrition (i), por ejemplo, reúne a asociados internacionales para promover  intervenciones el sector agrícola que ofrezcan mejores resultados en materia de nutrición. Además, estamos trabajando para mejorar el control de las crisis alimentarias en desarrollo mediante una herramienta -la primera en su tipo-, que hará un seguimiento de los precios nacionales e internacionales de los alimentos y la capacidad de los países para responder al brusco aumento de dichos precios.

Más recursos:

> Crisis de los alimentos 

> Alerta sobre precios de los alimentos

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.