Syndicate content

Se prevé un aumento de los precios de productos básicos industriales, como la energía y los metales

John Baffes's picture
Esta página en: Français | 中文

También disponible en: English

En la edición de abril de su informe Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los mercados de productos básicos), el Banco Mundial prevé que los precios de la mayoría de los productos básicos industriales, especialmente la energía y los metales, aumentarán en 2017 mientras que los precios agrícolas se mantendrán estables.

Se proyecta que los precios del petróleo crudo, que se observan con suma atención, subirán de USD 43 por barril en 2016 a un promedio de USD 55 por barril en 2017, llegando a USD 60 por barril en 2018. El pronóstico se mantiene desde octubre y refleja, por una parte, los efectos equilibradores de los recortes de producción acordados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores y, por otra, un repunte más rápido de lo esperado del sector del petróleo de esquisto de Estados Unidos. La demanda mundial de petróleo sigue aumentando con solidez, aunque a un menor ritmo que el alza abrupta de 2015 ocasionada por los precios más bajos del petróleo.



Estos pronósticos sobre el precio del petróleo están sujetos a riesgos importantes. Un aspecto positivo es que una sólida demanda y un mayor cumplimiento del recorte de producción por parte de los Estados pertenecientes y no pertenecientes a la OPEP podrían acelerar el reequilibrio. En este sentido, otro factor podría ser cualquier interrupción de la oferta entre los principales exportadores. Además, una decisión de la OPEP de ampliar o aumentar los recortes de producción podría también ayudar a impulsar un alza de los precios.

Los riesgos a la baja de los precios incluyen un menor cumplimiento de los acuerdos de la OPEP, un aumento de la producción de los principales exportadores, o una desaceleración de la demanda. Un alza más rápida de lo esperado de la producción de petróleo de esquisto de Estados Unidos podría también afectar el equilibrio de los suministros.

Las proyecciones indican que los precios de los metales, que incluyen el mineral de hierro, el zinc, el plomo y el cobre, subirán un 16 %. Esto como consecuencia de la fuerte demanda de China y ciertas limitaciones de la oferta, como huelgas laborales, disputas contractuales y políticas de exportación. La demanda de metales ha sido impulsada fundamentalmente por los esfuerzos de China encaminados a aumentar los sectores de la construcción y de la infraestructura que depende en gran medida de los productos básicos industriales. Sin embargo, se espera que la transición de China a una economía orientada al consumo, junto con una reforma industrial y problemas ambientales, provoque una disminución de la demanda de metales.

Los precios de los metales preciosos sufrirían una caída de 1 % en 2017 y otro 1 % en 2018 a medida que aumenten las tasas de interés de referencia y disminuya la inclinación por las inversiones más seguras.

Se prevé que el índice de precios agrícolas se mantendrá estable en 2017, con aumentos moderados del precio de los aceites y las harinas así como de las materias primas, que compensarán la baja de los precios de los cereales y las bebidas. En la actualidad, existe una oferta adecuada de la mayoría de los productos básicos alimenticios, y se prevé que en el caso de los cereales el coeficiente de reservas y utilización alcance máximos históricos durante varios años. El final del ciclo de El Niño/La Niña, que empezó a fines de 2015, limita el riesgo de un aumento de los precios en las previsiones sobre los productos agrícolas para 2017.

Contenido relacionado:
Comunicado: Según el Banco Mundial, los precios de los productos básicos industriales aumentarán en 2017



 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.