Syndicate content

¿Se pronunciará Durban?

Andrew Steer's picture

Reunión de Durban sobre Medio Ambiente

 En las próximas dos semanas aproximadamente 20.000 personas se dirigirán hacia Durban para las negociaciones de este año sobre el cambio climático. ¿Qué pueden lograr? No mucho, si se creen algunas de las evaluaciones pesimistas de la prensa. ¿Tienen razón los malos augurios? No, no necesariamente.

 

¿Qué podría lograrse?   

Aquí va... comenzando con las decisiones prácticas que están en el programa y que pueden afectar la vida de las personas con bastante rapidez:

  • Un sistema mundial de centros de tecnología que permita el acceso al conocimiento y a la creación de capacidad en los países en desarrollo para la tecnología que tenga un enfoque inteligente en relación con el clima, que a su vez pueda generar más inversión, más empleos y costos más bajos.
  • Un sistema que ayude a los países en desarrollo a preparar y financiar sus planes de adaptación.
  • La decisión de incorporar plenamente la agricultura en la Convención (algo que, curiosamente, nunca se ha hecho), permitiendo a los agricultores pobres beneficiarse del financiamiento para actividades relacionadas con el clima. 
  • La simplificación de las reglas sobre la forma de acreditar los gases de efecto invernadero de los bosques, simplificando a su vez la prevención de la deforestación y facilitando el acceso al apoyo para quienes viven en ellos. 
  • Normas comunes que permitan estrategias de toda la ciudad para hacer frente al cambio climático. (Muchas ciudades están mostrando un mayor liderazgo que los países).
  • Nuevos procedimientos de elegibilidad que ayuden a llevar energía sostenible al 65% de los hogares africanos que actualmente no tienen electricidad. 
  • Acuerdos que fomenten el desarrollo de un mercado de carbono a largo plazo en red que permita reducir los costos de la lucha contra el cambio climático y lleven financiamiento y tecnología a los países en desarrollo.

 

Existe el riesgo de que estas medidas sean desplazadas por las grandes decisiones políticas en Durban. Esto sería un error. Aunque no cambien las reglas del juego en forma individual, son elementos importantes con miras a un eventual acuerdo mundial.

 

Las finanzas y el Protocolo de Kyoto

Además de estas medidas concretas, por supuesto, están las dos grandes cuestiones políticas en Durban: El Fondo Verde para el Cambio Climático y los acuerdos posteriores a 2012.

El Fondo Verde tiene una buena oportunidad de ser puesto en marcha y deberá ser uno de los legados principales de Durban. Es fundamental que sea creado de una manera que promueva la ampliación y la eficacia de las actividades que financie. Como está estructurado, los recursos para el Fondo se obtendrán a partir de contribuciones voluntarias, por lo que es esencial que sea visto por todos como eficiente y competente para hacer la pesada tarea que se requiere.

Como el Protocolo de Kyoto expira a fines de 2012, es comprensible que los rumores previos a Durban hayan estado dominados por lo que sucederá a continuación. Las últimas semanas han indicado alguna esperanza de compromiso, por el cual se acordaría un cronograma hacia la negociación de un acuerdo global y a cambio, Europa firmaría un nuevo período de compromiso en el marco de Kyoto. Todo queda por decidir en este sentido. Como una posibilidad muy remota, los delegados en Durban acordarían una meta mundial para las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para 2050 y un "año pico" para las emisiones mundiales (en 2020 si hay una posibilidad cierta de limitar el calentamiento a 2 oC), pero no cuenten con esto.

 

El mundo de la acción

Tal vez la mayor esperanza proviene de los miles que integran la Conferencia de las Partes (COP 17), que no estarán negociando el texto de la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre Cambio Climático (CMNUCC). Ellos son el sector privado, la sociedad civil, los investigadores y las organizaciones internacionales. Su tarea es hacer avanzar el mundo de la acción, intercambiando experiencias y análisis, poniendo en marcha nuevos programas y haciendo tratos. El ritmo de la innovación en materia de adaptación y mitigación es notable y para acelerarlo se necesita ahora la ayuda de normas acordadas internacionalmente. Cuanto más observen los negociadores a este grupo y vean que el éxito es posible y asequible, mejores serán las perspectivas.

 

(Vea a Andrew Steer analizando la intervención del Banco Mundial en materia de cambio climático aquí.)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Allowed HTML tags: <br> <p>
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.