Syndicate content

ID4D

La identificación como elemento central para el desarrollo: ¿qué pueden aprender otros países del Perú?

Samia Melhem's picture
Esta página en: English | العربية | Français
© World Bank
Juan y sus hermanas muestran orgullosos sus identificaciones. © Daniel Silva Yoshisato/Banco Mundial

El Perú ha puesto tanto énfasis en la importancia de la identificación que ha creado un museo dedicado al tema. El “Museo de la Identificación” ubicado en Lima muestra a los visitantes la importancia de la identidad en la historia del país. De hecho, los incas, siglos antes de que llegaran los europeos, hacían un seguimiento de la población mediante el uso del "quipu", un sistema de contabilidad basado en cuerdas, en las que cada nudo denotaba un pueblo o comunidad.
 
El país ha priorizado la identificación, y la singularidad de cada persona, desde mucho antes de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible hicieran de la “identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos”, una prioridad mundial (meta 9 del ODS 16).

Desmitificar las tecnologías de identificación digital

Luda Bujoreanu's picture
Esta página en: English | Français | العربية
© iStock

Más de 1100 millones (i) de personas en el mundo no tienen un documento oficial para probar su identidad. En este contexto, innumerables tecnologías avanzan a un ritmo sin precedentes y cada vez son más asequibles, permitiendo a los países dejar atrás métodos del pasado que se basan en documentación impresa. Sin embargo, comprender y mantenerse al día con los numerosos avances y tecnologías –especialmente relevantes para los sistemas de identificación digital— está llegando a ser un desafío. La iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD) (i) da a conocer un nuevo informe titulado Panorama tecnológico (PDF, en inglés) en que se proporciona una descripción general de las tecnologías actuales y las nuevas tendencias tecnológicas en el ámbito de la identidad digital.

Ya sea que un país se encuentre mejorando los sistemas de identificación existentes o esté implementando nuevos sistemas desde cero, las distintas opciones tecnológicas, cuando se eligen y se aplican de manera apropiada, pueden ampliar la adopción y la validación de la Identificación para el Desarrollo (#ID4D) y ayudar así a llegar a los miles de millones de personas que no cuentan con una identificación. Los tipos de tecnologías que se seleccionen pueden también facilitar que los sistemas de identificación generen beneficios concretos en distintas esferas, como la inclusión financiera, los servicios de salud y la protección social, para los más pobres y los más vulnerables. El informe Panorama tecnológico de la iniciativa #ID4D nos recuerda que se deben considerar factores adicionales y medidas de mitigación de riesgos cuando se opta por ciertas tecnologías de identidad digital. Entre dichos factores y medidas se pueden mencionar la necesidad de proteger los datos y la privacidad, la disponibilidad de estándares (PDF, en inglés) abiertos y la neutralidad de los proveedores, todo lo que debe ir a la par con los contextos culturales, la viabilidad económica y las limitaciones de infraestructura.

Los que faltan por contar: 1100 millones de habitantes no tienen documento de identidad

Vyjayanti T Desai's picture
También disponible en: English | العربية
Foto: Daniel Silva Yoshisato.

Se calcula que 1100 millones de personas en todo el mundo no pueden demostrar oficialmente su identidad, de acuerdo a datos actualizados correspondientes a 2017 de la iniciativa Identificación para el Desarrollo (IDpD) del Banco Mundial. (i)

La identificación es importante

¿Cómo probamos quiénes somos cuando interactuamos con otras personas y con las instituciones? Imagine que necesita abrir su primera cuenta bancaria, demostrar su elegibilidad para obtener seguro de salud, o inscribirse en la universidad y no tiene un documento de identidad; su calidad de vida y su acceso a oportunidades se verían seriamente limitados. Un carné de identidad oficial es un elemento clave y crucial, no solo para ejercer una amplia gama de derechos, sino también para acceder a servicios de salud, educación, financieros y otras prestaciones esenciales. Según estimaciones más recientes del Grupo Banco Mundial, esto es un problema para unos 1100 millones de personas en todo el mundo. 

Deje su comentario y únase a la conversación