Syndicate content

Bloomberg y Kim reflexionan acerca de qué es lo necesario para conseguir un transporte más verde y más eficiente en las ciudades

Donna Barne's picture

Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, sopesaron el 18 de enero qué es lo necesario para configurar el futuro de las ciudades y reducir la contaminación, las muertes en la carretera, los tiempos de viaje y la pobreza.

Gran parte de la respuesta: un transporte urbano más verde, más eficiente y más rentable, que se proponga trasladar a las personas, no a los autos.

“Necesitamos comenzar a considerar otras maneras de trasladar a las personas. El tráfico hiere a la economía”, señaló el alcalde Bloomberg en la 10a Conferencia Anual de Transformación del Transporte (i) en Washington, D.C., organizada por el Banco Mundial y EMBARQ.

Como el 90% de la contaminación atmosférica de la ciudad la provocan los vehÍculos, si se encuentran soluciones de transporte, también ayudarán a enfrentar las emisiones que producen el cambio climático, añadió el Dr. Kim.

Podemos enfrentar el cambio climático trayendo orden a las ciudades y proporcionar acceso a los empleos, dijo el Dr. Kim.

El Dr. Kim y el alcalde Bloomberg hablaron en la sesión principal de la conferencia, El Futuro del Transporte Urbano (i), moderado por Zanny Minton Beddoes, editor de economía en The Economist.

La sesión enfrentó un serio problema: la urbanización rápida en los países en desarrollo. De cada diez personas, seis vivirán en ciudades para el año 2030. Estas ciudades cada vez más grandes están luchando por proporcionar servicios a los residentes y por enfrentar el tema de las carreteras saturadas, así como la contaminación y la amenaza del cambio climático. Además de la contaminación atmosférica, los accidentes carreteros ocasionan más de 1,2 millón de muertes anuales, alrededor de 90% de ellas en países de ingreso bajo y mediano. 

Parte de la “responsabilidad moral” del Banco es ayudar a traerles soluciones a las ciudades, dijo el Dr. Kim.

Las prioridades del Banco Mundial son terminar con la pobreza y construir una properidad compartida, pero también necesitamos compartir esa prosperidad con generaciones futuras, señaló el Dr. Kim. “Trabajar en el transporte sostenible es parte de esta responsabilidad moral que tenemos, especialmente con las ciudades de hoy y también con las generaciones futuras”.

El Banco puede traer experiencia práctica, basada en evidencias, a los problemas urbanos, afirmó el Dr. Kim, y ya muchas de sus inversiones contribuyen a la forma de las ciudades. El sistema de tránsito rápido de buses en Lagos (Nigeria) (i), financiado por el Banco, es el primero de su clase en África al sur del Sahara. Hacia 2011, alrededor de 200.000 viajeros lo estaban usando diariamente, los pasajes habían decrecido en 30% y el tiempo de viaje se había reducido en 40%.

Los sistemas de transporte urbano deben ser sostenibles y beneficiar a toda la gente, incluyendo a los jóvenes, mujeres y las generaciones futuras, dijo el Dr. Kim. Si no se hace más para reducir el calentamiento global y para crear sociedades más sostenibles, enfrentamos un mundo dramáticamente más caliente en el futuro, de acuerdo al reciente informe del Banco Mundial “Bajen el calor”, acerca de los peligros que plantea el cambio climático.

Si no hacemos avances sobre el tema del cambio climático en las ciudades —especialmente en las megaciudades—, les vamos a entregar a nuestros niños un mundo muy diferente, dijo el presidente.

Add new comment