Syndicate content

Todo está conectado: Enfoques por paisajes para el desarrollo sostenible

Rachel Kyte's picture

Disponible en: Inglés

 

Esta semana yo bromeaba en Río+20 con la idea de que no quería asistir a otro Día de la Agricultura y el Desarrollo Rural (i). No estaba tratando de ser burlona, y solo estaba bromeando a medias, pero no por las razones que imaginan.

Dije que debemos llegar a los “Días del Paisaje”, en los que tendremos en la sala a los técnicos forestales con los agricultores y los pescadores y los productores y con todo el mundo de la comunidad de investigadores.Lo fundamental es que no podemos alcanzar la seguridad alimentaria o la seguridad nutricional sin la preservación de los servicios de los ecosistemas que prestan los bosques. No podemos mantener los bosques sin pensar en cómo alimentaremos una población en crecimiento. Y no podemos producir alimentos sin agua.

Cada país en el que trabajamos está tratando de resolver su camino a través de la vinculación de la seguridad alimentaria, la seguridad hídrica, y la provisión del acceso de los hogares y las empresas a la energía, para que estos países puedan seguir creciendo. Tenemos que trabajar juntos –y con capital suficiente– para encontrar un modo de administrar los paisajes de una manera integrada.

Todos sabemos que para alimentar a nuestra creciente población tenemos que intensificar la producción agrícola. Tenemos que producir más, de manera sostenible, en menos tierra. Debemos aprender a acelerar y aumentar el cultivo de servicios de los ecosistemas, como la purificación del agua y su retención, la fertilidad del suelo, la captura de carbono, y la protección de las costas, y cultivar de manera que el impacto ambiental sea reducido.

Aumentar rápido

Se están realizando muy buenos trabajos, pero la cuestión es la velocidad y la escala. Este es nuestro desafío.

No vamos a poder hacer nada de esto a menos que valoremos correctamente los servicios de los ecosistemas (i). Y no podremos hacer nada de esto hasta que comencemos realmente a usar las cuentas del capital natural (i) en lugar de solo hablar de ellas o un día tal vez hacer una prueba piloto. Ese es un nivel adecuado de ambición.

Estamos muy cerca de tener 50 países y más de 50 empresas (i) diciendo que comenzarán a elaborar de inmediato la manera de utilizar la contabilidad del capital natural junto con el producto interno bruto (PIB), tal vez no para toda su economía, sino para un sector crítico de la misma. Nos gustaría que esa cifra aumentara.

No podemos lograr la seguridad alimentaria y nutricional sin garantizar que los peces para la alimentación provendrán de la acuicultura sostenible en la próxima década. Podemos fijar metas en torno a este tema. En el lanzamiento de la Alianza Mundial a favor de los Océanos, dijimos que creemos que los intereses de los sectores privado y público pueden obtener el 40% del pescado para la alimentación de la acuicultura sostenible dentro de 10 años. Ese es un nivel adecuado de ambición.

Hacer frente a estos desafíos requiere de una inversión continua y sustancial en la investigación agrícola. Los resultados de dicha investigación tienen que llegar más rápidamente a las manos de los agricultores, pescadores y silvicultores.

Poner en práctica los enfoques por paisaje

Por su parte, el Grupo del Banco Mundial está utilizando cada vez más los enfoques por paisaje para implementar estrategias que integren la administración de la tierra, el agua y los recursos vivos, y que promuevan de manera equitativa el uso sostenible y la conservación.

Debo admitir que hablar de los enfoques por paisaje en Brasil requiere humildad. Este país no es el mismo que visité hace 20 años. Es un país que ha reinventado su propio futuro y nos da lecciones de cómo podemos hacerlo en otras partes del mundo. El futuro va a ser aún más complejo para todos nosotros.

Los precios, la presión sobre la tierra, el creciente consumo de cereales y otros productos básicos seguirán ejerciendo presión sobre la forma en que Brasil está liderando. Pero aquí está el germen de las cosas que tenemos que hacer en otras partes del mundo. Como las asociaciones público–privadas (i). Fue una alianza público-privada la que contrarrestó las tasas de deforestación en el Amazonas (i). Se trata de una asociación público-privada que está impulsando el esfuerzo por comprender la forma de medir la sostenibilidad (i). Haríamos bien si otros países pudieran copiar una hoja del libro de Brasil.

Una queja...

Antes de firmar, tengo que expresar una queja particular, y es por el ciclo del nitrógeno. Aquí estamos, una comunidad altamente innovadora y extremadamente creativa, y todavía estamos utilizando fertilizantes a base de nitrógeno como si fuera 1952. Con el capital intelectual reunido aquí en Río para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, no puedo creer que todavía no hayamos encontrado una manera de salir de ese ciclo. Podemos utilizar los premios, podemos utilizar los incentivos, podemos ser muy creativos sobre cómo estimular la innovación en un sector que no va a innovar porque no necesita hacerlo. Tenemos que cambiar las reglas del juego.

Debemos considerar los sectores críticos como el agua, los bosques y la agricultura en su conjunto. Trabajar de manera aislada significa que no vamos a obtener las soluciones correctas y no vamos a tener el nivel adecuado de ambición.

Rachel Kyte
Vicepresidenta de Desarrollo Sostenible
www.worldbank.org/sustainabledevelopment
Twitter: @rkyte365
 

Add new comment