Syndicate content

Octubre 2014

Los jóvenes pueden ser agentes de cambio para frenar la corrupción en América Latina

Ledda Macera's picture
Esta página en: English | العربية | Français
En el mundo del desarrollo, se ve a menudo a los niños como víctimas impotentes de la pobreza, del hambre y de la desigualdad social, pero las investigaciones sugieren que con frecuencia los jóvenes pueden ser fuerzas poderosas para producir cambios. Desde la prevención de enfermedades y mejores hábitos higiénicos, la información que se les entrega a los niños en la escuela —y a través de las redes sociales y de otros medios— muchas veces se transfiere después a los padres, a los hogares e incluso a las comunidades, alentando con ello un cambio positivo desde la base. ¡Y, afortunadamente, parece que los expertos del desarrollo se están “contagiando”!
 
 © Curt Carnemark / Banco Mundial
Una alumna de escuela primaria en Mexico. Foto: © Curt Carnemark / Banco Mundial