Syndicate content

corrupción

Los jóvenes pueden ser agentes de cambio para frenar la corrupción en América Latina

Ledda Macera's picture
Esta página en: English | العربية | Français
En el mundo del desarrollo, se ve a menudo a los niños como víctimas impotentes de la pobreza, del hambre y de la desigualdad social, pero las investigaciones sugieren que con frecuencia los jóvenes pueden ser fuerzas poderosas para producir cambios. Desde la prevención de enfermedades y mejores hábitos higiénicos, la información que se les entrega a los niños en la escuela —y a través de las redes sociales y de otros medios— muchas veces se transfiere después a los padres, a los hogares e incluso a las comunidades, alentando con ello un cambio positivo desde la base. ¡Y, afortunadamente, parece que los expertos del desarrollo se están “contagiando”!
 
 © Curt Carnemark / Banco Mundial
Una alumna de escuela primaria en Mexico. Foto: © Curt Carnemark / Banco Mundial

Medios sociales y cambio social: Cómo los jóvenes están aprovechando la tecnología

Ravi Kumar's picture

Actualmente, el 43% de la población del mundo tiene 25 años o menos. Este grupo es impaciente y está listo para cambiar el mundo. Para esta generación el cambio “se relaciona con la gente y muy poco con la ideología política”, según la nueva encuesta mundial Los milenarios: La generación desafiante, (i) realizada por Havas Worldwide, una agencia que se centra en ideas globales sobre el futuro. De acuerdo al sondeo, alrededor del 70% de los jóvenes cree (i) que los medios sociales pueden ser una fuerza para facilitar el cambio.

Los siguientes cinco ejemplos de todo el mundo demuestran cómo la juventud usó recientemente la tecnología, los medios sociales e Internet para hacer una diferencia.

Juventud a la vanguardia del movimiento contra la corrupción

Disponible en: English, Français

Por Joseph Mansilla (i) y Boris Weber (i). Este blog se publicó originalmente en el sitio web del Instituto del Banco Mundial (WBI) (i).

Foto: © Bunga Manggiasih/GYACJiwo Damar Anarkie -un joven indonesio que cofundó una ONG local llamada  Líderes Futuros para la Anticorrupción (i) (FLAC, por sus siglas en inglés)-  utiliza cuentos y títeres para enseñar el concepto de la integridad a los estudiantes de escuelas primarias.

"Son muy jóvenes, están en una etapa donde todavía es posible influir en la formación del carácter. La narración de cuentos es una de las maneras más eficaces de hacerlo", dijo Anarkie.