Syndicate content

Añadir nuevo comentario

HappyLife y los juegos sociales: ¡La solidaridad se propaga en la red!

Liviane Urquiza's picture
Esta página en: Français | English


Stéphane Buthaud - HappyLifeLa semana pasada tuve la oportunidad de charlar con Stéphane Buthaud, fundador de HumanoGames, un estudio de videojuegos cuyo objetivo es “cambiar vidas”. Y la apuesta ha sido un éxito.

Gracias al juego HappyLife, que se lanzó hace un año, los usuarios de Facebook pueden ayudar a financiar los proyectos de pequeños emprendedores de todo el mundo.

El principio en el que se basa el juego es el siguiente: cada jugador crea su propia microempresa en el mundo virtual de HappyLife y luego reinvierte sus beneficios para ayudar a un emprendedor a poner en marcha su negocio en el mundo real.

“Un proyecto de solidaridad a escala mundial”

En principio, Stéphane no estaba predestinado a crear juegos para Internet. Tras realizar estudios de Ingeniería y una maestría en Asuntos Internacionales, adquirió una sólida experiencia en proyectos de microfinanciamiento puestos en marcha por varias organizaciones no gubernamentales, primero en Bosnia y luego en Rwanda, China, Argentina y otros países. Hasta el momento en el que decidió crear su propia empresa social.

¿Por qué decidió crear un juego en Facebook? Stéphane lo explica: “Era la mejor manera de reunir a una comunidad solidaria y sin fronteras en torno al mismo objetivo. Quería crear un proyecto de solidaridad a escala mundial para ayudar a los creadores de proyectos que no disponen de medios para empezar”.

¿Cómo es posible? ¿Una aplicación para un juego en Facebook que podría contribuir a la lucha contra la pobreza…?

Incluso yo misma era un poco escéptica la primera vez que jugué a HappyLife. ¿Cómo podría un simple juego en las redes sociales cambiar el destino de emprendedores que forman parte de las poblaciones más vulnerables del planeta? Sin embargo, el proyecto de Stéphane me ha convencido de su utilidad. Me he dado cuenta de que este tipo de juegos puede hacer emerger una nueva cultura de la solidaridad entre las personas a escala mundial.

Juegos para cambiar el mundo

Con los G4C (Games for Change, “juegos para el cambio”), los creadores de videojuegos trataron de involucrar al jugador en una acción que era divertida y, al mismo tiempo, tenía un impacto real y positivo en el mundo.

Entre los G4C más conocidos, hay algunos que proponen ponerse en el lugar de un refugiado que huye de la crisis alimentaria (Food Force ) o de un conflicto (Darfur Está Muriendo ), prevenir desastres (¡Alto a los Desastres! ), hacer frente a la pobreza extrema en Haití (Ayiti: The Cost of Life ) o desarrollar soluciones innovadoras en comunidades africanas (Evoke ), etc. Sin olvidarnos de HappyLife .

La originalidad del G4C HappyLife es su sencillez y el hecho de ser un juego para Facebook. El carácter viral (en francés) de la red social permite que el juego llegue a un público cada vez más amplio. Cada jugador da a conocer el juego a sus contactos dando permiso a la aplicación para publicar mensajes en el muro.

HappyLife transforma los beneficios virtuales en dinero real

Stéphane Buthaud y su empresa HumanoGames han logrado crear un modelo económico revolucionario que permite proponer un juego a la vez rentable -financiado en gran parte por la publicidad (en francés)- y solidario gracias a su asociación con dos plataformas de microcréditos: Babyloan.org y Kiva . Estas plataformas conectan a particulares que desean enviar pequeñas cantidades de dinero a emprendedores para ayudarlos a poner en marcha sus proyectos. Es el principio del financiamiento participativo P2P , el préstamo entre particulares.

¿Cómo funciona?

“Concretamente”, explica Stéphane, “cuando los jugadores acumulan 250.000 HappyCash (moneda virtual) y deciden utilizarlos para respaldar a un proyecto, su donación virtual se transforma en un préstamo real de 250 euros, que se transferirá a un emprendedor para ayudarlo a poner en marcha su proyecto. Los HappyCash se convierten en dinero real gracias a una cantidad de dinero que nosotros, HumanoGames, adelantamos y que recuperaremos una vez que la microempresa esté encauzada”.

Hasta hoy, los 700.000 jugadores de HappyLife han generado ya más de US$50.000 en préstamos destinados a microemprendedores de todo el mundo.

¿Hay futuros emprendedores sociales entre tus amistades?

¿El concepto de HappyLife te ofrece algunas ideas?

Esperamos tus comentarios.