Syndicate content

Añadir nuevo comentario

Por qué el empoderamiento de las niñas es clave para terminar con la pobreza

Ravi Kumar's picture

Girl Rising - Banco Mundial Sokha, una delgada huérfana, solía escarbar en la basura para sobrevivir en Camboya. Pero gracias a una serie de acontecimientos, pudo matricularse en la escuela y sobresalir. La suya es una de las nueve inspiradoras historias de Girl Rising (i), un documental que busca crear conciencia sobre la situación de las niñas en el mundo en desarrollo.

El 18 de abril, se exhibió Girl Rising en el Banco Mundial en la ciudad de Washington, durante un evento (i) destinado a impulsar la educación y el empoderamiento de las niñas. Compartieron sus pensamientos respecto del tema Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial; Ban Ki-moon, secretario general de la ONU; Justine Greening, secretaria de estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido; Holly Gordon, productora ejecutiva de Girl Rising (i); la actriz Freida Pinto, y Shabana Basij-Rasikh, fundadora de SOLA (i), una organización que espera ampliar la educación y las oportunidades de liderazgo para las mujeres afganas.

Mira la sinopsis del evento (en inglés):

El documental muestra historias de muchachas, desde India a Perú, que lucharon con éxito para obtener una educación pese a la pobreza extrema o la cruel tradición de una sociedad que no fomenta la asistencia de las niñas a la escuela.

Darles poder a las muchachas y educarlas es algo que está cerca de mi corazón. He visto de primera mano los desafíos que enfrenta una mujer que nunca tuvo la oportunidad de conseguir educación. Mi madre no fue educada. Son difíciles para ella cosas básicas como abrir una cuenta bancaria o usar un teléfono para llamarme en caso de emergencia.

Justo antes de la proyección del video, tuve la oportunidad de hablar con Shabana Basij-Rasikh, una valiente defensora de los derechos de las niñas en Afganistán. Con una voz firme, ella me dijo que invertir en la educación de las muchachas “es, de hecho, la causa más inclusiva que uno puede apoyar”, porque afecta a todos. Nacida y criada en Kabul, Shabana solía vestirse como un muchacho para acompañar a su hermana mayor a una escuela secreta bajo el régimen talibán. Ahora, ayuda a que las muchachas afganas reciban una educación. “No digamos que es una norma cultural el hecho de que las muchachas no tengan acceso a la educación”, añadió.

Mira su inspiradora charla en TED:

Está claro que la inversión en la enseñanza de las mujeres es imprescindible si deseamos abordar retos mundiales como la pobreza extrema o la mortalidad infantil. Sabemos que una muchacha con un año adicional de educación puede ganar hasta 20% más en su vida adulta. El mayor acceso a educación de las mujeres ayudó a prevenir más de 4 millones de muertes infantiles entre 1970 y 2009.

Pese a abrumadoras evidencias, 32 millones de los 62 millones de niños que no van a la escuela son niñas. Esto debe cambiar. Y ya hay buenos ejemplos de los cuales aprender. Sabemos que en países como Yemen los programas de transferencias de dinero en efectivo han ayudado a aumentar la asistencia a clases de las niñas. O que en naciones como Bangladesh las matrículas de las niñas subieron 44% con la entrega de comidas escolares. Se deberían realizar programas como estos en otros lugares aplicables.

Cuando las muchachas reciben educación, se benefician tanto ellas como toda la comunidad. Con educación y mayores ingresos, ellas podrán destinar más recursos para el bienestar de sus hijos. Esto llevará a una sociedad más próspera y responsable que, a su vez, enfrentará los desafíos globales de manera más eficiente. El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, delineó cinco medidas fundamentales que el mundo puede adoptar para lograr el aprendizaje para todos.

Asegurémonos que en cualquier sitio donde una niña nazca ella no tendrá que luchar como las nueve muchachas de Girl Rising (i) para asistir al colegio y tener éxito. Como dijo Basij-Rasikh, los beneficios de invertir en las niñas “son tan altos, que no podemos darnos el lujo de perderlos”.

Nota: El evento fue organizado en conjunto por 10x10, Intel Corporation, Vulcan Productions y el Grupo del Banco Mundial.