Syndicate content

Discurso de Malala da esperanza a niñas de todo el mundo

Ravi Kumar's picture

“Tomemos nuestros libros y nuestros bolígrafos. Son nuestras armas más poderosas”, dijo Malala Yousafzai, la niña paquistaní de 16 años que recibió varios disparos en la cabeza cuando regresaba de la escuela en el valle de Swat en Pakistán en octubre pasado.

“Un niño, un maestro, un libro y un bolígrafo pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución. Primero, la educación”, continuó Malala desde el podio en la sede de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York el 12 de julio, día de su cumpleaños número 16. El 12 de julio —“Día de Malala”— será recordado y celebrado ahora por los ciudadanos de todo el mundo, como la jornada en que las personas pueden abogar por la educación y la mayor autonomía de las niñas.

En su discurso en la ONU, Malala habló sobre los ataques en Pakistán contra los maestros y sus compañeros de clase. Se centró en la importancia de los derechos de la mujer y la enseñanza de las niñas porque “son las más afectadas”, dijo a la audiencia, integrada por simpatizantes y líderes juveniles de todo el mundo.

Malala se ha convertido en una figura inspiradora para muchas jóvenes, sobre todo en su propio país.

En febrero visité Lahore en Pakistán. Lo que me llamó la atención fue la cantidad de niñas matriculadas en la escuela. Todos los días veía niñas con uniforme asistiendo a clase. Mis primas ahora pasan el tiempo libre estudiando en lugar de limpiar, y hay más mujeres en la fuerza laboral. Era evidente que había cambios significativos en materia de educación e igualdad de género, independientemente de la casta, la religión y el género.

Una de mis primas tiene 23 años. A su edad, tradicionalmente, se suponía que debía estar casada y tener hijos, pero su madre insistió en que fuera a la universidad local y llevara a cabo su sueño. El próximo año se graduará con un título en finanzas y espera encontrar un empleo en el sector público. ¡Eso es increíble para mí!

El discurso de Malala da esperanza a muchas niñas y jóvenes como mi prima, que tratan de educarse y no ser obstaculizadas a causa de su género u origen.

“No podemos tener éxito si la mitad de nosotros queda estancada”, dijo Malala en su discurso, exhortando a los Gobiernos, las naciones en desarrollo y las comunidades a respaldar la educación, la igualdad para las mujeres y la paz.

En la actualidad, hay 57 millones de niños en el mundo fuera de la escuela; 31 millones de ellos son niñas. A diferencia de mi prima, hay muchas niñas en Pakistán y en todo el planeta que se ven obligadas a casarse a una edad temprana y empezar una familia, y que son disuadidas de educarse. Tenemos que invertir en la enseñanza de las niñas y apoyar a quienes luchan por este derecho.

Si te perdiste el discurso de Malala en la ONU, puedes ver el video.

También puedes unirte al Fondo Malala. (i) Esta iniciativa, que se pondrá en marcha este otoño, es la organización oficial encabezada por Malala Yousafzai que tiene por objetivo ayudar a las niñas a asistir a la escuela y defender el derecho a la educación. 

Añadir nuevo comentario