Syndicate content

Florecer el talento musical juvenil entre la pobreza del noreste de Brasil

James Martone's picture

Disponible en: English

Hay un pequeño tesoro en el estado de Rio Grande do Norte en Brasil. Es “La Filarmónica de São Tomé”, una orquesta rica en talento joven que se encuentra en el empobrecido campo del noreste brasileño.

La orquesta funciona en torno a un pequeño centro cultural en São Tomé, donde se ofrecen clases gratis de música e instrumentos a los jóvenes de bajos ingresos de la ciudad y de los alrededores. Muchos de los músicos recién capacitados son mujeres jóvenes.

“Es muy importante. Significa aprendizaje constante”, dice Eulanicleia Marylylyane, de 14 años, quien está aprendiendo corno francés en la orquesta y ahora toca unas pocas veces a la semana. Sus cuatro hermanas también están estudiando allí.

“Todos somos un grupo y es importante en mi vida”, señala.

La maestra de São Tomé, Paula Francinete, es la única directora femenina en todo el estado. Ella dice que el “machismo generalizado” de la región hizo que fuera inicialmente muy difícil conseguir que mujeres jóvenes se interesaran en tocar instrumentos.

“Este era un ambiente de hombres, por lo menos aquí en el estado de Rio Grande do Norte, hasta que me convertí en maestra de la filarmónica”, dice Paula, una graduada en música y madre soltera que viaja cuatro horas para enseñar y dirigir la orquesta tres días a la semana. “Es una responsabilidad grande”, agrega.

Ahora la mitad de los 42 músicos en su orquesta son mujeres. Y casi la mitad de ellos opina que planean convertir la música que están aprendiendo en lucrativas carreras. “Me gustaría ser un músico profesional y ya postulé al Departamento de Música en la universidad este año”, cuenta Raquel Silva, de 22 años, quien estudió clarinete en la orquesta y ahora lo toca junto a varias contrapartes masculinas, como Magnus Acariz De Sousa, de 21 años.

Magnus dice que la orquesta le ha dado algo más que música. “Hice una nueva familia y relaciones que me motivan”, afirma.

Los residentes de São Tomé crearon la orquesta con una donación de un proyecto de reducción de la pobreza respaldado por el Banco Mundial.

El proyecto tiene como objetivo la generación de oportunidades económicas y sociales en Rio Grande do Norte.

La residente Josefa Maria De Oliveira dice que São Tomé tenía poco que ofrecer a sus estudiantes secundarios hasta que llegó la Orquesta Filarmónica.

Hablando de su hija, Luisa, que toca trompeta en São Tomé y espera estudiar música pronto en la universidad, añade: “Mejoró mucho porque puede finalmente entusiasmarse con hacer algo que ama”.

Añadir nuevo comentario