Syndicate content

Para los jóvenes africanos, lo normal son los trabajos del sector informal

Ravi Kumar's picture

Disponible en English, Français

 Youth Forum Breakfast, Abuja, Nigeria. Photo: Bamidele Emmanuel Oladokun / World BankYouth Forum, Abuja, Nigeria. Foto: Bamidele Emmanuel Oladokun / Banco Mundial

En 2011 los jefes de Estado africanos se reunieron en Malabo, Guinea Ecuatorial, para la Cumbre de la Unión Africana (i), que tuvo el lema: “Aceleremos la realización del potencial juvenil para un desarrollo sostenible”. El principal objetivo de la reunión fue deliberar sobre la juventud en África, que está creciendo más rápido (i) que en cualquier otro continente. Más de 200 millones de personas de África tienen entre 15 y 24 años de edad.

“África es el continente más joven. La juventud actual de África es importante no sólo para este continente, sino que también para el mundo”, dijo Shantayanan Devarajan (i), economista en jefe de la Oficina Regional de África del Banco Mundial. Los jóvenes son los que generalmente dirigen la innovación y son una fuente de mano de obra en cualquier economía, añadió Devarajan.

Hablé hace poco con él para saber qué está haciendo el Banco Mundial para ayudar a la juventud africana.

Varias iniciativas se están desarrollando para poner a los jóvenes africanos a trabajar. Por ejemplo, en Uganda, un programa para ayudar a niñas que tienen entre 14 y 20 años ha logrado un éxito notable. Las muchachas que participaron en el proyecto Empoderamiento y Medios de Subsistencia para las Adolescentes (ELA, por sus siglas en inglés) tenían 35% más probabilidades de participar en actividades que generen ingresos, según el programa.

Este proyecto tiene éxito y es uno de los favoritos de Devarajan.

Él acababa de regresar de Ghana. “Tuve una reunión con los grupos de la sociedad civil en Accra, sobre todo para ver cómo podemos fortalecer sus manos”, dijo Devarajan. Pronto, quedó muy claro que la parte emocionante de toda esta red es la gente joven, recordó con una sonrisa. Devarajan interactuó con la juventud ghanesa vía Google+ Hangout para hablar del desarrollo económico. “La juventud está haciendo un tremendo trabajo por su cuenta”, le dijo a la audiencia en línea durante un Google+ Hangout cuando le preguntaron acerca del papel que el Banco Mundial podría desempeñar para el desarrollo de la juventud.  

Devarajan trabaja con los Gobiernos en África, pero, dice, quiere asegurarse de que estos no obstaculicen lo que quieren los jóvenes. Atribuye el crecimiento de África a los jóvenes conocedores de la tecnología. “Sin juventud, no puedes tener crecimiento tecnológico”, afirmó Devarajan.

Cree que una de las maneras que ha utilizado el Banco Mundial para asistir a la juventud en África es ayudando a los Gobiernos a construir la infraestructura tecnológica. Sí, es verdad que les va mejor a los jóvenes que tienen acceso a la tecnología que a los que luchan por conectarse digitalmente. Le pregunté a Devarajan qué se puede hacer para ayudar a los que todavía no se conectan.

“Ahí es donde el Banco tiene trabajo por hacer”, afirmó. Muchos jóvenes laboran en el sector informal y ganan salarios muy bajos. Uno de los desafíos de Devarajan es ayudar a cambiar la actitud del Gobierno respecto al sector informal de modo que este pueda crecer.

Para ayudar a la juventud, es imprescindible que prospere el sector informal. Devarajan opinó que no se trata de que los Gobiernos no tengan la infraestructura instalada para crear trabajos en el sector formal, sino que es demasiado difícil absorber el gran número de jóvenes, que, además, va en constante aumento.

Los trabajos del sector informal serán fundamentales para entregarle oportunidades a esa creciente población joven de África. Por eso, dijo Devarajan, los países deben entender que “informal es normal”.

Añadir nuevo comentario