Syndicate content

Los jóvenes pueden ser agentes de cambio para frenar la corrupción en América Latina

Ledda Macera's picture
Esta página en: English | العربية | Français
En el mundo del desarrollo, se ve a menudo a los niños como víctimas impotentes de la pobreza, del hambre y de la desigualdad social, pero las investigaciones sugieren que con frecuencia los jóvenes pueden ser fuerzas poderosas para producir cambios. Desde la prevención de enfermedades y mejores hábitos higiénicos, la información que se les entrega a los niños en la escuela —y a través de las redes sociales y de otros medios— muchas veces se transfiere después a los padres, a los hogares e incluso a las comunidades, alentando con ello un cambio positivo desde la base. ¡Y, afortunadamente, parece que los expertos del desarrollo se están “contagiando”!
 
 © Curt Carnemark / Banco Mundial
Una alumna de escuela primaria en Mexico. Foto: © Curt Carnemark / Banco Mundial

Un nuevo programa piloto supervisado por el asesor sobre gestión de gobierno del Banco Mundial que trabaja en América Latina y el Caribe y con el apoyo del Servicio de fomento del buen gobierno busca promover los valores sociales, específicamente los valores éticos y en contra de la corrupción, entre los niños en edad escolar. Se está desarrollando un currículo de estudios y una guía facilitadora interactivos, que incluyen una variedad de métodos didácticos (videos, juegos, canciones, herramientas de comunicación y conferencias) y de planes de lecciones sobre varios asuntos, tales como reglas, respeto, obligaciones morales y métodos de  disuasión para comportamientos ilícitos como la corrupción. Este manual, junto con talleres para profesores, será implementado en escuelas piloto en América Latina para evaluar si alentar a los niños a pensar y actuar contra la corrupción también tendrá un efecto positivo sobre los comportamientos de los padres y de los hogares, esperando crear un efecto dominó que pueda reducir la corrupción en las generaciones futuras y tal vez incluso en la presente generación.
 
Similares enfoques intergeneracionales sobre la lucha contra la corrupción —a menudo bajo el marco de programas de educación cívica y moral— ya han comenzado a ganar impulso en todo el mundo. En Mumbai (India), por ejemplo, algunas escuelas están organizando “clubes de integridad” para enseñar valores morales e incentivar a los niños a que denuncien y prevengan la corrupción. En Camerún y España, sitios web y canales de redes sociales ofrecen un espacio para que los menores participen en juegos y actividades creativas, que se centran en destapar y combatir la corrupción. En México, se han establecido programas para instruir a los niños sobre conceptos relativos a la responsabilidad cívica y los valores del buen gobierno; sin embargo, estas iniciativas han tendido a enfocarse más en las opiniones que tienen los menores acerca de la corrupción que en promover los valores y las acciones que se necesitan para detener este  problema. En China, la Comisión Independiente Contra la Corrupción ha diseñado y ahora distribuye historietas con un mensaje en contra de la corrupción entre estudiantes de jardines infantiles y de la escuela primaria.
 
¿Por qué centrarse en los niños? La juventud experimenta un importante desarrollo cognitivo entre los 10 y los 12 años, ya que esta es la edad en que se desarrolla completamente el respeto por las reglas y el concepto de “justicia”. Es también durante este periodo cuando los niños comienzan a experimentar emociones intensas, tales como vergüenza, orgullo, culpabilidad y remordimiento, que influyen en su manera de pensar y actuar. Además, la juventud constituye el 40 % de la población del mundo y representa un porcentaje incluso mayor en la mayoría de los países en desarrollo. Ellos pueden ser un símbolo de esperanza de un mundo mejor y menos corrupto, como una fuerza a menudo sin aprovechar (pero poderosa) del cambio. Al desarrollar y cultivar una conciencia y una postura negativa hacia la corrupción en una edad temprana, podemos afectar de manera positiva a las generaciones futuras construyendo una sociedad que valore la integridad y que identifique claramente a la corrupción como un comportamiento peligroso.
 
Para saber más sobre cómo los jóvenes pueden ser agentes de cambio contra la corrupción y defensores de gobiernos más abiertos, participa en la Cumbre de la Juventud del Grupo Banco Mundial 2014: La exigencia de tener Gobiernos transparentes y atentos a las necesidades de la población. (i)

Sigue el evento en VIVO el martes  7 de octubre: La sesión de la mañana de la Cumbre de la Juventud  del Grupo Banco Mundial se transmitirá en directo en la página “El Banco Mundial en vivo”. Suscríbete ahora y recibe un aviso antes del inicio del evento: http://live.worldbank.org/wbg-youth-summit-2014. (i)