Syndicate content

Latin America & Caribbean

A good diagnosis for the city economy?

Dmitry Sivaev's picture



One walks into a doctor’s office knowing what hurts but with little knowledge of what should be done to fix it. Identifying proper treatment requires sophisticated tests, participation of experts and, often, second opinions.

Cities, arguably, are as complicated as human bodies. Our knowledge of diagnosing cities, however, is far less advanced than in human biology and medicine.  Most mayors know very clearly what they want for their cities – jobs, economic growth, high incomes and a good quality of life for the people. But it is very difficult to identify what prevents private-sector firms, the agents that create jobs and provide incomes, from growing and delivering these benefits to a city. And we have no X-ray machine to aid in the effort.
 
As a part of the World Bank Group's Competitive Cities project, we thought hard about ways to help cities identify the roots of their problems and design interventions to address them. We set out on a journey to put together methodologies and guidelines for cities that want to figure out what they can do to help firms thrive and create jobs.  We learned from our own experience of working with cities, and from other urban practitioners. We reviewed many methodological and appraisal materials, and we trial-tested our ideas.

So what have we achieved? We certainly didn’t invent an X-ray machine, but we have developed “Growth Pathways” – a methodology and a decision-support system to help guide cities and practitioners through diagnostic exercises.

Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte uno y dos)

Carla Jimenez Iglesias's picture

lo que constituye un ‘aparato móvil’ puede estar algunas veces en el ojo del que lo mira"Sondeando el aprendizaje móvil alrededor del mundo (parte uno)

Hace cerca de cuatro años, el programa del Banco Mundial infoDev aseguró el financiamiento para hacer un ‘sondeo global del uso de móviles en la educación en países en vías de desarrollo’, con base en la creencia de que la creciente disponibilidad de los pequeños dispositivos conectados, más conocidos como ‘teléfonos móviles’, iba a tener cada vez mayor relevancia para los sistemas escolares alrededor del mundo. Cuando vimos lo que estaba ocurriendo en este sentido en la mayor parte del mundo, observamos que (aún) no estaba pasando nada efectivamente, y así concluimos que no sería todavía demasiado útil hacer un sondeo global de conocimiento experto sobre la potencial relevancia futura del uso de teléfonos móviles en la educación. Por esto, así como por lamentables retrasos burocráticos internos, terminamos abandonando este proyecto de investigación, con la esperanza de que otros pudieran continuar un trabajo similar cuando el tiempo fuese propicio. (El financiamiento se reprogramó para apoyar a EVOKE, el ‘juego serio’ en línea del Banco Mundial. La segunda versión del mismo está programada para lanzarse en setiembre en portugués e inglés, tanto para PCs como para móviles, con un énfasis especial en Brasil.) Unas cuantas organizaciones involucradas en la Alianza de m-Educación, un esfuerzo internacional de colaboración en el que participa el Banco Mundial para explorar intersecciones de punta entre móviles, educación y desarrollo, y para promover el uso compartido de conocimiento colectivo, recién ha publicado unos breves ensayos que han logrado gran parte de lo que se quiso hacer con este tipo de sondeos. Echaremos una mirada a estos esfuerzos esta semana en el blog EduTech: el primero de ellos es dirigido por UNESCO, el segundo  por la Fundación Mastercard, que trabaja con la Asociación GSM.