Syndicate content

Medir el aprendizaje para no estar volando a ciegas

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English
Foto: Sarah Farhat/ World Bank

Tan solo tres semanas después de que me nombraran ministro de Educación de Perú, mi equipo y yo recibimos los resultados de la ronda de 2012 del Programa Para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA). Perú ocupaba el último lugar. No era el anteúltimo, no estaba en el 10 % más bajo. Era el último.

La educación, que nunca aparecía en los titulares de los diarios del país, figuraba ahora en la primera plana. Para algunos medios, el hecho de sólo países ricos y algunos países de ingresos medios participaban en las pruebas PISA no era importante; eso era solo una nota al pie. En los periódicos, los alumnos peruanos tenían los peores niveles de aprendizaje del mundo.

Tecnología adaptativa para mejorar el aprendizaje de las matemáticas en República Dominicana

Juan Baron's picture
Esta página en: English


En el salón de clases, junto con sus compañeros de sexto grado, Yudeisy nos cuenta que a ella lo que más le gusta hacer durante el día es ver videos y tutoriales en YouTube. También le gusta usar la computadora y el celular porque puede ver videos de música, clips de influencers y entrevistas con sus artistas favoritos. Ella, junto con sus otros compañeros de sexto grado en una escuela pública primaria en Santo Domingo, han participado en un piloto durante los últimos cuatro meses para reforzar el aprendizaje de las matemáticas usando software adaptado al nivel de matemáticas de cada estudiante.

Mi profesora Estela

Valeria Bolla's picture
Esta página en: English
Photo credit World Bank

Cuando tenía 13 años, mi profesora de literatura, Estela, propuso a la clase el siguiente ejercicio:  observar dos dibujos y escribir una historia sobre cada uno de ellos. Miré los dibujos: uno era de un hombre con traje y corbata que cargaba un maletín y usaba un lindo reloj. El otro era del mismo hombre, pero tenía barba crecida, ropa rasgada y zapatos gastados. Escribí la primera historia sobre un hombre exitoso con una familia increíble, y la segunda sobre un hombre pobre, triste y sin amigos. Estela pareció decepcionada y me preguntó si las personas se definen por su ropa. Ese día, mi profesora habló sobre prejuicios y yo aprendí algo que no olvidaré jamás.

Ayudar a cada docente a dar lo mejor de sí

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English | Français
Ecoles Oued Eddahab school in Kenitra, Morocco. Photo: World Bank

En todos los países hay maestros dedicados y entusiastas que enriquecen y transforman la vida de millones de chicos. Son héroes silenciosos que suelen no estar entrenados, no tener materiales didácticos adecuados, o no recibir reconocimiento por su trabajo. Son héroes que desafían las estadísticas y hacen posible que los chicos aprendan con alegría, rigor y propósito.

Potenciar las habilidades socioemocionales de los estudiantes en México

Pablo Peña's picture
Esta página en: English
El número y el alcance de las intervenciones destinadas a promover las habilidades socioemocionales continúan aumentando. Foto: Curt Carnemark / World Bank

Las habilidades socioemocionales (también llamadas habilidades no cognitivas, del carácter o interpersonales) han ocupado recientemente el centro del debate (PDF, en inglés) sobre cómo mejorar los resultados educativos. Cada vez hay más pruebas (PDF, en inglés) de que estas habilidades son tan importantes como la inteligencia para determinar el éxito académico y profesional. Existen algunas evidencias que indican que las habilidades socioemocionales pueden potenciarse.

La senda del éxito del sistema educativo de Finlandia

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English |  Français



Cuando los estudiantes finlandeses obtuvieron en el año 2001 los puntajes más altos en la prueba del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA) —pruebas de aprendizaje implementadas por la  OCDE, numerosas personas en el campo de la educación se sintieron intrigadas. ¿Cómo este pequeño país, que no se había caracterizado por lograr buenos resultados en el pasado, pudo situarse en la parte superior de la clasificación? Los mismos finlandeses se sorprendieron. Cuando los estudiantes finlandeses continuaron obteniendo puntajes por encima de lo esperado año tras año, educadores y líderes de todo el mundo comenzaron a ver al país como un ejemplo de lo que se debe hacer para crear sistemas educativos eficaces. No sólo los estudiantes logran sistemáticamente un alto desempeño, sino también las diferencias en el rendimiento académico entre alumnos y regiones son las más bajas en el mundo. Equidad con calidad.

La carrera docente: ¿Qué está haciendo bien la República Dominicana?

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English | Français



IN | FR

Algo que distingue a los países con mejores resultados educativos es el valor que la sociedad le da a la profesión docente. El valor de la profesión docente se refleja en la relación entre el estado, la sociedad y el maestro, el apoyo que se le da a los profesores -incluyendo salarios razonables, la confianza que se tiene en ellos, y el reconocimiento de parte de la sociedad, de los padres y de los mismos docentes de la gran responsabilidad que tienen.

El director hace la diferencia

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English
Los directores tienen que lidiar con los desafíos personales y académicos de cientos de estudiantes. (Foto: Sarah Farhat / Banco Mundial)​


Todas las escuelas son distintas. No hablo del edificio, del número de estudiantes, ni del enfoque pedagógico que siguen. Hablo del espíritu de la escuela. Al entrar a un buen colegio, uno a veces ve que todo está bien organizado y limpio. Los estudiantes se ven ocupados, y al mismo tiempo, felices. No necesariamente se observa disciplina estricta, idealmente, uno ve un caos organizado.

Cuando una escuela funciona bien, en gran medida se debe a que existe un buen director. El buen director establece una visión y objetivos para la escuela, y puede hacer de ella un espacio efectivo de desarrollo profesional y personal para los maestros, y un espacio de crecimiento, creatividad y descubrimiento para los alumnos.

Lograr que una escuela funcione bien es una tarea extremadamente compleja. Requiere que el director se constituya en un líder pedagógico de decenas de profesores, observándolos en el aula, monitoreando permanentemente su desempeño con sus alumnos y en su contribución al trabajo institucional. Así podrá el director desplegar las capacidades de su cuerpo docente de manera efectiva y darles apoyo en lo que necesiten. Requiere lidiar con cientos de estudiantes y sus retos personales y académicos; y con los padres de familia de esos estudiantes, que tienen sus propias expectativas sobre la escuela. Además, debe lidiar con los retos burocráticos, administrativos y financieros para hacer funcionar la institución. 

Tarea pendiente: maestros que inspiren

Jaime Saavedra's picture
Esta página en: English | Français
Jaime, con profesores que dedican sus vidas a la educación de alumnos con necesidades especiales en el Colegio de la Corporación Municipal del Campo Transitorio de Dharabi (Mumbai, India). (Photo: Marcela Gutierrez Bernal / World Bank)

El miércoles pasado se lanzó el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación. El mundo enfrenta una crisis de aprendizaje. En muchos países del mundo en desarrollo, los aprendizajes son insuficientes, las oportunidades de aprendizaje son desiguales, y el progreso es todavía muy lento. ¿Qué se necesita? Que los estudiantes lleguen a la escuela habiendo tenido una nutrición y un estímulo adecuado durante los primeros años de vida; escuelas bien administradas que generen un entorno conducente al aprendizaje; insumos adecuados para que esas escuelas operen de manera efectiva; y, lo más importante, maestros motivados y bien preparados.

Y es que hoy, en el siglo XXI, con la revolución de las comunicaciones y la tecnología, el elemento esencial para lograr un aprendizaje efectivo en el aula sigue siendo el maestro. Como se discute en el informe, la tecnología puede facilitar el proceso de aprendizaje, ayudando, por ejemplo, a que en el aula estudiantes con distintos niveles de competencia tengan el estímulo que necesitan para avanzar. Pero esto simplemente complementa a un maestro que debe de saber utilizar la tecnología. 

Pages