Syndicate content

Octubre 2017

Nuevas estimaciones de la mortalidad infantil indican que 15 000 niños fallecieron diariamente en 2016

Emi Suzuki's picture

Este blog se basa en nuevas estimaciones de la mortalidad infantil dadas a conocer hoy por el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Estimación de la Mortalidad en la Niñez (UN IGME). (i)

Se han logrado avances considerables en la reducción de la mortalidad infantil en las últimas décadas. Entre 1990 y 2016, la tasa mundial de mortalidad de niños menores de 5 años descendió un 56 %, de 93 muertes a 41 muertes por cada 1000 nacidos vivos. En los últimos 16 años, se aceleró la disminución de las tasas de mortalidad infantil, en comparación con la década anterior. Como consecuencia, se han salvado las vidas de 50 millones de niños menores de 5 años desde el año 2000, que habrían fallecido si la tasa de mortalidad hubiera permanecido en el mismo nivel que en dicho año.

Sin embargo, en 2016, 15 000 niños murieron diariamente (5,6 millones en total). Si bien se trata de una reducción considerable con respecto a las 35 000 muertes diarias en 1990 (12,6 millones en total), es necesario hacer más para alcanzar la meta 3.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que busca que todos los países intenten reducir la mortalidad de niños menores de 5 años al menos hasta 25 por cada 1000 nacidos vivos.

El camino a seguir es la colaboración: Maximizar el financiamiento para el desarrollo

Hartwig Schafer's picture
También disponible en: English


Los que hayan seguido los debates que tuvieron lugar durante las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), celebradas la semana pasada en la ciudad de Washington, habrán notado que nuestro enfoque respecto del desarrollo económico internacional está cambiando significativamente y, en mi opinión, para mejor.
 
En las deliberaciones del panel realizado el sábado sobre cómo maximizar el financiamiento para el desarrollo, se describió el contexto que muchos miembros de la comunidad del desarrollo ya conocen bien, pero que vale la pena volver a plantear: Harán falta muchos billones de dólares, no ya miles de millones de dólares, para responder a las crecientes aspiraciones de contar con mejor infraestructura, salud y educación. Específicamente, se necesitarán unos USD 4 billones al año para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la comunidad internacional acordó en septiembre de 2015.

América Latina y el Caribe: cuando más educación no significa menos pobreza

Oscar Calvo-González's picture


Hoy el mundo celebra el Día Contra la Pobreza. De hecho, es el 25 aniversario del Día Contra la Pobreza. Veinticinco años a menudo se consideran como el paso de una generación, por lo que es particularmente oportuno que, al celebrar el llamamiento a la acción que simboliza este día, miremos cómo han cambiado las cosas para la generación que se ha convertido en adulta desde el primer Día Contra la Pobreza. En un análisis realizado por el Banco Mundial publicado hoy, hemos examinado cómo ha hecho la generación actual de adultos jóvenes en comparación con sus padres en términos de logros educativos.
 

AIF: en primera línea para poner fin a la pobreza extrema

Axel van Trotsenburg's picture


Hoy es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Es un hito importante de la lucha para poner fin a la pobreza extrema antes de fines de 2030, un momento para que renovemos el compromiso colectivo de hacer más para alcanzar este objetivo, y de hacerlo mejor, así como de reflexionar sobre los avances logrados por la comunidad mundial de manera conjunta.

Desde 1960, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) ha estado en primera línea de nuestra labor en los países más pobres. Las inversiones de la AIF ayudan a impulsar mayor estabilidad y progresos en todo el mundo al prevenir los conflictos y la violencia, generar inversiones privadas, crear empleos y fomentar el crecimiento económico, prevenir los peores efectos del cambio climático, y promover la igualdad de género y la buena gobernanza.

Con la ayuda de la AIF, cientos de millones de personas han salido de la pobreza gracias a la creación de empleos, y el acceso a escuelas, servicios de salud, redes de protección social, carreteras, electricidad, entre otras cosas. Nuestros resultados más recientes revelan sencillamente que la AIF es eficaz. Por ejemplo, entre 2011 y 2017, la AIF ayudó a más de 600 millones de personas a recibir servicios esenciales de salud, a 30 millones de embarazadas a recibir atención prenatal proporcionada por un proveedor de servicios de salud, a contratar a 8 millones de docentes, y a inmunizar a 250 millones de niños.

Ayudar o transmitir: El dilema de la labor periodística frente a los desastres naturales

Cristina Medina's picture
Familia mira las noticias en la TV en refugio temporal creado en un parque de la Bahía de Caráquez, Ecuador, luego del terremoto del 2016.
Familia mira las noticias en la TV en refugio temporal creado en la Bahía de Caráquez, Ecuador, luego del terremoto del 2016. Foto: Paul Salazar / Banco Mundial.
Han pasado 17 meses desde el terremoto que afectó la costa de Ecuador y dejó más de 600 personas fallecidas; 12 meses desde que el huracán Matthew causó más 900 muertos en Haití; 6 meses desde que una avalancha enterró a más de 300 personas en Colombia y 7 meses desde que el desbordamiento de ríos dejó sin vida a más de 90 personas en el Perú. En México, los dos últimos terremotos de septiembre se cobraron la vida de más de 300 personas; a estos números se le deben sumar las víctimas de los dos últimos grandes huracanes en el Caribe, Irma y María. ¿Cuál es la labor periodística frente a estos eventos?

¿Qué tareas les queda a los trabajadores en un mundo laboral automatizable?

Ignacio Apella's picture


El avance tecnológico propone una gran oportunidad aunque también importantes desafíos. La automatización de algunos procesos productivos permite lograr una ganancia de eficiencia económica, reduciendo costos medios de producción, minimizando la tasa de error en los procesos productivos y optimizando la utilización del tiempo. Por otro lado, las tecnologías digitales posibilitan la entrada al mercado de pequeños y medianos productores a partir de la expansión en el acceso a los mecanismos de comunicación. Ejemplo de ello lo constituye la creación de plataformas comerciales conectadas a través de internet donde compradores y vendedores se reúnen asumiendo mínimos costos de transacción.
 

Construyamos juntos un #EndPovertyMosaic

Mario Trubiano's picture
Construyamos juntos un #EndPovertyMosaic © Banco Mundial


Todos los años en octubre, el Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) realizan de manera conjunta las Reuniones Anuales, un evento en que miles de delegados de diferentes países del mundo se juntan para tratar los desafíos mundiales más acuciantes en la lucha contra la pobreza.

La resiliencia de la pampa argentina se fortalece en la cuenca del río Salado

Victor Vazquez Alvarez's picture


Después de varios días de lluvia en la provincia de Buenos Aires, no es extraño encontrar en la prensa nacional noticias e imágenes de campos anegados en la cuenca del río Salado. No llamaría tanto la atención si no fuera porque en esta zona al sur de Buenos Aires se produce el 25% de la carne y grano de Argentina. Y es que, por su geomorfología totalmente llana, en esta área del país los procesos de drenaje después de las lluvias son muy lentos, así que los campos permanecen inundados durante meses y los daños en la producción agropecuaria son cuantiosos.

Tarea pendiente: maestros que inspiren

Jaime Saavedra's picture
Jaime, con profesores que dedican sus vidas a la educación de alumnos con necesidades especiales en el Colegio de la Corporación Municipal del Campo Transitorio de Dharabi (Mumbai, India). (Photo: Marcela Gutierrez Bernal / World Bank)

El miércoles pasado se lanzó el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación. El mundo enfrenta una crisis de aprendizaje. En muchos países del mundo en desarrollo, los aprendizajes son insuficientes, las oportunidades de aprendizaje son desiguales, y el progreso es todavía muy lento. ¿Qué se necesita? Que los estudiantes lleguen a la escuela habiendo tenido una nutrición y un estímulo adecuado durante los primeros años de vida; escuelas bien administradas que generen un entorno conducente al aprendizaje; insumos adecuados para que esas escuelas operen de manera efectiva; y, lo más importante, maestros motivados y bien preparados.

Y es que hoy, en el siglo XXI, con la revolución de las comunicaciones y la tecnología, el elemento esencial para lograr un aprendizaje efectivo en el aula sigue siendo el maestro. Como se discute en el informe, la tecnología puede facilitar el proceso de aprendizaje, ayudando, por ejemplo, a que en el aula estudiantes con distintos niveles de competencia tengan el estímulo que necesitan para avanzar. Pero esto simplemente complementa a un maestro que debe de saber utilizar la tecnología. 

El futuro de las ocupaciones y las habilidades: ¿Un escenario brillante o sombrío para los trabajadores de baja calificación?

Rita Almeida's picture



Existe un creciente temor a que la automatización y otros avances tecnológicos lleven a la pérdida de empleo de trabajadores de baja calificación en países en desarrollo y al aumento de la desigualdad. Cada nueva ola de cambio tecnológico se ha enfrentado con predicciones sombrías. Los más críticos argumentan que el cambio tecnológico actual se produce a un ritmo sin precedentes y tendrá impactos más dramáticos en el futuro del trabajo ya que las nuevas tecnologías (incluyendo robots e inteligencia artificial) están reemplazando trabajadores más educados y tareas cognitivas y analíticas en mayor medida. Al mismo tiempo, muchos economistas sostienen que la adopción de nuevas tecnologías aumentará significativamente la productividad de las empresas e incrementará el empleo, al menos en el mediano plazo y bajo ciertas condiciones de política. El impacto de la adopción de tecnología sobre el nivel de empleo y sobre las habilidades requeridas para desempeñar cada ocupación es, en definitiva, una pregunta empírica.


Pages