Syndicate content

Brasil

¿Debería quedarme o debería irme? Cómo las transferencias en efectivo pueden afectar la migración

Ugo Gentilini's picture


Para 2050, unos 875 millones de personas habrán emigrado (PDF, en inglés) en el mundo, y por ello ha aumentado el interés acerca de la relación entre las políticas de desarrollo y un fenómeno tan complejo, como la migración. Increíblemente, las transferencias en efectivo, uno de los temas de desarrollo más candentes, no se incluyen en el debate.

El nuevo artículo Debería quedarme o debería irme, (PDF, en inglés) que escribí junto a Samik Adhikari, analiza la evidencia sobre cómo las prestaciones sociales basadas en efectivo afectan la movilidad interna o internacional de las personas.

Tres conclusiones llaman la atención.

17 cursos sobre ciudades y desarrollo urbano disponibles en línea, y en español

Ana I. Aguilera's picture
ISTOCK

Gracias a Internet y los avances tecnológicos de la última década, hoy en día es posible estudiar en las universidades más prestigiosas del mundo a una fracción del costo o incluso de manera gratuita. El auge de los MOOCs (cursos masivos abiertos en línea, por sus siglas en inglés) en años recientes ha sido notorio, atrayendo a muchos que antes solo podían optar por el sistema de formación presencial, hasta el punto de llegar a competir por una buena parte del mercado en el sector educativo profesional.

Para muchos latinoamericanos, especialmente aquellos dedicados a la gestión pública, estudiar en las mejores universidades del mundo solía ser un sueño inalcanzable, pero ahora es posible. Si bien los temas y cursos de formación son cada vez más diversos y asequibles, la mayoría son en inglés y existe poco contenido disponible en español.

Para atender esta problemática, en los últimos años diversas instituciones y bancos de desarrollo multilaterales han liderado esfuerzos para crear y hacer disponible este tipo de contenidos y cursos en línea a funcionarios públicos, académicos, estudiantes, ONGs y el público general. A través de alianzas con el Instituto Tecnológico de Monterrey, la Universidad de Los Andes en Colombia y otras de las universidades más prestigiosas de la región, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y CAF ofrecen una gran variedad de cursos en línea para ampliar la formación de profesionales en el campo del desarrollo sostenible de ciudades, disponibles a través de plataformas como EdX y Coursera.

El director hace la diferencia

Jaime Saavedra's picture
Los directores tienen que lidiar con los desafíos personales y académicos de cientos de estudiantes. (Foto: Sarah Farhat / Banco Mundial)​


Todas las escuelas son distintas. No hablo del edificio, del número de estudiantes, ni del enfoque pedagógico que siguen. Hablo del espíritu de la escuela. Al entrar a un buen colegio, uno a veces ve que todo está bien organizado y limpio. Los estudiantes se ven ocupados, y al mismo tiempo, felices. No necesariamente se observa disciplina estricta, idealmente, uno ve un caos organizado.

Cuando una escuela funciona bien, en gran medida se debe a que existe un buen director. El buen director establece una visión y objetivos para la escuela, y puede hacer de ella un espacio efectivo de desarrollo profesional y personal para los maestros, y un espacio de crecimiento, creatividad y descubrimiento para los alumnos.

Lograr que una escuela funcione bien es una tarea extremadamente compleja. Requiere que el director se constituya en un líder pedagógico de decenas de profesores, observándolos en el aula, monitoreando permanentemente su desempeño con sus alumnos y en su contribución al trabajo institucional. Así podrá el director desplegar las capacidades de su cuerpo docente de manera efectiva y darles apoyo en lo que necesiten. Requiere lidiar con cientos de estudiantes y sus retos personales y académicos; y con los padres de familia de esos estudiantes, que tienen sus propias expectativas sobre la escuela. Además, debe lidiar con los retos burocráticos, administrativos y financieros para hacer funcionar la institución. 

Nuestro sistema agroalimentario necesita información adecuada – ¿Cómo asegurar que eso suceda?

Diego Arias's picture
Photo: CIF Action/Flickr
Para la mayoría de la gente, ver el pronóstico del tiempo en la televisión es una actividad común, ocasionalmente divertida y sin riesgos.  ¡El meteorólogo hasta puede hacernos reír! Pero cuando el ingreso de una familia depende de la lluvia o la temperatura, el pronóstico es más que un programa informativo o entretenido.  La información puede ser la clave del éxito o del fracaso de un agricultor.  Los agricultores conocen los riesgos a enfrentar en el camino y entonces usan el pronóstico del tiempo y otros datos de precios, plagas y enfermedades, cambios en condiciones de crédito y regulaciones para planificar las fechas de cultivo, cosecha, venta, y el uso de insumos como fertilizantes y herbicidas para plantas, y vacunas y alimento para animales.

La disponibilidad y la calidad de dicha información de riesgos agrícolas son altamente importantes para los agricultores y el posible impacto de información puede resultar muy costosa, lo que resulta en decisiones erróneas y pérdidas de ingresos por parte del agricultor.  Los sistemas de información que no tienen fuentes confiables y/o tienen malos protocolos de procesamiento de datos, producen resultados en los cuales no se puede confiar.  En otras palabras, “basura que entra, basura que sale”.  La información es una parte integral de la gestión de riesgos agropecuarios, no solamente en el corto plazo para cubrirse contra eventos adversos, sino también en el mediano y largo plazo para adaptarse al cambio climático y poder adoptar prácticas resilientes.  Los programas de gestión de riesgos agropecuarios y de agricultura climáticamente inteligente (Climate Smart Agriculture en inglés) no tendrán mucho impacto a no ser que los agricultores puedan tener acceso a información confiable para la implementación de los cambios necesarios en el campo.

Invertir en sistemas de información de riesgos agropecuarios es una forma costo-efectiva de asegurarse que los agricultores – y otros actores de la cadena agroalimentaria – tomen las decisiones correctas.  Pero en una gran parte de los países, los sistemas de información de riesgos agropecuarios evidencian una gran falta de capacidad y escasez de financiamiento.  Por ejemplo, México, un país con un sector agropecuario importante, no tiene información de precios del mercado local de productos agrícolas como el maíz, y es por esto que un nuevo proyecto financiado por el Banco Mundial tiene como objetivo ayudar a resolver este problema.  Pero México no es el único.  Argentina acaba de resolver este problema, también con apoyo del Banco Mundial, con la creación de un Sistema de Información de Precios de Mercado para los 7 granos básicos.

¿Una nueva función para los bancos de desarrollo?

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Foto: Maria Fleischmann/Banco Mundial

A comienzos de este mes, en una reunión organizada por el Banco Mundial y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES), entidades financieras de desarrollo de todo el mundo hicieron un balance de cuál es su situación actual y en qué áreas creen que sus esfuerzos tienen mayor impacto.

Ahora que el mundo procura encontrar fondos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los bancos de desarrollo pueden desempeñar una función decisiva en la reducción de esa brecha. De hecho, pueden ayudar a convocar al sector privado y ser pilares de alianzas entre los sectores público y privado, en particular en el financiamiento de infraestructura.

Sin embargo, el uso indebido de los bancos de desarrollo puede causar peligros fiscales y distorsiones en el mercado crediticio. Para prevenir estos riesgos potenciales, los bancos de desarrollo necesitan un mandato bien definido, no estar sujetos a influencias políticas, enfocarse en abordar fallas del mercado importantes, concentrarse en áreas donde el sector privado no está presente, monitorear y evaluar las intervenciones y ajustarse tanto como sea necesario para garantizar el impacto y, por último, ser transparentes y rendir cuentas.

En la reunión, se debatieron principalmente dos temas: cómo aprovechar el capital privado y cómo crear nuevos mercados. Para apoyar el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas (pymes), los bancos de desarrollo usan garantías parciales de crédito al tiempo que facilitan que los prestamistas privados puedan crear mecanismos de crédito, proporcionar financiamiento y recaudar los préstamos otorgados. En los mercados con poca competencia, los bancos de desarrollo apoyan la creación de un ecosistema de prestamistas especializados en microempresas y pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) al cual proporcionan una fuente de financiamiento estable.

Uso de modelos macro para hacer simulaciones del crecimiento del empleo

Camilo Mondragon-Velez's picture

También disponible en: English

Los modelos macro tienen el objetivo de monitorear mejor el aumento del empleo en toda la economía
derivado de las inversiones y las intervenciones del sector privado. Foto: Yang Aijun/Banco Mundial.


Estamos desarrollando modelos macro de simulación (i) para evaluar cómo las inversiones y las intervenciones podrían generar empleos. Después del estudio denominado “Jobs Study”, (PDF, en inglés) realizado por la Corporación Financiera Internacional (IFC) (i) —la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado— se creó la Alianza Let’s Work (i) para desarrollar, perfeccionar y aplicar herramientas de estimación de los efectos directos, indirectos e inducidos del empleo. Los modelos macro son una de estas herramientas.

Burocracia electrónica: ¿pueden las tecnologías digitales impulsar la reforma de la administración pública?

Zahid Hasnain's picture
También disponible en: English
 
Arne Hoel/Banco Mundial.
 

“Al poner en práctica un sistema automatizado de gestión de los clientes, nos pusimos una soga al cuello. ¡Ahora tenemos que rendir cuentas!”.

Esta es la reflexión de un encargado de la empresa de suministro de agua y alcantarillado de Nairobi y grafica brevemente el impacto de MajiVoice, un sistema digital de registro de los reclamos de los clientes. Mediante este sistema los supervisores asignan los problemas a un trabajador determinado, se realiza el seguimiento de las soluciones y se informa a los clientes vía mensajes de texto. Como resultado, las tasas de solución de los reclamos se han duplicado, y el tiempo necesario para resolverlos ha disminuido en un 90 %.

La violencia de género y la infección por el VIH, dos epidemias que se interconectan en Brasil

Kristin Kay Gundersen's picture

Cada 15 segundos, (i) una mujer es víctima de violencia en Brasil, (i) y el 23 % de todas las mujeres brasileñas (PDF, en portugués) sufre violencia durante algún periodo de su vida. Las consecuencias que experimentan las víctimas de la violencia de género son numerosas y evidentes, sin embargo no han sido abordadas de manera amplia en el país. Esto conduce a la siguiente pregunta: ¿Las víctimas de violencia de género tienen un mayor riesgo de contagiarse con el VIH en Brasil?


En Brasil, 730 000 personas viven con VIH, (i) el mayor número de habitantes en América Latina y el Caribe. Brasil se encuentra, además, entre los 15 países (i) que representan el 75 % del total de personas contagiadas con VIH en todo el mundo. Aunque la epidemia de VIH en Brasil se califica como estable a nivel nacional, la incidencia aumenta en varias regiones geográficas y entre subgrupos de mujeres. (i)
 
Las tasas de violencia contra la mujer son especialmente altas en las regiones sudoriental y meridional (PDF, en portugués) del país. Estas regiones también tienen la mayor prevalencia de VIH, representando el 56 % y el 20 % de todas las personas que viven con VIH (i) en Brasil, respectivamente. En Brasil, la violencia y el VIH están claramente vinculados. (i) El 98 % de las mujeres que viven con VIH en Brasil denuncia haber sufrido violencia durante su vida y el 79 % haber padecido violencia antes de recibir su diagnóstico de VIH.


Pages