Syndicate content

Europa y Asia central

Una historia de resiliencia: Desde un viaje en un bote de goma en el mar a nadar en las Olimpíadas de Río

Bassam Sebti's picture


Un frío día en octubre de 2015, Rami Anis, de 24 años de edad, se subió a un bote de goma en el mar Egeo en Turquía. Su destino era Europa, y su meta era tener una vida mejor lejos de la guerra y el sufrimiento.

Al mirar a las personas que lo rodeaban en el bote, se horrorizó. Eran niños, hombres y mujeres. Nunca dejó de pensar que era probable que no lo consiguieran, aun cuando él es un nadador profesional.

“Porque con el mar no puedes jugar”, dijo el refugiado sirio.

Pero el 11 de agosto, en vez de estar preocupado de nadar en el mar, Rami participará en las competencias de natación en las olimpíadas. Él arribó de manera segura a Bélgica después de días de realizar un viaje desgarrador, desde Estambul a Esmirna; y luego de Esmirna a Grecia, antes de emprender una caminata a través de Macedonia, Serbia, Croacia, Hungría, Austria, Alemania y, finalmente, llegar a Bélgica.

Rami competirá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016, como integrante del equipo olímpico de refugiados —el primero de su tipo— y marchará con la bandera olímpica inmediatamente antes de la nación anfitriona, Brasil, durante la ceremonia de apertura.

Energía renovable, energía solar y proyectos de gran magnitud: Tendencias destacadas en nuevos datos sobre la participación privada en infraestructura

Clive Harris's picture

También disponible en: English


Muchos de ustedes ya conocen la base de datos sobre la participación privada en el sector de infraestructura (PPI), (i) que administra el Grupo de alianzas público-privadas. Como un recordatorio para quienes no lo saben, esta base de datos es un recurso muy completo que incluye más de 8000 proyectos con participación privada en 139 economías de ingreso mediano y bajo en el periodo comprendido entre 1990 y 2015, y que abarca los sectores del agua, la energía, el transporte y las telecomunicaciones.

El buen gobierno sienta las bases para acabar con la pobreza y la corrupción

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer conversa con la directora gerente y oficial principal de Operaciones, Sri Mulyani Indrawati, en el distrito de Nyabihu en Rwanda. Foto: © Simone D. McCourtie/Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

Hace 20 años, el Banco Mundial consideró que la lucha contra la corrupción (i) constituía una parte integral de la reducción de la pobreza, el hambre y las enfermedades. La decisión fue pionera entonces y sigue vigente hoy en día. La corrupción desvía recursos destinados a los pobres para dárselos a los ricos, genera una cultura de sobornos, y distorsiona los gastos públicos, desalentando a los inversionistas extranjeros y obstaculizando el crecimiento económico.

El impacto del precio del petróleo se siente más allá de las fronteras

Donna Barne's picture
Maquinas extractoras de petróleo en Rusia © Gennadiy Kolodkin/World Bank

Dos informes del Banco Mundial publicados recientemente —uno sobre los productos básicos y otro sobre las remesas— ayudan a comprender la dinámica existente hoy en el mundo. A medida que los precios del petróleo bajaban de más de USD 100 (dólares estadounidenses) por barril en junio de 2014 a apenas USD 27 en los últimos meses, el dinero que enviaban a casa las personas que trabajan en el extranjero en los países productores de petróleo también se reducía. Esta caída es una de las principales razones de la disminución en 2015 de las remesas hacia los países en desarrollo, registrándose la tasa de crecimiento más baja desde la crisis financiera de 2008 y 2009.

Investigar la violencia que sufren las refugiadas sirias

Bassam Sebti's picture
 ShutterstockA menudo él usaba un palo o un alambre de hierro para golpearla. El cuerpo de la mujer estaba cubierto de moretones, algunas veces de todos los tipos de colores. El esposo de Hamada, (i) frustrado por haber perdido su hijo y su trabajo en la guerra de Siria, dirigía su ira y depresión hacia la madre de sus hijos.

Es un hecho: la guerra es una de las muchas formas de violencia a la que son sometidas las mujeres, y para algunas refugiadas sirias se trata de una prolongación de lo que a ha estado sucediendo en su país devastado por un conflicto bélico. (i)

Ellas han sido golpeadas, (i) forzadas a mantener relaciones sexuales y se les ha ordenado no hablar nunca de esos hechos, o de lo contrario serán asesinadas por sus propios maridos.

El caso “Panama Papers” pone de relieve la necesidad de tener sistemas fiscales justos

Sri Mulyani Indrawati's picture

High-rises and hotel buildings in Panama City, Panama. © Gerardo Pesantez/World Bank

El escándalo denominado “Panama Papers” nos recuerda que ocultar la riqueza y evitar el pago de impuestos no es algo fuera de lo común ni —en muchos casos— ilegal.

Pero la embarazosa filtración de la información expone algo más: la confianza pública se quiebra cuando las empresas, los ricos y los poderosos pueden ocultar su dinero sin violar la ley. Si no se aborda esta infracción, los que no son lo suficientemente ricos como para ocultar el dinero estarán menos dispuestos a pagar y contribuir al contrato social en el que se intercambian impuestos por servicios de calidad.

“Queremos a nuestras hijas, pero necesitamos un hijo”

Giorgia DeMarchi's picture


Este refrán captura el sentimiento común que hay en Armenia, y que es un aspecto central del creciente problema de la desigualdad en la proporción de nacimientos de niños y niñas en el país. Actualmente, en Armenia nacen 114 hombres por cada 100 mujeres —número superior a la tasa natural de 105—, lo que constituye una de las cifras más desproporcionadas en el mundo. Hace poco, nos reunimos con grupos en Armenia para averiguar las causas fundamentales de la preferencia por los hijos varones, con la esperanza de ayudar a encontrar una solución eficaz en materia de políticas.

Fragilidad, conflicto y desastres naturales: ¿Un planteamiento único sobre la resiliencia?

Francis Ghesquiere's picture
Un representante de la Unión Europea (EU) evalúa los daños en un edificio de departamentos
en Ucrania. Crédito: UE.

Es una idea simple pero esencial: las guerras y los desastres están vinculados, y los nexos existentes deben ser analizados para mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

De manera alarmante, el número total de casos de desastres —y las pérdidas económicas asociadas a estos— continúa aumentando. Esta tendencia ha sido impulsada por el crecimiento de la población, la urbanización y el cambio climático, subiendo los daños económicos de USD 50 000 millones en los años ochenta a entre USD 150 000 millones y USD 200 000 millones anuales en la actualidad. Pero hay otro dato: más de la mitad de las personas que sufren impactos de peligros naturales vive en Estados frágiles o afectados por conflictos.

Refugiados sirios usan cuatro herramientas disponibles en los teléfonos inteligentes para llegar a Europa de manera segura

Bassam Sebti's picture
Yusuf, un refugiado sirio, sostiene su teléfono inteligente, al cual califica como “la cosa más importante”.
Él cuenta que con este aparato puede llamar a su padre, que vive en Siria. © B. Sokol/ACNUR.

Si se mira dentro del equipaje de todos los refugiados, (i) que viajan en una embarcación con destino a Europa poniendo en peligro sus vidas, se podrán ver unas pocas pertenencias que varían entre un refugiado y otro. Sin embargo, hay una cosa que todos llevan consigo: un teléfono inteligente.

Estos refugiados han sido criticados por poseer teléfonos inteligentes, (i) pero lo que los críticos no entienden es que los refugiados consideran estos aparatos caros como su principal salvavidas para salir al mundo exterior, y una importante ayuda para escapar de la guerra y la persecución. También estos dispositivos les permiten contar sus historias al mundo y narrar lo que se ha catalogado como la crisis de refugiados más grave desde la Segunda Guerra Mundial. (i)

Cómo convertirse en un innovador digital en Pakistán

Anna O'Donnell's picture
 Empower Pakistan/Banco Mundial



Hoy es posible casi en cualquier lugar del mundo —si se cuenta con acceso a un computador y a Internet— trabajar en proyectos internacionales, aprender en cursos en línea o colaborar con otros jóvenes en todo el planeta.
Este tipo de comunidades conectadas puede ser una gran solución a corto plazo para algunos de los problemas que tiene Pakistán en cuanto a la creación de empleo.


Pages