Syndicate content

Mundo

Cinco conferencias TED que me sirvieron de inspiración

Jim Yong Kim's picture
Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial en la conferencia TED Talk
Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial en la conferencia TED 


En abril pasado, tuve el honor de ofrecer una conferencia TED en Vancouver, Canadá. Las charlas TED tienen el objetivo de inspirar y difundir ideas, y el tema de este año –“The Future Us”– explora qué le depara al mundo el futuro.

La inteligencia artificial, la robótica y otros avances tecnológicos resultan muy prometedores, pero estos cambios suceden a una velocidad vertiginosa. Temo que muchos de nosotros no estamos preparados. Existe aún demasiada pobreza y desigualdad en el mundo, y tenemos mucho trabajo por hacer para ofrecer oportunidades a todos.

Vincular el cambio climático y la salud para lograr mejores resultados de desarrollo

James Close's picture
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China. Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China.
Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.


El cambio climático ya tiene efectos reales y medibles en la salud humana y se cree que esos impactos aumentarán. Los países de ingreso bajo y mediano sufren las peores repercusiones, dado que son más vulnerables a los cambios en el clima y tienen una menor capacidad de adaptación debido a sus deficientes sistemas de salud e infraestructura. La buena noticia es que los efectos acumulativos del cambio climático en la salud se han debatido de manera amplia durante décadas y se comprenden mejor.

Agregar en el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible datos sobre agua potable recolectados durante la fase de los objetivos de desarrollo del milenio

Libbet Loughnan's picture

Este blog forma parte de una serie que acompaña al Atlas 2017 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En respuesta a las preguntas frecuentes de quienes tratan de familiarizarse con el método de seguimiento de la meta número 1 del ODS 6, usamos este blog para analizar más a fondo el panorama general presentado en el Atlas.

Aquí solo examinaremos el nuevo indicador sobre el agua: “El porcentaje de la población que utiliza servicios de agua potable gestionados de manera segura”, definido como una fuente de agua potable mejorada y tal como se definió en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM). Esto significa: 

  • ubicada en las instalaciones donde se necesita;
  • disponible cuando se necesita, y
  • cumple con normas de materia fecal (cero E. coli en una muestra de 100 ml de la fuente de agua potable doméstica) y sustancias químicas prioritarias.

Estos cambios reflejan la evolución del consenso mundial sobre qué aspectos se pueden controlar mejor para respaldar el desarrollo, y se han diseñado para indicar oportunidades, como representar el ciclo completo del agua y la ruta fecal oral, cuantificar cuestiones que eran menos visibles a través de la perspectiva de los ODM, y fundamentar medidas para cumplir metas nacionales, así como los dos objetivos del Grupo Banco Mundial y los ODS. Es decir, siempre y cuando los datos se recopilen.

Hasta que no se incorporen las mediciones adicionales en las encuestas de hogares, la falta de datos implica que solo es posible obtener por el momento información limitada sobre cómo el cambio al marco de los ODS evolucionará en diversos países. Como se señaló en un reciente blog, (i) mediante diagnósticos de la pobreza relacionados con los servicios de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene (WASH) se está apoyando la aplicación de las nuevas mediciones de los ODS. Este tipo de estudios fueron impulsados por los Departamentos de Prácticas Mundiales de Agua y de Reducción de la Pobreza y Promoción de la Equidad del Banco Mundial. Los diagnósticos no han ayudado solo a poner de relieve las carencias de pruebas, sino que también han permitido establecer alianzas exitosas para recopilar mediciones críticas de los ODS en Etiopía, Tayikistán, Nigeria, República Democrática del Congo (RDC), y la Ribera Occidental y Gaza, así como en Ecuador.
 
En los diagnósticos mencionados también se ha involucrado a los países para que ayuden a relacionar sus datos históricos con el nuevo marco. De la misma manera que en el caso de la producción de datos, esta actividad se fundamenta en el Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento, (i) lo que ayuda a facilitar la aceptación de los resultados en el seguimiento oficial de los ODS.
 
Existen elementos simples para esto: el agua potable “mejorada” tal como se definió en los ODM y el componente “en las instalaciones” de la fase de los ODM (“el agua corriente en las instalaciones”) contribuyen a establecer algunos de los elementos básicos de la categoría de los ODS denominada “gestionada de manera segura”.
 
Muchos países también tienen algunos datos relacionados con la distancia, es decir si una fuente de agua potable se encuentra ubicada a 30 minutos (viaje de ida y vuelta) o más lejos. Aunque no forma parte del indicador binario de los ODS, esto se usará de manera rutinaria para distinguir entre agua potable “básica” y agua potable de peor calidad. ¡Imagine que en su vida cotidiana usted depende del agua obtenida en un lugar que se encuentra a más de 30 minutos de su casa!
 
Los indicadores “disponible cuando se necesita” y “cumple con normas de materia fecal y sustancias químicas de alta prioridad” son nuevos en el marco de seguimiento mundial.
 
Los datos parciales existentes sobre el seguimiento de los ODS, junto con el sentido común, nos ayudan a entender la disminución del número (y el porcentaje) de personas que se ha verificado que tienen el nuevo tipo de acceso. Pero el elemento clave para aumentar la cobertura entre las diversas poblaciones es incalculable y menos predecible si no se tienen datos. Este gráfico amplía el gráfico 6c presentado en el Atlas:

¿Una política habitacional que casi se podría pagar sola? La renovación de viviendas puede ser una solución

Luis Triveno's picture
También disponible en: English


La demanda de viviendas decentes, asequibles —y seguras— para las poblaciones urbanas cada vez más numerosas es un problema que preocupa a los Gobiernos con dificultades financieras en todo el mundo en desarrollo. De acuerdo a la empresa de consultoría McKinsey & Company, un tercio de la población urbana del mundo —1600 millones de personas— tendrá dificultades para obtener una vivienda digna antes de 2025.

Sin embargo, los responsables de formular políticas habitacionales han socavado su capacidad de aumentar rápidamente la oferta de buenas viviendas, al aceptar el mito que siempre es mejor construir nuevas viviendas en vez de mejorar las ya existentes.

Gráfica: Pronóstico de crecimiento mundial alcanzará el 2,7 % en 2017

Tariq Khokhar's picture

El Grupo Banco Mundial prevé que el crecimiento económico mundial se fortalecerá hasta ubicarse en el 2,7 % en 2017 debido a que el repunte de las manufacturas y el comercio, el aumento de la confianza del mercado y la estabilización de los precios de los productos básicos permitirán restablecer el crecimiento en las economías en desarrollo y en los mercados emergentes exportadores de dichos productos. Se espera que el crecimiento en las economías avanzadas se acelere al 1,9 % en 2017 y el crecimiento en los mercados emergentes y las economías en desarrollo repunte hasta situarse en un 4,1 % este año, superando el 3,5 % registrado en 2016. Lea más y descargue el informe completo (i).

Diez gráficos del informe Perspectivas económicas mundiales (junio de 2017)

Global Macroeconomics Team's picture



El Banco Mundial prevé que el crecimiento económico mundial se fortalecerá hasta ubicarse en el 2,7 % en 2017 debido a que el repunte de las manufacturas y el comercio, el aumento de la confianza del mercado y la estabilización de los precios de los productos básicos permitirán restablecer el crecimiento en las economías en desarrollo y en los mercados emergentes exportadores de dichos productos. El crecimiento de las economías avanzadas se acelerará hasta llegar al 1,9 % en 2017, lo que beneficiará también a los socios comerciales de dichos países. En este contexto de mejores condiciones del financiamiento en el ámbito internacional y una mayor estabilización de los precios de los productos básicos, el crecimiento de los mercados emergentes y las economías en desarrollo en su conjunto repuntará hasta situarse en un 4,1 % este año, superando el 3,5 % registrado en 2016. No obstante, este panorama presenta también riesgos importantes, que incluyen la posibilidad de mayores restricciones en el comercio, la incertidumbre en materia de políticas monetarias y fiscales y, en el largo plazo, la debilidad persistente de la productividad y del aumento de las inversiones.

El turismo sostenible puede impulsar la economía azul: invertir en la salud de los mares es sinónimo de generar riqueza oceánica

Rob Brumbaugh's picture
© The Nature Conservancy

El turismo, una de las mayores industrias del mundo, contribuye con billones de dólares a la economía mundial y apoya los medios de subsistencia de aproximadamente 1 de cada 10 personas en todo el planeta. En muchos países, tanto con economías desarrolladas como con economías en desarrollo, se considera al turismo un motor de crecimiento económico y un medio para aumentar el patrimonio de las personas y las comunidades, que de otra manera tendrían dificultades para crecer y prosperar.
                                                    
Gran parte del sector del turismo depende del mundo natural, de los hermosos paisajes terrestres y marinos que visitan los turistas en busca de tranquilidad, descanso y una conexión directa con la naturaleza. El turismo costero y marino representa una proporción considerable de la industria turística y es un componente importante de la creciente y sostenible economía azul, que contribuye con más de 6,5 millones de empleos, ocupando el segundo lugar después de la pesca industrial. Se proyectan tasas de crecimiento mundial de más de 3,5 % y se calcula que para 2030 el turismo costero y marino constituirá el mayor segmento de valor agregado de la economía oceánica con un 26 %.

El próximo horizonte de los programas de redes de protección social

Michal Rutkowski's picture
Se ha duplicado el número de países en desarrollo que proporcionan programas de protección social a sus ciudadanos. ¿Qué provoca este aumento? Foto: Mohammad Al-Arief/Banco Mundial.

Las redes de protección social —donaciones en efectivo que se entregan regularmente a los hogares pobres a cambio de que los niños asistan a la escuela o sean sometidos a exámenes periódicos de salud— se han convertido en una de las estrategias más eficaces de reducción de la pobreza, ayudando a los pobres y vulnerables a afrontar crisis y catástrofes. Cada año, los programas de este tipo en los países en desarrollo ayudan a salir de la pobreza absoluta a unos 69 millones de personas y mejoran la situación de unos 97 millones de habitantes ubicados en el 20 % más pobre de la población, lo que constituye un aporte considerable a la lucha mundial contra la pobreza.

Replantear el financiamiento para el desarrollo a fin de atender las crecientes aspiraciones

Jim Yong Kim's picture
Foto © Dominic Chavez/Banco Mundial.

 

Prácticamente en todos los lugares del mundo se pueden ver personas con teléfonos celulares y computadoras. A medida que Internet y los medios sociales conectan a más personas, ellas saben con exactitud cómo viven los demás.

El conocimiento de las condiciones de vida de otras personas, en los propios países y en el extranjero, está generando una convergencia mundial de aspiraciones. Pero estas aspiraciones no se refieren solo a cosas que tienen otras personas, sino a demandas de oportunidades que demasiadas personas no tienen.

Se prevé un aumento de los precios de productos básicos industriales, como la energía y los metales

John Baffes's picture

También disponible en: English

En la edición de abril de su informe Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los mercados de productos básicos), el Banco Mundial prevé que los precios de la mayoría de los productos básicos industriales, especialmente la energía y los metales, aumentarán en 2017 mientras que los precios agrícolas se mantendrán estables.

Se proyecta que los precios del petróleo crudo, que se observan con suma atención, subirán de USD 43 por barril en 2016 a un promedio de USD 55 por barril en 2017, llegando a USD 60 por barril en 2018. El pronóstico se mantiene desde octubre y refleja, por una parte, los efectos equilibradores de los recortes de producción acordados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores y, por otra, un repunte más rápido de lo esperado del sector del petróleo de esquisto de Estados Unidos. La demanda mundial de petróleo sigue aumentando con solidez, aunque a un menor ritmo que el alza abrupta de 2015 ocasionada por los precios más bajos del petróleo.


Pages