Syndicate content

solidaridad

Los refugiados encuentran un nuevo hogar en Uganda

Björn Gillsäter's picture
También disponible en: English | Français 
Los refugiados encuentran un nuevo hogar en Uganda

Nuestro avión aterrizó en una pista casi de tierra, construida de manera precaria entre los arbustos en el distrito de Adjumani (norte de Uganda), que limita al noroeste con Sudán del Sur. En este distrito viven unos 227 000 refugiados, que representan alrededor del 60 % de la población total. Inmediatamente después de desembarcar, manejamos a través de un camino de tierra, rodeado de campos de maíz, plantaciones de plátano y árboles de mangos y que formaban una densa cobertura vegetal separada por estrechos senderos conducentes a chozas de barro. A medida que nos acercábamos al centro del distrito, traté de detectar las señales habituales de los barrios de refugiados, tales como cercas u otro tipo de demarcaciones.

No había ninguna.

En vez de ello, y para mi grata sorpresa, no existen zonas cercadas para los refugiados. Ellos viven junto a la población local. Este enfoque integrador no se limita a Adjumani. De hecho, Uganda ha sido elogiada por tener la política de refugiados más compasiva en el mundo. Aquí, se recibe cálidamente a los refugiados; se les entregan provisiones y parcelas de tierra, y se les anima a integrarse en la sociedad. Mientras viajaba por los caminos de tierra, era imposible distinguir entre las viviendas de los lugareños y los asentamientos de los recién llegados. También se comparten los servicios públicos comunitarios, tales como hospitales, clínicas de salud, escuelas, suministro de energía, agua potable y otros servicios.

Incluso la palabra “campamento” es mal vista por los funcionarios gubernamentales, quienes orgullosamente llaman “asentamientos” a los albergues.

Como representante especial del Grupo Banco Mundial (GBM) ante las Naciones Unidas, viajé a este país el mes pasado para participar en la Cumbre de Solidaridad sobre Refugiados en Uganda. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, convocaron a la comunidad internacional para llamar la atención sobre la situación en Uganda.

Música de Mozart cautiva al Banco Mundial y al FMI

Patrick Kabanda's picture

Algo curioso ocurrió hace poco en las sedes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la ciudad de Washington. Nada menos que la música de Mozart se apoderó de las dos instituciones. El compositor austríaco del siglo XVIII emergió con su Gran Misa en do menor, K. 427, envolviendo los modernos pasillos de acero y cristal del Banco y del FMI. El resultado fue un sonido majestuoso y glorioso, en el nombre del desarrollo.
 
Este ambicioso proyecto, que involucró al Coro del Banco Mundial y del FMI, (i) una orquesta y dos solistas, te podría hacer pensar qué están haciendo los “banqueros mundiales” con ese tipo de música. ¿Por qué será? Clay Wescott, el presidente del coro, al introducir las presentaciones dio la siguiente respuesta: “Apreciar la cultura en todas sus diversas formas es central para conseguir los objetivos del Banco de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una generación e impulsar la prosperidad compartida”, dijo.

Demostración de la solidaridad pragmática a través de los deportes y más allá

Adam Russell Taylor's picture
Demonstrating Pragmatic Solidarity through Sports and Beyond
Los organizadores del Partido por la Paz presentan las camisetas de fútbol del papa Francisco. Crédito: Partido por la Paz.

El 1 de septiembre, las principales estrellas de fútbol de muchos credos se reunirán para jugar un decisivo Partido Interreligioso por la Paz (i)  apoyado por Connect4Climate (i) del Grupo del Banco Mundial. 
 
En su máxima expresión, el deporte posee el poder de sacar a relucir lo mejor del espíritu humano, especialmente en los momentos en que los atletas exhiben un notable trabajo en equipo y espíritu deportivo. Al reafirmar aspiraciones comunes, la religión y el deporte comparten la gran capacidad de reunir a las personas más allá de las fronteras de raza, nacionalidad, ingresos y otros aspectos.