Syndicate content

Agriculture and Rural Development

Para transformar la extensión agropecuaria, demos participación a los jóvenes

Hope Mpata's picture
​© Neil Palmer/CIAT  ​
© Neil Palmer/CIAT

Durante la semana de Extensión Agropecuaria de África, celebrada hace poco en Durban, se escuchó repetidamente una frase: "En África la demanda de alimentos está aumentando y se espera que se duplique para 2050". Es por esto que vemos oportunidades de crecimiento continuo y de empleo en la cadena de valor de la agricultura y es también el motivo por el cual la extensión agropecuaria (o la capacitación) resulta más importante que nunca.

Una oportunidad para reinventar nuestro sistema alimentario, además de potenciar el capital humano

Robert Jones's picture
Una mujer selecciona las algas marinas que ha recolectado en Rote (Indonesia). © Robert Jones
Una mujer selecciona las algas marinas que ha recolectado en Rote (Indonesia). © Robert Jones
© Robert Jones



Informe del Banco Mundial: en noviembre aumentaron los precios de la energía y bajaron los precios de las bebidas y los fertilizantes

John Baffes's picture
También disponible en: English | Français 

Los precios de los productos básicos energéticos aumentaron un 8 % en noviembre —la quinta alza mensual consecutiva— impulsados por un incremento de 9 % en los precios del petróleo, según el informe denominado Pink Sheet del Banco Mundial.

Los precios de la agricultura registraron avances mínimos, ya que el descenso de un 1 % en las bebidas se equilibró con el aumento de un 1 % en los precios de los alimentos, y en particular se registró una baja de 12 % en el precio del caucho natural y de un 2 % en el precio del algodón. Los precios de los fertilizantes descendieron un 3 % impulsados por una caída de 6 % en los precios de la urea.

Los precios de los metales y minerales no experimentaron cambios. Los incrementos en los precios del níquel y del mineral de hierro se equilibraron con los descensos en los precios del plomo y el aluminio. Los precios de los metales preciosos aumentaron levemente.

El Pink Sheet (i) es un breve informe mensual en que se monitorean las variaciones de los precios de los productos básicos.


¿Puede la agricultura crear oportunidades de empleo para los jóvenes?

Luc Christiaensen's picture
También disponible en: English | Français 
 


La agricultura sigue ofreciendo muchas oportunidades de trabajo dentro y fuera de las explotaciones agrícolas. ¿Puede la agricultura proporcionar oportunidades de empleo para los jóvenes?
 
Es probable que la tecnología y la Internet —y no la agricultura o la ganadería— sean las primeras cosas que vienen a la mente cuando se piensa en el futuro del trabajo (i) para los jóvenes. Esto tiene sentido desde un punto de vista histórico, ya que la agricultura prescinde de la mano de obra cuando los países se desarrollan. Y las maneras tradicionales de producir alimentos no parecen particularmente atractivas. Sin embargo, la tecnología y la Internet también abren oportunidades para la agricultura, y la urbanización y los cambios en la dieta exigen nuevas formas de procesar, comercializar y consumir nuestros alimentos. Entonces, ¿puede la agricultura proporcionar oportunidades de empleo para la juventud?

Agricultura 2.0: cómo la “Internet de las cosas” puede revolucionar el sector agrícola

Hyea Won Lee's picture
También disponible en: English | Français 
To Hoai Thuong (izq.) y Nguyen Van Khuyen (der.). Foto: Flore de Preneuf/Banco Mundial.

El año pasado mostramos cómo los agricultores vietnamitas en el delta del río Mekong se están adaptando al cambio climático. Presentamos a dos camaroneros: Nguyen Van Khuyen, que perdió su producción de camarones debido a que una estación excepcionalmente seca aumentó la salinidad del agua de su estanque, y a To Hoai Thuong, que logró mantener los niveles normales de producción añadiendo agua dulce a su estanque camaronero. Supongamos ahora que Nguyen diluyó su estanque este año, en que se ha registrado de nuevo una estación muy seca. Eso sería un buen comienzo, pero habría que enfrentar otras cuestiones prácticas. Por ejemplo, ¿qué cantidad de agua dulce debería agregar y cuándo debería hacerlo? ¿Con qué frecuencia debería examinar la salinidad del agua? ¿Y qué pasaría si no estuviera en su casa?

Los seguros basados en índices tienen impacto en el desarrollo donde más se necesita

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Foto: Dasan Bobo, Banco Mundial.

Muchas poblaciones en el mundo son vulnerables a las crisis climáticas como sequías, inundaciones, lluvias irregulares y desastres naturales. Para estos países, ciudades y comunidades, los seguros basados en índices son una herramienta de gestión de riesgos fundamental que permite a las víctimas de tales crisis seguir teniendo acceso a financiamiento y aumentar su resiliencia frente a futuros riesgos. (i)
 
Los seguros basados en índices, o paramétricos, pagan beneficios sobre la base de un índice predeterminado en caso de pérdidas de activos e inversiones ocasionadas por fenómenos meteorológicos o catastróficos. En contraste, los seguros tradicionales se basan en evaluaciones de los daños reales. 

Nuestro sistema agroalimentario necesita información adecuada – ¿Cómo asegurar que eso suceda?

Diego Arias's picture
Photo: CIF Action/Flickr
Para la mayoría de la gente, ver el pronóstico del tiempo en la televisión es una actividad común, ocasionalmente divertida y sin riesgos.  ¡El meteorólogo hasta puede hacernos reír! Pero cuando el ingreso de una familia depende de la lluvia o la temperatura, el pronóstico es más que un programa informativo o entretenido.  La información puede ser la clave del éxito o del fracaso de un agricultor.  Los agricultores conocen los riesgos a enfrentar en el camino y entonces usan el pronóstico del tiempo y otros datos de precios, plagas y enfermedades, cambios en condiciones de crédito y regulaciones para planificar las fechas de cultivo, cosecha, venta, y el uso de insumos como fertilizantes y herbicidas para plantas, y vacunas y alimento para animales.

La disponibilidad y la calidad de dicha información de riesgos agrícolas son altamente importantes para los agricultores y el posible impacto de información puede resultar muy costosa, lo que resulta en decisiones erróneas y pérdidas de ingresos por parte del agricultor.  Los sistemas de información que no tienen fuentes confiables y/o tienen malos protocolos de procesamiento de datos, producen resultados en los cuales no se puede confiar.  En otras palabras, “basura que entra, basura que sale”.  La información es una parte integral de la gestión de riesgos agropecuarios, no solamente en el corto plazo para cubrirse contra eventos adversos, sino también en el mediano y largo plazo para adaptarse al cambio climático y poder adoptar prácticas resilientes.  Los programas de gestión de riesgos agropecuarios y de agricultura climáticamente inteligente (Climate Smart Agriculture en inglés) no tendrán mucho impacto a no ser que los agricultores puedan tener acceso a información confiable para la implementación de los cambios necesarios en el campo.

Invertir en sistemas de información de riesgos agropecuarios es una forma costo-efectiva de asegurarse que los agricultores – y otros actores de la cadena agroalimentaria – tomen las decisiones correctas.  Pero en una gran parte de los países, los sistemas de información de riesgos agropecuarios evidencian una gran falta de capacidad y escasez de financiamiento.  Por ejemplo, México, un país con un sector agropecuario importante, no tiene información de precios del mercado local de productos agrícolas como el maíz, y es por esto que un nuevo proyecto financiado por el Banco Mundial tiene como objetivo ayudar a resolver este problema.  Pero México no es el único.  Argentina acaba de resolver este problema, también con apoyo del Banco Mundial, con la creación de un Sistema de Información de Precios de Mercado para los 7 granos básicos.

Ampliar las inversiones relacionadas con el clima requerirá innovaciones en cinco áreas clave

Alzbeta Klein's picture
También disponible en: English



Simplemente pregunte a los inversores: las empresas de los mercados emergentes ya no pueden permitirse ignorar los riesgos que plantea el cambio climático a sus finanzas. El cambio climático, que incluye fenómenos meteorológicos cada vez más frecuentes y severos, nuevas regulaciones y  preferencias cambiantes de los consumidores, está cambiando básicamente nuestra manera de hacer negocios. Las empresas y sus inversores buscan cada vez más oportunidades para iniciar la transición e invertir en carteras inteligentes en relación con el clima.


Pages