Syndicate content

Climate Change

La siguiente fase de la acción forestal

Julia Bucknall's picture
© Andrea Borgarello/Banco Mundial
© Andrea Borgarello/World Bank

El año pasado, más de 100 países incorporaron medidas relacionadas con el cambio del uso del suelo y los bosques en sus contribuciones determinadas a nivel nacional para combatir el cambio climático.
En el Banco Mundial, estamos entusiasmados de participar en la siguiente fase de las medidas que se adopten en el sector forestal. En abril de 2016, dimos a conocer tanto un Plan de Acción Forestal como un Plan de Acción sobre el Cambio Climático que tienen un enfoque más holístico y ambicioso acerca de los bosques. Propusimos poner énfasis en inversiones dirigidas a la gestión forestal sostenible y la restauración de los bosques para aumentar las oportunidades económicas de la personas que viven en las zonas forestales y cerca de ellas, y también para ayudar a los países a planificar sus inversiones, en sectores como la agricultura, la energía y el transporte, de una manera más meditada e inteligente en relación con los bosques con el fin de maximizar los beneficios de sus activos forestales.

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture

También disponible en : InglésChino

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Preparado por Stephen A. Hammer, (i) gerente de políticas relacionadas con el clima del equipo de políticas dependiente del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático (GCCPT)
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.
Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?

#EsPosible poner fin a la pobreza

Christine Montgomery's picture

Acabar con la pobreza está a nuestro alcance. El porcentaje de personas que viven en pobreza extrema en el mundo ha caído a más de la mitad desde 1990, gracias a los esfuerzos sostenidos de innumerables individuos, organizaciones y naciones.

Show us how #ItsPossible.

Invertir en la gestión de riesgos financieros antes de las crisis ayuda a atenuar las necesidades de recuperación posteriores a los desastres

Gloria M. Grandolini's picture
Una niña en un centro de evacuación en Filipinas en el año 2009. Fotografía: Jerome Ascano/Banco Mundial.

Dado que los desastres (i) naturales pueden producirse en cualquier momento y en cualquier lugar, hacer preparativos a largo plazo es mucho más eficaz que tratar por todos los medios de responder a una crisis. Me di cuenta de ello cuando el huracán Mitch hizo estragos en Honduras y mi abuela debió ser evacuada porque el río había llegado hasta el primer piso de su casa.

A medida que el cambio climático exacerba los fenómenos meteorológicos en gran parte del planeta, los países recurren al apoyo del Grupo Banco Mundial para mejorar su resiliencia física y financiera a los desastres.

Estamos trabajando cada vez más con los Gobiernos para fortalecer la planificación financiera y la gestión de riesgos antes de que ocurran los desastres, y no solo con el fin de reunir fondos para ayudar a los países a recuperarse luego de la catástrofe.

Los instrumentos basados en el mercado —como los seguros— pueden servir para amortiguar el efecto de los desastres naturales, ayudando a los países a evitar lo peor del impacto financiero de las crisis.

¡Luz, cámara, #ClimateAction!

Pabsy Pabalan's picture


“En la época cuando los dioses caminaban sobre la Tierra, una batalla épica se propagó entre la invasora civilización humana y las deidades del bosque…”. Esta es la frase con que comienza el avance oficial de la película Princesa Mononoke. (i)

Siempre he sido un fanática de Studio Ghibli, pero entre sus películas, la cinta Princesa Mononoke ha sido la que más me ha inspirado. Si no conoce la historia, puedo contarle que se trata de un príncipe que se involucra en una guerra entre la humanidad y los dioses. ¡El destino del mundo depende de una princesa del bosque! Sí, hay una valiente princesa del bosque en esta película. Gracias a su fuerte trama, sus interesantes personajes y elementos fantásticos, se convirtió en uno de los filmes más taquilleros en Japón. Como era de esperar, Mononoke me llevó a creer en héroes y en que se puede salvar al mundo.

Si le pregunto qué película cambió su vida o lo inspiró a actuar, supongo que me nombraría un éxito de taquilla, o tal vez un documental relacionado con una causa. Las historias nos llegan de una manera diferente a cada individuo. La pregunta más importante es: ¿adónde nos pueden conducir estas historias?

El ODS 6 sobre agua y saneamiento es esencial para el desarrollo sostenible

Stephane Dahan's picture
​​​​​​

Esta publicación forma parte de una serie de blogs relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (i) y los datos de la edición de 2016 de los Indicadores del Desarrollo Mundial.

El suministro de agua y el saneamiento se vinculan con numerosos factores de desarrollo

Pese a que el número de personas en el mundo sin acceso a una fuente mejorada de abastecimiento de agua se redujo a la mitad en los últimos 25 años, los países más pobres se esfuerzan por proporcionar agua potable y saneamiento adecuado a todos sus ciudadanos de una manera sostenible. En 2015, un poco más de la cuarta parte de la población en los países de ingreso bajo tenía acceso a servicios de saneamiento mejorados, en comparación con poco más de la mitad en los países de ingreso mediano bajo. Proveer agua y saneamiento ya no es solo un desafío en materia de prestación de servicios, sino que esto se vincula estrechamente con el cambio climático, la gestión de los recursos hídricos, y la escasez y la calidad del agua.

Proteger la vida en la tierra para proteger a los pobres

Mahyar Eshragh Tabary's picture


Esta publicación forma parte de una serie de blogs (i) relativo a  los objetivos de desarrollo sostenible y los datos de la edición 2016 de los Indicadores del desarrollo mundial.

Los bosques cubren el 30 % de la tierra, pero alrededor de 13 millones de hectáreas desaparecen cada año, pese a los esfuerzos por protegerlos. Entre 1990 y 2015, el mundo perdió más de 129 millones de hectáreas (más del 3 % de su área forestal). A pesar de los esfuerzos por proteger los bosques, los hábitats naturales y la diversidad biológica, los impactos de la actividad humana en el medio ambiente continúan afectando a las comunidades más pobres del mundo, y la deforestación, la desertificación y la pérdida de biodiversidad están planteando grandes desafíos. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 procura “proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, manejar los bosques de manera sostenible, luchar contra la desertificación, y detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica”.

Surge la esperanza para los más pobres del mundo en Myanmar

Axel van Trotsenburg's picture

Aung San Suu Kyi, state counselor and minister of foreign affairs for Myanmar, addresses an IDA 18 replenishment meeting on June 21, 2016. © Aung San/World Bank

Daw Aung San Suu Kyi, consejera de Estado de Myanmar y ganadora del Premio Nobel de la Paz, se dirigió a representantes de Gobiernos de países ricos y pobres durante una reunión realizada esta semana en Myanmar. En la ocasión, ella dijo que para reducir la pobreza y garantizar que todos se beneficien del crecimiento económico se debe poner especial atención a los problemas de la fragilidad y el conflicto, el cambio climático, la igualdad de género, la creación de empleo y el buen gobierno.
 
Suu Kyi habló al inicio (i) de una reunión de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los más pobres, (i) en la cual donantes, representantes de los prestatarios y directivos del Grupo Banco Mundial buscan formas para lograr estos objetivos. Señaló que los habitantes de Myanmar constituyen la verdadera riqueza del país, y que ellos necesitan ser apoyados de la manera adecuada.

Los países más pobres enfrentan graves riesgos relacionados con el clima

Sri Mulyani Indrawati's picture

A man walks through a flooded rice field. © Nonie Reyes/World Bank

El agua marina aumenta en las costas de Bangladesh. (i) El suelo contiene mayor cantidad de sal (i) a medida que el mar invade la tierra. Como resultado de ello, los agricultores ven disminuir sus cultivos. Las comunidades se debilitan porque los adultos en edad de trabajar se van a las ciudades. Los peces de agua dulce desaparecen, provocando una reducción de la cantidad de proteína en las dietas de la población local. Y en la estación seca, las madres tienen que racionar el agua potable que dan a sus hijos para beber, llegando en algunas áreas a tan solo dos vasos al día.
 
El cambio climático, (i) por fin, está siendo tomado con seriedad en el mundo desarrollado, no obstante en general es visto como una amenaza futura que debe abordarse en los próximos años. Para las personas pobres en los países pobres, en particular aquellas que viven en las zonas costeras, los deltas de los ríos o islas, este problema es un peligro claro y actual y, cada vez más, una realidad que tiene una posición dominante.


Pages