Syndicate content

Climate Change

¿Cómo lucen las “ciudades sostenibles”, según usted? Participe en nuestro concurso mundial de fotografías que se extiende hasta el 6 de octubre

Dini Djalal's picture
También disponible en: English | العربية | 中文 | Français
¿Cómo lucen las “ciudades sostenibles”, según usted? Participe en nuestro concurso mundial de fotografías que se extiende hasta el 6 de octubre


La Plataforma Mundial para las Ciudades Sostenibles (GPSC), (i) una iniciativa que reúne a ciudades de todos los continentes que se esfuerzan por lograr un desarrollo sostenible y resiliente, tiene como objetivo construir ciudades y comunidades saludables y eficientes que continúen prosperando durante generaciones.
 
¿Cómo lucirían estas ciudades y comunidades, según usted? La GPSC, las ciudades asociadas de la plataforma y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) (i) lo invitan a participar en un concurso de fotografías que busca ilustrar el tema de la sostenibilidad con imágenes.
 
Usted puede compartir su visión al respecto enviando fotos de aspectos de su ciudad que representen la sostenibilidad, o instantáneas que capten el desarrollo urbano inclusivo, resiliente y sostenible.

Los seguros basados en índices tienen impacto en el desarrollo donde más se necesita

Ceyla Pazarbasioglu's picture
Foto: Dasan Bobo, Banco Mundial.

Muchas poblaciones en el mundo son vulnerables a las crisis climáticas como sequías, inundaciones, lluvias irregulares y desastres naturales. Para estos países, ciudades y comunidades, los seguros basados en índices son una herramienta de gestión de riesgos fundamental que permite a las víctimas de tales crisis seguir teniendo acceso a financiamiento y aumentar su resiliencia frente a futuros riesgos. (i)
 
Los seguros basados en índices, o paramétricos, pagan beneficios sobre la base de un índice predeterminado en caso de pérdidas de activos e inversiones ocasionadas por fenómenos meteorológicos o catastróficos. En contraste, los seguros tradicionales se basan en evaluaciones de los daños reales. 

Nuestro sistema agroalimentario necesita información adecuada – ¿Cómo asegurar que eso suceda?

Diego Arias's picture
Photo: CIF Action/Flickr
Para la mayoría de la gente, ver el pronóstico del tiempo en la televisión es una actividad común, ocasionalmente divertida y sin riesgos.  ¡El meteorólogo hasta puede hacernos reír! Pero cuando el ingreso de una familia depende de la lluvia o la temperatura, el pronóstico es más que un programa informativo o entretenido.  La información puede ser la clave del éxito o del fracaso de un agricultor.  Los agricultores conocen los riesgos a enfrentar en el camino y entonces usan el pronóstico del tiempo y otros datos de precios, plagas y enfermedades, cambios en condiciones de crédito y regulaciones para planificar las fechas de cultivo, cosecha, venta, y el uso de insumos como fertilizantes y herbicidas para plantas, y vacunas y alimento para animales.

La disponibilidad y la calidad de dicha información de riesgos agrícolas son altamente importantes para los agricultores y el posible impacto de información puede resultar muy costosa, lo que resulta en decisiones erróneas y pérdidas de ingresos por parte del agricultor.  Los sistemas de información que no tienen fuentes confiables y/o tienen malos protocolos de procesamiento de datos, producen resultados en los cuales no se puede confiar.  En otras palabras, “basura que entra, basura que sale”.  La información es una parte integral de la gestión de riesgos agropecuarios, no solamente en el corto plazo para cubrirse contra eventos adversos, sino también en el mediano y largo plazo para adaptarse al cambio climático y poder adoptar prácticas resilientes.  Los programas de gestión de riesgos agropecuarios y de agricultura climáticamente inteligente (Climate Smart Agriculture en inglés) no tendrán mucho impacto a no ser que los agricultores puedan tener acceso a información confiable para la implementación de los cambios necesarios en el campo.

Invertir en sistemas de información de riesgos agropecuarios es una forma costo-efectiva de asegurarse que los agricultores – y otros actores de la cadena agroalimentaria – tomen las decisiones correctas.  Pero en una gran parte de los países, los sistemas de información de riesgos agropecuarios evidencian una gran falta de capacidad y escasez de financiamiento.  Por ejemplo, México, un país con un sector agropecuario importante, no tiene información de precios del mercado local de productos agrícolas como el maíz, y es por esto que un nuevo proyecto financiado por el Banco Mundial tiene como objetivo ayudar a resolver este problema.  Pero México no es el único.  Argentina acaba de resolver este problema, también con apoyo del Banco Mundial, con la creación de un Sistema de Información de Precios de Mercado para los 7 granos básicos.

Ampliar las inversiones relacionadas con el clima requerirá innovaciones en cinco áreas clave

Alzbeta Klein's picture
También disponible en: English



Simplemente pregunte a los inversores: las empresas de los mercados emergentes ya no pueden permitirse ignorar los riesgos que plantea el cambio climático a sus finanzas. El cambio climático, que incluye fenómenos meteorológicos cada vez más frecuentes y severos, nuevas regulaciones y  preferencias cambiantes de los consumidores, está cambiando básicamente nuestra manera de hacer negocios. Las empresas y sus inversores buscan cada vez más oportunidades para iniciar la transición e invertir en carteras inteligentes en relación con el clima.

El clima y el riesgo de desastres en el transporte: ¿No hay datos? ¡No hay problema!

Frederico Pedroso's picture
También disponible en: English
                      Foto: Beccacantpark/Flickr

Los profesionales del desarrollo se quejan a menudo de la ausencia de datos de buena calidad en zonas propensas a desastres, lo que limita su capacidad de dar forma a los proyectos mediante modelos cuantitativos y análisis detallados.
 
No obstante, los avances tecnológicos están creando rápidamente nuevos métodos para que los Gobiernos y los organismos de desarrollo superen la escasez de datos. En Belice, el Grupo Banco Mundial se asoció con el Gobierno para desarrollar un enfoque innovador y dar forma a las inversiones en carreteras con capacidad de adaptación al cambio climático mediante la combinación de creatividad, experiencia sobre el terreno y recopilación de datos estratégicos.

En Belice, su infraestructura subdesarrollada, particularmente en el sector del transporte, es una limitación clave para la mitigación del riesgo de desastres y el crecimiento económico. La red vial es particularmente vulnerable debido a la falta de redundancia y a la exposición a peligros naturales (principalmente inundaciones). En ausencia de rutas alternativas, cualquier cierre de caminos relacionado con fenómenos meteorológicos puede cortar el acceso y perturbar gravemente el movimiento económico y social.

Identificación del ecosistema de los emprendedores ecológicos en Marruecos

Rosa Lin's picture



Un equipo del Grupo Banco Mundial se propuso responder las siguientes preguntas: ¿quiénes son los emprendedores ecológicos en Marruecos y cuál es el entorno empresarial en que se desenvuelven? Los miembros del equipo descubrieron que:
  • Casi la mitad de las empresas de emprendedores ecológicos marroquíes encuestados son empresas autónomas.
  • El 84 % de los emprendedores encuestados utilizó financiamiento propio en las etapas iniciales.
  • El 54 % de los emprendedores señaló que la falta de acceso a la información del mercado es uno de los principales obstáculos para la actividad empresarial en Marruecos.

La desertificación no es nuestro destino

Magda Lovei's picture
También disponible en: English | Français 
Los camellos son una compañía indispensable en el desierto. Crédito de la foto: Andrea Borgarello - Banco Mundial/TerrAfrica.



En África oriental y occidental, alrededor de 300 millones de personas que viven en zonas áridas dependen de actividades naturales basadas en recursos para subsistir. En 2030, este número podría subir a 540 millones. Al mismo tiempo, debido al cambio climático, las zonas áridas podrían aumentar en un 20 % en África.

La degradación de la tierra, el agua y los bosques afectan los límites institucionales y geográficos. Al igual que lo hacen las sequías y las inundaciones recurrentes. Estos desafíos nos obligan a redoblar nuestro compromiso con el uso sostenible de los recursos naturales para colaborar con la adaptación al cambio climático y la mitigación de este, y a mejorar la seguridad alimentaria e hídrica.

Vincular el cambio climático y la salud para lograr mejores resultados de desarrollo

James Close's picture
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China. Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China.
Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.


El cambio climático ya tiene efectos reales y medibles en la salud humana y se cree que esos impactos aumentarán. Los países de ingreso bajo y mediano sufren las peores repercusiones, dado que son más vulnerables a los cambios en el clima y tienen una menor capacidad de adaptación debido a sus deficientes sistemas de salud e infraestructura. La buena noticia es que los efectos acumulativos del cambio climático en la salud se han debatido de manera amplia durante décadas y se comprenden mejor.

¿Una política habitacional que casi se podría pagar sola? La renovación de viviendas puede ser una solución

Luis Triveno's picture
También disponible en: English


La demanda de viviendas decentes, asequibles —y seguras— para las poblaciones urbanas cada vez más numerosas es un problema que preocupa a los Gobiernos con dificultades financieras en todo el mundo en desarrollo. De acuerdo a la empresa de consultoría McKinsey & Company, un tercio de la población urbana del mundo —1600 millones de personas— tendrá dificultades para obtener una vivienda digna antes de 2025.

Sin embargo, los responsables de formular políticas habitacionales han socavado su capacidad de aumentar rápidamente la oferta de buenas viviendas, al aceptar el mito que siempre es mejor construir nuevas viviendas en vez de mejorar las ya existentes.

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)


Pages