Syndicate content

Medio ambiente

Gráfico: ¿Cuáles son los países más lluviosos en el mundo?

Tariq Khokhar's picture

La red de observación climática, hídrica y meteorológica menos desarrollada en el mundo se encuentra en África, región en que la mitad de las estaciones meteorológicas terrestres no informan datos fidedignos. Los peligros hidrológicos y meteorológicos (“hidrometeorológicos”) son responsables del 90 % del total de pérdidas causadas por desastres en el mundo. Se puede impulsar la capacidad de los Gobiernos para reducir los riesgos económicos y salvar vidas si se comprenden, pronostican y se advierte a los ciudadanos sobre los peligros y desastres naturales.

La investigación del Banco Mundial indica que los países pueden ahorrar anualmente USD 13 000 millones solo en pérdidas de activos mediante inversiones en servicios de hidrometeorología. Esta semana, el primer Foro Meteorológico e Hidrometeorológico a nivel ministerial de África (i) reconoce de manera formal la función que desempeñan los mencionados servicios en el desarrollo.

Nuestro sistema agroalimentario necesita información adecuada – ¿Cómo asegurar que eso suceda?

Diego Arias's picture
Photo: CIF Action/Flickr
Para la mayoría de la gente, ver el pronóstico del tiempo en la televisión es una actividad común, ocasionalmente divertida y sin riesgos.  ¡El meteorólogo hasta puede hacernos reír! Pero cuando el ingreso de una familia depende de la lluvia o la temperatura, el pronóstico es más que un programa informativo o entretenido.  La información puede ser la clave del éxito o del fracaso de un agricultor.  Los agricultores conocen los riesgos a enfrentar en el camino y entonces usan el pronóstico del tiempo y otros datos de precios, plagas y enfermedades, cambios en condiciones de crédito y regulaciones para planificar las fechas de cultivo, cosecha, venta, y el uso de insumos como fertilizantes y herbicidas para plantas, y vacunas y alimento para animales.

La disponibilidad y la calidad de dicha información de riesgos agrícolas son altamente importantes para los agricultores y el posible impacto de información puede resultar muy costosa, lo que resulta en decisiones erróneas y pérdidas de ingresos por parte del agricultor.  Los sistemas de información que no tienen fuentes confiables y/o tienen malos protocolos de procesamiento de datos, producen resultados en los cuales no se puede confiar.  En otras palabras, “basura que entra, basura que sale”.  La información es una parte integral de la gestión de riesgos agropecuarios, no solamente en el corto plazo para cubrirse contra eventos adversos, sino también en el mediano y largo plazo para adaptarse al cambio climático y poder adoptar prácticas resilientes.  Los programas de gestión de riesgos agropecuarios y de agricultura climáticamente inteligente (Climate Smart Agriculture en inglés) no tendrán mucho impacto a no ser que los agricultores puedan tener acceso a información confiable para la implementación de los cambios necesarios en el campo.

Invertir en sistemas de información de riesgos agropecuarios es una forma costo-efectiva de asegurarse que los agricultores – y otros actores de la cadena agroalimentaria – tomen las decisiones correctas.  Pero en una gran parte de los países, los sistemas de información de riesgos agropecuarios evidencian una gran falta de capacidad y escasez de financiamiento.  Por ejemplo, México, un país con un sector agropecuario importante, no tiene información de precios del mercado local de productos agrícolas como el maíz, y es por esto que un nuevo proyecto financiado por el Banco Mundial tiene como objetivo ayudar a resolver este problema.  Pero México no es el único.  Argentina acaba de resolver este problema, también con apoyo del Banco Mundial, con la creación de un Sistema de Información de Precios de Mercado para los 7 granos básicos.

Las lluvias de El Niño que se llevaron los caminos del Perú

Irene Portabales González's picture
También disponible en Inglés.

El papel de la infraestructura de transporte durante la emergencia causada por el fenómeno natural.
Ministerio de Defensa del Perú/Flickr
Ministerio de Defensa del Perú/Flickr
Las lluvias que este año han azotado el norte del Perú han sido 10 veces más fuertes que de costumbre. Esto ha llevado al desborde de ríos y a avalanchas de lodo en numerosas áreas del país y, en consecuencia, se ha declarado el estado de emergencia en 10 regiones.

La causa de estas fuertes lluvias es el Niño, un fenómeno natural caracterizado por el calentamiento anormal de la temperatura superficial del mar en el océano Pacífico ecuatorial central y oriental. Este fenómeno dura alrededor de 18 meses, se produce cada 2 a 7 años y explica la alteración de los patrones normales de precipitación y de circulación atmosférica tropical, que dan lugar a eventos climáticos extremos en todo el planeta.

¿Cómo examinar la calidad del agua? Existen pruebas químicas que se pueden hacer cuando los presupuestos son limitados

Jessica Anne Lawson's picture
También disponible en: English | Français| 中文
Muestras para el análisis colorimétrico.
Foto: Chemical Heritage Foundation en Flickr (i)
bajo la licencia Creative Commons 2.0. (i)


Nota del editor: esta es la segunda publicación de una serie de blogs sobre opciones de baja tecnología para monitorear la calidad del agua. (i)

Gracias a la química moderna, podemos detectar miles de productos químicos en el agua, incluso en concentraciones extremadamente bajas. La creciente lista de tipos de análisis disponibles puede parecer abrumadora, y para la gran mayoría de los métodos se necesitan laboratorios de vanguardia. Afortunadamente, ¡no necesitamos analizar todo! Un conjunto mucho más pequeño y más práctico de pruebas puede proporcionar buenas ideas acerca de la calidad química del agua para los efectos del monitoreo. La buena noticia es que existen análisis de baja tecnología que se pueden realizar cuando los presupuestos son limitados.
 
Tipos de pruebas
 
Los métodos típicos para realizar pruebas de campo portátiles y de baja tecnología usadas para monitorear la calidad química del agua se dividen en tres categorías:

¿Los cambios en el uso de la tierra causados por los pagos por servicios ambientales persisten en el tiempo?

Stefano Pagiola's picture



Poco tiempo después de ingresar al Banco Mundial, trabajé en un equipo que evaluaba la magnitud y la gravedad de la degradación de la tierra en El Salvador. Como parte de este trabajo, fui a visitar el sitio de un proyecto de conservación de suelos que se había implementado unos años antes y que se consideraba extremadamente exitoso. De hecho, el informe de implementación del proyecto estaba lleno de cifras de kilómetros lineales de terrazas construidas, y otros indicadores de éxito. Sin embargo, una vez que llegamos al sitio del proyecto, buscamos en vano cualquier signo de una terraza. Las terrazas habían estado una vez allí (¡había fotografías para demostrarlo!), pero unos años más tarde ya no existían.

Que los resultados de un proyecto no duren una vez que el proyecto termine es una preocupación constante. Sin embargo, es difícil saber que tan importante es el problema, ya que muy pocas veces hay monitoreo después de que un proyecto cierra.

Vincular el cambio climático y la salud para lograr mejores resultados de desarrollo

James Close's picture
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China. Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.
Una mujer usa una máscara para protegerse de la contaminación en China.
Foto: © Curt Carnemark/Banco Mundial.


El cambio climático ya tiene efectos reales y medibles en la salud humana y se cree que esos impactos aumentarán. Los países de ingreso bajo y mediano sufren las peores repercusiones, dado que son más vulnerables a los cambios en el clima y tienen una menor capacidad de adaptación debido a sus deficientes sistemas de salud e infraestructura. La buena noticia es que los efectos acumulativos del cambio climático en la salud se han debatido de manera amplia durante décadas y se comprenden mejor.

La coca, una mirada desde el desarrollo

Marcelo Jorge Fabre's picture
 Crónicas Desarmadas
Fotografía: Crónicas Desarmadas

Siempre hemos oído que si Colombia no tuviera el problema de drogas ilícitas y el conflicto armado, sería un paraíso terrenal.  Bendecida con recursos naturales que parecieran infinitos, Colombia ocupa uno de los primeros lugares en biodiversidad del mundo. Sus playas, sus selvas, sus montañas, sus gentes son de una riqueza invaluable.

Pero esa Colombia hasta ahora se está empezando a conocer. Desafortunadamente lo que más se conoce son las profundas heridas que han dejado décadas de conflicto armado y lucha contra el narcotráfico. Colombia es uno de los productores de hoja de coca más grandes del mundo. Según cifras de la Oficina de las Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (UNODC) en julio de 2016, Colombia aún lideraba la lista global de productores de cocaína por encima de Bolivia y Perú.  Según la agencia, aproximadamente 65,000 hogares en Colombia, en condición de pobreza, dependen del cultivo de hoja de coca para su subsistencia.

“Arreglar” el enfoque sobre la recuperación en casos de desastre

Jo Scheuer's picture
Foto: Danvicphoto, usuario de Flickr.

El vínculo entre la pobreza y los desastres es cada vez más claro: nuevos estudios muestran que los fenómenos meteorológicos extremos empujan a la pobreza a 26 millones de personas cada año. Las fuerzas que impulsan esta tendencia, como el cambio climático, la expansión urbana y el crecimiento demográfico, hacen que las pérdidas anuales superen los USD 500 000 millones, y estas cifras no disminuyen.

Sin embargo, dada la limitación de recursos y tiempo, se suelen descuidar las operaciones de preparación adecuadas para estos eventos que son comunes en los países en desarrollo. Como resultado se obtiene un modelo de recuperación deficiente que pone en peligro el desarrollo sostenible y deja rezagadas a millones de personas altamente vulnerables. (PDF, en inglés)

¿Quién participa en la economía colaborativa en Europa?

Hernan Winkler's picture
Foto: SkyPics Studio/Shutterstock

También disponible en: English

La información sobre la economía colaborativa (Uber, Airbnb y otros ejemplos) es escasa, pero en un último estudio se estima que el crecimiento de los ingresos generados por estas plataformas ha sido enorme. En la Unión Europea (UE), los ingresos totales de la economía colaborativa aumentaron de alrededor de 1000 millones de euros en 2013 a 3600 millones de euros (PDF, en inglés) en 2015. Si bien este cálculo equivale a apenas el 0,2 % del PIB de la UE, las tendencias más recientes indican una expansión rápida y constante.​

Esto es importante, ya que la economía colaborativa tiene el potencial de aumentar la eficiencia y mejorar el bienestar de muchos habitantes en la región.

Esto también puede generar perturbaciones importantes.

Corredores de coexistencia para reducir los conflictos entre los seres humanos y los animales silvestres

Claudia Sobrevila's picture
© Assam Haathi Project
© Assam Haathi Project 

En condiciones extremas, un ser humano puede sobrevivir tres minutos sin aire, tres días sin agua y tres semanas sin alimento. Para apoyar a una población mundial de 7500 millones de personas, se necesitan más recursos naturales esenciales lo que está causando deforestación, degradación y fragmentación de los hábitats, pastoreo excesivo y sobreexplotación.
 
En el intento por sobrevivir y prosperar, los seres humanos ya usamos el 38 % de la tierra del mundo para actividades agrícolas; además, hemos deforestado la tierra debido a la industria, la minería y la infraestructura, dejando como zonas protegidas menos del 15 % de la superficie terrestre mundial (i) para fines de conservación de la biodiversidad. Si hay tanta presión de los seres humanos en las zonas protegidas, ¿dónde pueden buscar agua y comida las poblaciones restantes de elefantes, grandes felinos y otras especies silvestres? (Comprensiblemente), una cosecha de maíz, un arrozal desprotegido o una vaca bien alimentada parecen irresistibles. Esta lucha por los recursos naturales —especialmente la tierra y el agua— es la raíz de los conflictos entre los seres humanos y la fauna silvestre.


Pages