Syndicate content

Género

Los árboles y los bosques son claves para combatir el cambio climático y la pobreza. Al igual que las mujeres.

Patti Kristjanson's picture
Liberian woman's forest product market stand. © Gerardo Segura/World Bank
© Gerardo Segura/Banco Mundial

Según Global Forest Watch (i) de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), entre 2001 y 2017 se perdieron 337 millones de hectáreas de árboles tropicales en todo el mundo, una superficie del tamaño de India.
 
Pareciera entonces que estamos perdiendo la batalla, si no la guerra, contra la deforestación tropical, y perdiendo una oportunidad fundamental para abordar el cambio climático (si la deforestación tropical fuera un país, ocuparía el tercer lugar en emisiones) (i) y reducir la pobreza. Por consiguiente, una pregunta básica es: ¿qué pueden hacer los inversionistas del sector forestal, los Gobiernos y otros actores para revertir estas tendencias alarmantes?

Igualdad de género: aprovechar la verdadera riqueza de las naciones

Annette Dixon's picture
© World Bank
© World Bank

La semana pasada, publicamos el informe Mujer, empresas y derecho, en que se concluyó que a pesar de los avances considerables en la mejora de los derechos legales de las mujeres en muchos países en la última década, a estas se les reconoce apenas el 75 % de los derechos legales de los que gozan los hombres, en promedio. Como resultado, se les restringe su capacidad para conseguir empleo, iniciar negocios y tomar decisiones económicas, con consecuencias económicas que afectan no solo a sus familias y comunidades.

Esta investigación es particularmente oportuna porque se celebra el Día Internacional de la Mujer, y constituye un recordatorio de la tarea que tenemos por delante: las mujeres sin protección legal para ir a la escuela o trabajar fuera del hogar son despojadas de sus derechos a expresar sus opiniones y participar, y no pueden invertir en capital humano para sí mismas o sus familias. Con el Proyecto de Capital Humano en plena marcha y funcionando en más de 50 países para mejorar las inversiones en las personas, establecer la igualdad de género como una máxima prioridad será fundamental para formular mejores políticas.

Para la AIF, el Día de la Mujer se celebra todos los días

Akihiko Nishio's picture
Basira Basiratkha, principal of the Female Experimental High School in Herat, Afghanistan. Her school benefited from an IDA-supported program. © Graham Crouch/World Bank
Basira Basiratkha, directora de la escuela superior experimental femenina en Herat, Afganistán. Su escuela se benefició de un programa apoyado por la AIF. © Graham Crouch / Banco Mundial

En el Banco Mundial, consideramos que ningún país, comunidad o economía puede alcanzar su potencial ni responder a los desafíos del siglo XXI sin la participación plena e igualitaria de mujeres y hombres, niñas niños. Esto es particularmente cierto en los países en desarrollo que reciben asistencia de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la entidad del Banco Mundial que presta ayuda a los países más pobres.

En los últimos años, los países de la AIF han logrado avances alentadores que ayudan a cerrar las brechas entre mujeres y hombres, específicamente en materia de salud y educación. Por ejemplo, en los países de la AIF las mujeres tienen mayores expectativas de vida que los hombres (66 años frente a 62 años). En el ámbito de la educación, las niñas han alcanzado o superado a los niños en términos de matrícula y finalización de la escuela primaria, así como en la transición a la educación secundaria.

Avanzar hacia la igualdad de género: un nuevo índice analiza las reformas legales para apoyar la inclusión económica de las mujeres

Sarah Iqbal's picture

¿Cree que el mundo se está volviendo más igualitario para las mujeres en el ámbito laboral? El informe Mujer, empresas y derecho 2019: Una década de reformas (i) publicado recientemente nos aporta nueva información al respecto. Si bien para lograr la igualdad de género se necesitan diversos esfuerzos a lo largo del tiempo, el estudio se centra en las leyes como un primer paso importante para proporcionar una medida objetiva de la manera en que las regulaciones específicas afectan los incentivos de las mujeres para participar en actividades económicas.

¿Qué mide el índice presentado en el informe Mujer, empresas y derecho?

En el estudio (PDF, en inglés) se introduce un nuevo índice organizado en función de ocho indicadores que cubren diferentes etapas de la vida laboral de una mujer y que tienen implicaciones importantes en su situación económica: desplazarse, iniciar un trabajo, recibir remuneración, contraer matrimonio, tener hijos, dirigir un negocio, gestionar activos y recibir una jubilación.

Ocho indicadores que miden la manera en que las leyes afectan a las mujeres durante su vida laboral

Por ejemplo, si una mujer no puede salir de su casa sin permiso, ¿puede en la práctica buscar un trabajo o ir a una entrevista? Si es contratada, ¿tendrá que renunciar al casarse o tener hijos? ¿Tendrá que cambiarse a un empleo de menor salario porque debe equilibrar su vida laboral con el cuidado de su familia?

Mejora de la trayectoria de las niñas y las mujeres de la escuela a las carreras científicas o CTIM

Eliana Rubiano-Matulevich's picture

La puesta en marcha del Proyecto de Capital Humano ha impulsado la acción mundial para cerrar las brechas de capital humano, y ha destacado la importancia que tienen las inversiones en los conocimientos, las habilidades y la salud que las personas acumulan durante sus vidas para manifestar su potencial como miembros productivos de la sociedad.

Mejorar tanto la cantidad como la calidad de la educación es fundamental para empoderar a los jóvenes a fin de que desarrollen su potencial. La educación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) es crucial no solo para satisfacer las necesidades de la futura fuerza de trabajo, sino también para formar investigadores e innovadores que puedan ayudar a resolver desafíos muy dificultosos.

Se presta mucha atención a la subrepresentación de las mujeres y las niñas en CTIM, pero los datos sobre el acceso a la educación y la calidad de esta revela que la historia es más matizada.

Nuevos estudios indican que los idiomas con consideraciones de género podrían limitar las oportunidades de las mujeres

Ryan Hahn's picture
También disponible en: English
© David Pérez Vázquez/Bamco Mundial


En muchos países en desarrollo, las mujeres enfrentan barreras importantes que les impiden participar de manera igualitaria en la sociedad. Si bien algunos de estos obstáculos son fáciles de detectar, nuevas investigaciones han descubierto una posibilidad sorprendente y menos obvia: la estructura misma de ciertos idiomas puede determinar las normas de género de tal modo que limita las oportunidades de las mujeres.

¿Qué sucede con las mujeres cuando los hombres se van de la granja? Evidencias recogidas en Nepal y Senegal

Anuja Kar's picture
Una pequeña agricultora en Nepal: Segundo Proyecto del Fondo para el Alivio de la Pobreza del Gobierno de Nepal.
Una pequeña agricultora en Nepal: Segundo Proyecto del Fondo para el Alivio de la Pobreza del Gobierno de Nepal.

Kofi Annan dijo una vez que «No hay herramienta más efectiva que el empoderamiento de las mujeres». Esto es indudablemente cierto en el sector agrícola: Las mujeres empoderadas son un factor fundamental para lograr un crecimiento agrícola sostenible y una transformación rural equitativa. En junio de 2018, publicamos un informe sobre la emigración de los hombres, y el trabajo y el empoderamiento de las mujeres en la agricultura (Male Outmigration and Women’s Work and Empowerment in Agriculture), (i) en el que analizamos los impactos de la emigración rural sobre las vidas y los medios de subsistencia de las mujeres que se quedan en las granjas. En ese informe, el primero de una futura serie de publicaciones, se utilizan datos de encuestas innovadoras para reunir evidencias empíricas rigurosas sobre los impactos de la emigración rural según el género.

Investigación innovadora tiene efectos positivos en la lucha contra la violencia de género

Diana J. Arango's picture
WBG/SVRI Development Marketplace 2018 winner Equal Playing Field is helping boys and girls in Papua New Guinea build social and soft skills to participate in advocacy campaigns to end gender inequality and violence against women and girls. © Equal Playing Field
La iniciativa Equal Playing Field, que resultó ganadora en la Feria del Desarrollo 2018 organizada por el Grupo Banco Mundial y la Iniciativa de Investigaciones sobre Violencia Sexual (SVRI), ayuda a los niños y las niñas en Papua Nueva Guinea a desarrollar habilidades sociales e interpersonales para que participen en campañas de promoción destinadas a eliminar la desigualdad de género y la violencia contra las mujeres y las niñas. © Equal Playing Field


La violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia mundial que afecta a un tercio de las mujeres. Adopta múltiples formas: infanticidio femenino, mutilación genital femenina, golpizas, violaciones, abusos sexuales, acoso e intimidación, trata de personas y prostitución forzada. Ocurre en los hogares, las calles, las escuelas, los lugares de trabajo, los campos de cultivo y los campamentos de refugiados, durante épocas de paz, así como durante periodos de conflictos y crisis.

Para frenar la violencia, es esencial que los países y los encargados de implementar programas se basen en evidencias de las medidas que funcionan mejor. Debe haber una base de conocimientos más sólida y amplia acerca de la prevención y las respuestas que fundamenten las inversiones, las políticas y las prácticas.

Abordar la desigualdad de género mediante inversiones en equidad en el sector de salud

Kristalina Georgieva's picture
© Dominic Chavez/Global Financing Facility

Hasta el día de hoy, en casi todas las sociedades del mundo las mujeres están económicamente desfavorecidas en comparación con los hombres. Todavía reciben salarios más bajos, y tienen menos representación en las empresas, la política y los procesos de toma de decisiones. Sus oportunidades de vida continúan siendo mucho menos prometedoras que las de los hombres; la diferencia es apabullante.

Esta desigualdad nos perjudica a todos. Las condiciones económicas mundiales mejorarían un 20 % si las mujeres recibieran la misma remuneración que los hombres. Además, si se pudieran retrasar los matrimonios prematuros en el mundo en desarrollo tan solo unos pocos años, para 2030 se añadirían más de USD 500 000 millones a la producción económica anual del mundo.

Pero estamos ante un problema que va más allá de los ingresos que se dejan de percibir. Para muchas mujeres y niñas de países pobres, la vida se termina antes de florecer.

Hoy morirán 830 mujeres debido a complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. Este mes morirán 450 000 niños menores de 5 años. El presente año, las oportunidades de educación y de empleo de 151 millones de niños se verán limitadas debido al retraso en el crecimiento. De continuar las tendencias actuales, otros 150 millones de niñas estarán casadas de aquí a 2030.

Claramente, debemos acelerar los avances para que ninguna mujer o niña quede relegada.

Mejorar el acceso a la educación superior de las mujeres afganas

Muzhgan Aslami's picture
También disponible en: English | Français| پښتو| دری
Estudiantes en una clase en la Universidad de Medicina de Kabul.
Foto: Rumi Consultancy/Banco Mundial

Como defensora de los derechos de las mujeres que ha dedicado los últimos seis años de su vida a empoderar a las mujeres, algo crucial para mí es garantizar que ellas puedan acceder a la educación.

Esto es lo que me motiva en mi trabajo con el Programa de Desarrollo de la Educación Superior (HEDP, por sus siglas en inglés) (i) en el Ministerio de Educación Superior, (página en árabe) el principal organismo responsable de proporcionar y regular la educación superior en Afganistán.

Cuando me uní al ministerio como especialista en cuestiones de género en 2016, me centré en asegurar que las estudiantes no enfrentaran los mismos desafíos que experimenté como estudiante en la Universidad de Kabul.


Pages