Syndicate content

Desarrollo del sector público

Rousseau no habrá sido el primero ni el último en negociar un "contrato social"

Mehrunisa Qayyum's picture
Repetición del Evento: Crear puestos de trabajo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe



"El 50 % de los ciudadanos del mundo árabe está desconforme con los servicios públicos del lugar donde vive", según una encuesta del Banco Mundial que dio lugar a que se celebraran, no una, sino dos sesiones sobre la cuestión en las Reuniones de Primavera del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. De modo que no fue una coincidencia que surgiera el meme #BreaktheCycle (#RomperelCiclo) en otro panel de Oriente Medio y Norte de África (MENA), (i) “Crear empleo y mejorar los servicios: Un nuevo contrato social en el mundo árabe”, (i) en el que también se reexaminó el tema del contrato social en los países tanto importadores como exportadores de petróleo.

¿Poner fin a la pobreza extrema? Comencemos con el acceso a los servicios financieros para todos

Jim Yong Kim's picture

¿Qué pasaría si no tuviera ninguna manera segura y asequible de ahorrar dinero, pagar cuentas u obtener un préstamo para iniciar una empresa?

Cómo hacer que cobre sentido la rendición de cuentas de los Gobiernos

Kerina Wang's picture
Disponible en : English

 

La rendición de cuentas es un concepto impreciso, pero comprender dónde se origina puede ayudar a los ciudadanos a encontrar maneras de que los Gobiernos se hagan responsables de sus acciones.
 
En el sentido más estricto, la rendición de cuentas es comparable a la responsabilidad de dar respuestas; se refiere a la obligación de dar cuenta de las acciones a determinadas personas, grupos u organizaciones. Sin embargo, en un mundo donde los administradores públicos operan cada vez más en redes intergubernamentales y coaliciones mundiales, descifrar lo que constituye la rendición de cuentas en la gestión pública se ha convertido en una tarea difícil.

Voces de Haití

Isabelle Schaefer's picture
Cinco años después de un devastador terremoto, que azotó la capital de Haití y los pueblos cercanos el 12 de enero de 2010, causando la muerte de 230 000 personas, el país continúa el proceso de reconstrucción y el pueblo haitiano muestra signos de resiliencia a pesar de la incertidumbre política actual. Casi todos tienen una historia que contar.
 

Próxima Parada: El Centro Comercial

Daniel Pulido's picture
Sigue a los autores en Twitter: @danpulido y @IrenePortabales
 

Estación de Metro de Madrid esponsorizada
Muchos de los sistemas de metro del mundo no consiguen cubrir sus costos de operación con los ingresos tarifarios, mucho menos sus costos de capital. Una comparativa internacional llevada a cabo por las asociaciones de metros CoMET y Nova indica que, en promedio, los ingresos tarifarios de un sistema de metro cubren el 75% de sus costes de operación, mientras que los ingresos comerciales cubren aproximadamente un 15%, lo que supone un déficit del 10%. De igual modo, hemos hecho un cálculo de “números gordos” basado en los estados financieros de diversas empresas de metro de América Latina, corroborando que en promedio éstas presentaron un déficit en operación del 10% en el 2012, el cual asciende al 30% si se incluyen los costes de capital. Por supuesto existen ejemplos de metros que sí cubren sus gastos operacionales como son Santiago de Chile o Hong-Kong, pero otros como México DF necesitan subvención de la mitad de sus gastos de operación. Esta brecha de fondeo es un gran impedimento para mantener la calidad de los servicios y para ampliarlos para poder responder adecuadamente a las crecientes necesidades de desplazamiento.

Lamentablemente, el desfinanciamiento de los sistemas de transporte urbano es un problema generalizado, difícil de remediar con presupuestos públicos sobrecargados y/o soluciones inmediatas que aunque efectivas en teoría son difíciles de implementar en la práctica: el aumento de tarifas, por ejemplo, es una medida políticamente difícil y además genera mayor presión sobre los pobres, quienes más usan el transporte público; cobrar una tarifa que realmente cubra los costes socioeconómicos del uso del vehículo particular (tales como cargos por congestión) como instrumento de financiación del transporte público es también una medida impopular y difícil de implementar.

Dada esta situación, los operadores de transporte están continuamente buscando nuevas formas de recaudar fuentes adicionales de ingresos y así disminuir el déficit de financiación,  en muchos casos a través de asociaciones con el sector privado. A pesar de que muchos de los ejemplos se concentran en países desarrollados, algunos metros en América Latina y en otras regiones en vías de desarrollo están buscando aumentar sus ingresos no tarifarios:

No es el “Cómo”; sino el “Por Qué”

Shanta Devarajan's picture

Casi no pasa una semana sin que escuche la frase: “no es el qué; sino el cómo”.  En el caso de la reforma de los subsidios a la energía en Oriente Medio y Norte de África (MENA), por ejemplo, la discusión no se ha centrado en si se deben reformar los subsidios (todos están de acuerdo en que los subsidios tienen que ser cambiados), sino en cómo se debe realizar tal reforma. Similares son las observaciones respecto a las regulaciones empresariales, la educación, la agricultura o la salud.  Confieso que yo mismo he escrito cosas  parecidas. Y hay numerosas propuestas semejantes en este blog.  

 Se necesitan reformas porque lo que existe en estos momentos es una política o un arreglo institucional que ha llegado a ser contraproducente. Pero antes de sugerir cómo cambiar esta situación, debemos preguntarnos por qué existe en absoluto esa política, por qué ha durado tanto tiempo y por qué no ha sido modificada. Sabemos, que estas políticas no surgieron por accidente, ni tampoco han permanecido porque alguien olvidó cambiarlas. Y es poco probable que sean modificadas solo porque un responsable de formular políticas lea un libro, artículo o una publicación en un blog titulada “Cómo reformar…”.

La tecnología ayuda a combatir la corrupción

Jim Yong Kim's picture

World Bank Group President Jim Yong Kim and Philippines President Benigno S. Aquino III on July 15, 2014. © Dominic Chavez/World Bank

El buen gobierno es fundamental para todos los países del mundo hoy en día. Cuando no existe, muchos Gobiernos no están en condiciones de entregar servicios públicos con eficacia; la salud y la educación son a menudo de baja calidad; la corrupción persiste por igual en los países ricos y pobres, frenando las oportunidades y el crecimiento. Será difícil reducir la pobreza extrema —y mucho más, terminarla— si no se aborda la importancia que tiene el buen gobierno.

El Banco Mundial ayuda a impulsar un desarrollo libre de corrupción en el mundo

Leonard McCarthy's picture

El sector privado ha sido durante mucho tiempo un asociado clave del Grupo del Banco Mundial, proporcionando los bienes y servicios requeridos a los países que los necesitan y, al mismo tiempo, estimulando las economías a través de la creación de nuevos empleos.

Las empresas se han beneficiado de los contratos financiados por el Grupo del Banco Mundial y por una mejor imagen y mayor credibilidad que provienen de la labor que se realiza en proyectos que ayudan  a servir al bien común.

Lo que debería ser una relación mutuamente ventajosa se puede deteriorar rápidamente cuando la corrupción entra en juego. La lista en Internet de las compañías que han sido inhabilitadas por el Grupo del Banco Mundial, que actualmente llegan a 634 entidades, deja claro qué empresas han violado las políticas de la institución. Este listado tiene por objetivo “poner en evidencia”, a mucho pesar de esas firmas y de los países en los cuales tienen sus oficinas centrales y que son miembros del Grupo del Banco Mundial.

Aunque hemos mantenido durante mucho tiempo que los sobornos son negativos para los negocios, las empresas no siempre están convencidas de ello. Sin embargo, hoy en día más firmas —en particular las que recientemente han soportado escándalos— están transmitiendo dicho mensaje y a menudo con mayor repercusión.


Pages