Syndicate content

Transporte

El futuro del transporte

Mahmoud Mohieldin's picture

Cada año, 1,25 millones de personas pierden la vida en accidentes de tránsito y el 90 % de ellas pertenece a países de ingreso bajo. La contaminación ambiental es responsable de unas 6,5 millones de muertes cada año. Y casi el 25 % de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía proviene de los sistemas de transporte. Para asegurar un futuro sostenible para el planeta, el sector del transporte deberá someterse a una transformación masiva.
 
Sin un transporte sostenible, no se podrá avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el cambio climático. Este fue el tema de debate de la primera Conferencia Mundial sobre Transporte Sostenible de las Naciones Unidas en Ashgabat, Turkmenistán, que se realizó entre el 26 y el 27 de noviembre de 2016. El evento reunió a todas las partes interesadas del transporte —público y privado— para debatir cómo pasar de los compromisos mundiales sobre el transporte a las acciones concretas.

El transporte inteligente en relación con el clima es una pieza clave del rompecabezas del desarrollo sostenible

Jose Luis Irigoyen's picture

También disponible en: English

 LukaKikina / Shutterstock
Sistema moderno de tranvía en Rabat Salé, Marruecos. Foto: LukaKikina / Shutterstock

Cuando se trata del cambio climático, el sector del transporte es a la vez víctima y victimario. Por un lado, la infraestructura de transporte es particularmente vulnerable a los efectos del cambio climático, como las temperaturas más altas, el aumento de las precipitaciones y las inundaciones. Al mismo tiempo, el transporte es responsable del 23 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) relacionadas con la energía, y es uno de los sectores donde las emisiones están aumentando más rápidamente. Esta estadística por sí sola deja bastante claro que no habrá progresos significativos en las medidas climáticas sin una movilidad más ecológica y sostenible.

El campo de los sueños: trazar el mapa del panorama de la inversión en infraestructura en los mercados emergentes

Joaquim Levy's picture

En publicaciones anteriores, (i) mencioné estimaciones de la brecha de financiamiento para infraestructura en los mercados emergentes que fluctúan entre aproximadamente USD 500 000 millones y más de USD 1 billón al año en el curso de la próxima década. El rango refleja la diferencia entre el nivel estimado de infraestructura que se necesita para sostener el crecimiento en los mercados emergentes y el nivel real de dicha inversión.
 
Los desafíos son inmensos y los recursos son escasos. Del financiamiento que existe, más del 70 % proviene de los presupuestos gubernamentales nacionales; la segunda fuente principal (aproximadamente el 20 %) es el sector privado, y los recursos restantes provienen de la asistencia internacional para el desarrollo o la ayuda de las economías desarrolladas[1]. Dada las excesivas demandas a las que están sometidos los presupuestos del sector público en los países desarrollados y en desarrollo por igual, cualquier aumento solo es probable que provenga de una mayor colaboración y cofinanciamiento del sector privado.

¿Qué tal si… pudiéramos ayudar a las ciudades a planificar de manera más eficiente un futuro con menos emisiones de carbono?

Stephen Hammer's picture

También disponible en : InglésChino

Outil CURB Action climatique pour un développement urbain durable
Preparado por Stephen A. Hammer, (i) gerente de políticas relacionadas con el clima del equipo de políticas dependiente del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático (GCCPT)
Si el cambio climático fuera un rompecabezas, las ciudades serían una pieza clave que se encontraría justo en el centro. Esto fue reforzado por más de 100 países de todo el mundo, que calificaron a las ciudades como un elemento decisivo de sus estrategias de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus planes nacionales de lucha contra el cambio climático —conocidos como contribuciones determinadas a nivel nacional— presentados a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2015.
Tras la consiguiente firma del Acuerdo de París, estos países han cambiado rápidamente su rumbo para convertir sus planes climáticos en acciones. ¿Qué pasaría, como muchos nos preguntamos, si pudiéramos encontrar una manera rentable y eficiente de ayudar a encaminar a las ciudades —tanto en los países en desarrollo como desarrollados— en una trayectoria de crecimiento con bajas emisiones de carbono?

Priorizar las inversiones en infraestructura: El camino de largo plazo de Panamá hacia las APP

Cledan Mandri-Perrott's picture

En Panamá, un entorno económico saludable y un apoyo institucional entusiasta proporcionaron el terreno de prueba ideal para el Marco de Priorización de Infraestructuras (IPF) del Banco Mundial. El crecimiento del PIB del país y el dinamismo económico en 2014 motivaron un ambicioso programa de inversión pública, acompañado de un gran número de propuestas de proyectos de infraestructura  presentadas al Ministerio de Economía y Finanzas. Aunado con el compromiso político de reducir el déficit fiscal, Panamá decidió implementar proyectos seleccionados durante un período estratégico de cinco años.

Energía renovable, energía solar y proyectos de gran magnitud: Tendencias destacadas en nuevos datos sobre la participación privada en infraestructura

Clive Harris's picture

También disponible en: English


Muchos de ustedes ya conocen la base de datos sobre la participación privada en el sector de infraestructura (PPI), (i) que administra el Grupo de alianzas público-privadas. Como un recordatorio para quienes no lo saben, esta base de datos es un recurso muy completo que incluye más de 8000 proyectos con participación privada en 139 economías de ingreso mediano y bajo en el periodo comprendido entre 1990 y 2015, y que abarca los sectores del agua, la energía, el transporte y las telecomunicaciones.

Poner fin a la pobreza significa cerrar las brechas que existen entre las mujeres y los hombres

Sri Mulyani Indrawati's picture
Una mujer cocina para su familia en un pueblo del Níger. Foto © Stephan Gladieu / Banco Mundial


Por primera vez en la historia, la cantidad de personas que viven en extrema pobreza ha bajado a menos del 10 %. El mundo nunca ha tenido metas tan ambiciosas en materia de desarrollo como sucede hoy. Luego de la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la firma del Acuerdo de París sobre Cambio Climático a fines de 2015, la comunidad mundial está ahora evaluando las mejores y más eficaces vías de alcanzar estos hitos. En esta serie de cinco partes, me referiré a lo que el Grupo Banco Mundial está haciendo y lo que estamos planeando realizar en áreas clave que son cruciales para poner fin a la pobreza a más tardar en 2030: buen gobierno, igualdad de género, conflicto y fragilidad, creación de empleos y, por último, prevención y adaptación al cambio climático.

En 2016, el mundo es un lugar mejor para las mujeres y las niñas que hace una década. Pero no para todas, y definitivamente no en todos los lugares: esto es especialmente cierto en los países más frágiles y más pobres (i) del mundo.

La movilidad sostenible es el nuevo imperativo

Pierre Guislain's picture
También disponible en : English
Le métro de Sao Paulo, financé par le Groupe de la Banque mondiale Photo: Andsystem
El metro de Sao Paulo, financiado por el Grupo Banco Mundial.
Foto: Andsystem.

La movilidad es un aspecto esencial de todo que lo hacemos: la educación, el empleo, la salud, el comercio, y las actividades sociales y culturales. Pero la movilidad enfrenta desafíos cruciales que se deben encarar de manera urgente si queremos combatir el cambio climático. Estos desafíos incluyen una población adicional de más de 1000 millones de personas en nuestro planeta para 2030, que tendrán mayores necesidades de movilidad; la prevista duplicación del número de vehículos en las carreteras a fines de 2050; las emisiones de gases de efecto invernadero que representan casi un cuarto del total de las emisiones relacionadas con la energía, y que continuarán aumentando si seguimos haciendo las cosas como hasta ahora, y además el problema de conectar a 1000 millones de habitantes que todavía carecen de acceso a caminos transitables durante todo el año y a servicios de transporte eficientes.

La seguridad vial es una cuestión de equidad para los pobres

Bertrand Badré's picture
Street traffic in Kathmandu, Nepal. © Simone D. McCourtie/World Bank


​​La seguridad vial posiblemente no sea lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en poner fin a la pobreza extrema. Pero cuando las condiciones de la seguridad vial son inadecuadas, son las personas más pobres del mundo las que se ven afectadas en mayor medida.
 
Analicemos el caso de África. Mientras que en todas las demás regiones del mundo las tasas de mortalidad por accidentes de tránsito disminuyeron entre 2010 y 2013, en África subieron. El continente tiene en la actualidad la tasa más alta de todas las regiones, con 27 muertes cada 100 000 personas. La proporción correspondiente a los países de ingreso bajo en el total de este tipo de muertes se incrementó del 12 % al 16 % durante el mismo período. Sin embargo, estos Estados poseen solo el 1 % del total mundial de vehículos.

Una mejor manera de construir – promoviendo infraestructuras sostenibles

Robert Montgomery's picture

A medida que los países se preparan para reunirse en la cumbre del G-20 en Turquía la próxima semana, las necesidades de crecimiento y de infraestructura a nivel mundial serán una de las principales preocupaciones de los tomadores de decisiones. Y con razón: la infraestructura – las carreteras, los puentes, los puertos, las plantas de energía, el suministro de agua - impulsan el crecimiento económico en muchos países, facilitando la manufactura, los servicios y el comercio. Pero no es sólo una cuestión de construir más. Para lograr un buen desarrollo en un planeta estresado por el cambio climático y la disminución de los recursos naturales, la infraestructura tiene que ser sostenible.

Pages