Syndicate content

Desarrollo urbano

Cinco cosas que puede hacer para poner fin a la contaminación por plásticos

Anjali Acharya's picture
Las bombillas son uno de los principales objetos de plástico que se encuentran en el medio marino alrededor del mundo, y estas generalmente no son reciclables. © Kanittha Boon/Shutterstock
Las bombillas son uno de los principales objetos de plástico que se encuentran en el medio marino alrededor del mundo, y estas generalmente no son reciclables. © Kanittha Boon/Shutterstock


Los titulares y las imágenes en las noticias son desalentadores: la muerte de una ballena piloto (i) en una playa tailandesa luego de tragar 80 bolsas plásticas; impactantes fotografías de tortugas atrapadas en anillos de plástico que sirven para mantener unidos los paquetes de latas de soda; una imagen desgarradora de un caballito de mar aferrándose a un bastoncillo de algodón (i) que se viraliza en las redes sociales. Los productos plásticos son arrastrados a diario por la marea en las playas de todo el mundo, desde Indonesia a las costas de África occidental, y los canales y los ríos en las ciudades están cada vez más contaminados con desechos plásticos. 

Sin embargo, el mundo está observando la situación con interés y los países, el sector privado y las comunidades han empezado a actuar, aplicando medidas que incluyen desde prohibiciones e impuestos a numerosos artículos de plástico desechables, inversiones para la recolección de desechos, políticas sobre la reducción de los envases de plástico a operaciones de limpieza de las playas. Estamos tratando de poner fin a la adicción a los productos de plástico, y contribuir a vidas más saludables y un planeta más limpio.

Atlas 2018 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: una nueva guía visual sobre los datos del desarrollo

World Bank Data Team's picture
Descargar el PDF (en inglés) / Ver en línea

"El Banco Mundial es una de las principales instituciones que genera datos y lleva a cabo investigación en el ámbito del desarrollo. Pero no solo tenemos la responsabilidad de poner a disposición estos bienes públicos mundiales, sino que también debemos presentarlos de una manera más comprensible para una audiencia general.

Cuando el público y los responsables de políticas comparten una visión del mundo basada en pruebas, verdaderos avances en el desarrollo económico y social, como el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), son posibles”. - Shanta Devarajan (i)
 
Nos complace divulgar el Atlas 2018 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. (i) La nueva publicación, (i) que incluye más de 180 mapas y gráficos, muestra el nivel de progreso de las sociedades en la consecución de los 17 ODS.
 
El atlas contiene numerosas visualizaciones de datos comentadas, que se pueden reproducir a partir de los datos y el código fuente de la publicación. Usted puede ver el Atlas de los ODS en línea, (i) descargarlo en PDF (30Mb), y acceder a los datos (i) y el código fuente (i) de los mapas y gráficos incluidos en la publicación.
 
La producción del atlas es posible gracias a la labor de estadísticos y científicos de datos que trabajan en organismos nacionales e internacionales de todo el mundo, y se trata de un esfuerzo conjunto de los grupos de investigación, el equipo de datos y los profesionales de las diversas prácticas mundiales del Banco Mundial.
 

Tendencias y análisis de los 17 ODS

Por un futuro con cero fatalidades de tránsito

Irene Portabales González's picture
 David Hermoza / Banco Mundial.
Debemos frenar en seco las muertes en las vías. Es un problema grave a nivel mundial, y para ponerle fin todos podemos y debemos colaborar. Sobre esto se discutió en el  2º Congreso Nacional de Seguridad Vial, en el que participamos el pasado febrero en Lima, Perú.

Para el Banco Mundial es una prioridad trabajar por un futuro con cero fatalidades de tránsito.
 

APP para aumentar la resiliencia de la infraestructura: qué nos enseña Japón

Sanae Sasamori's picture
También disponible en: English | 日本語 
Foto: MediaFOTO/PIXTA

En marzo de 2011, el gran terremoto de Japón oriental desencadenó un tsunami que causó la muerte o desaparición de unas 20 000 personas. La ciudad de Sendai, capital de la prefectura de Miyagi y un centro económico regional, se vio muy afectada por el desastre. Alrededor de 500 000 residentes perdieron el suministro de agua, y la principal planta de tratamiento de aguas residuales quedó completamente sumergida. Además, el tsunami dañó 325 kilómetros de infraestructura ferroviaria en la costa e inundó unos 100 kilómetros de la carretera nacional en la región de Tohoku, imposibilitando el transporte por tierra de ayuda a las ciudades afectadas.

Cuatro años más tarde, mientras todavía estaban en marcha los esfuerzos de recuperación, un consorcio privado firmó una concesión de 30 años para administrar el aeropuerto de Sendai, convirtiéndose en el primer aeropuerto estatal de Japón manejado por el sector privado. Esto fue recibido con sorpresa por los encargados de formular políticas y los profesionales que trabajan en el ámbito de las alianzas público-privadas (APP), preguntándose: ¿cómo fue posible que un operador privado decidiera invertir a largo plazo en una región tan propensa a desastres?
En el mundo, los impactos de los desastres naturales extremos y el cambio climático se han vuelto cada vez más visibles en las últimas décadas.

Maximizar el financiamiento para el desarrollo: un enfoque que funciona

Hartwig Schafer's picture
People in Saint-Louis, Senegal. © Ibrahima BA Sané/World Bank
Un grupo de mujeres y niños en Saint-Louis, Senegal. © Ibrahima BA Sané/Banco Mundial.

Se necesita una inversión enorme para alcanzar el ambicioso objetivo de poner fin a la pobreza extrema en 2030 e impulsar la prosperidad compartida. Según algunos cálculos, lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) tendría un costo de USD 4,5 billones anuales, y obviamente esto no lo podremos hacer solo con financiamiento público. Para ser más claro: los países podrán alcanzar los ODS y mejorar las vidas de sus ciudadanos si recaudan más ingresos internos y atraen más financiamiento privado y soluciones privadas que complementen y movilicen fondos públicos y asistencia oficial para el desarrollo. Este enfoque se denomina “maximizar el financiamiento para el desarrollo”.
 
Recientemente, miembros de equipos de proyectos presentaron cinco casos que respaldan dicho enfoque, compartiendo experiencias de la vida real y datos sobre el impacto en el desarrollo. Estos casos provienen de todo el mundo, desde Colombia a África occidental y las Islas Salomón, y me llenan de optimismo. Me gustaría compartir dos de esos ejemplos que realmente tuvieron resonancia.

¿Cómo hacen las cosas los dirigentes municipales? Extraer enseñanzas de los alcaldes de Japón

Sameh Wahba's picture
También disponible en: English | 日本語
Participantes del taller de análisis técnico sobre ciudades competitivas caminan por la zona de Minato Mirai 21 (con el Cosmo Clock 21 de fondo) destinada a concentrar actividades de alto valor agregado y una elevada calidad de vida en un núcleo urbano integrado en el centro de Yokohama, Japón. Foto: Tokyo Development Learning Center (TDLC).


La tarea de los alcaldes y los dirigentes municipales ya no se limita a proporcionar servicios urbanos eficientes a sus ciudadanos. La creación de empleo está a la vanguardia de los desafíos de desarrollo económico a nivel mundial.

Las ciudades necesitan generar empleos y oportunidades para sus ciudadanos y medios para recaudar ingresos fiscales que les sirvan para financiar proyectos que satisfagan la creciente demanda de servicios básicos de la población. En el informe emblemático del Grupo Banco Mundial sobre ciudades competitivas se describe cómo la creación de puestos de trabajo en zonas urbanas, de manera urgente pero también a escala, es esencial.

El rumbo de Bolivia hacia la resiliencia urbana

Melanie Kappes's picture
A house after a flood in Bolivia. World Bank.

Imagine que vive en una ciudad que se inunda constantemente, e incluso durante semanas en algunas ocasiones, después de lluvias extremas.

Imagine que vive en esa ciudad inundada, donde usted y miles de sus vecinos deben encontrar un lugar donde quedarse hasta que el agua retroceda, y finalmente puede regresar a su hogar con el temor de encontrarlo destruido.

Así es la ciudad de Trinidad, ubicada en las tierras bajas amazónicas de Bolivia, y que sufre con frecuencia los embates de fuertes y prolongadas precipitaciones que provocan el desborde de ríos, lagunas y lagos, afectando a miles de familias.

En Bolivia, el 43% de la población vive en áreas de alto riesgo de inundación. Trinidad y otras ciudades ubicadas en tierras bajas experimentan inundaciones, mientras que, en La Paz, los frecuentes deslizamientos de tierra causan muertes y daños a viviendas e infraestructuras.

¿Cómo preparar a un país para enfrentar un desastre?

Diana Rubiano's picture
Ecuador reconoce la importancia de la información y el compromiso de todos los sectores.

 
 Paul Salazar.
Familia Cruz-Castro tratando de rescatar sus enseres, en una de las casas derruidas luego del terremoto en Pedernales, Ecuador. Foto: Paul Salazar / Banco Mundial 

Los desastres son parte de nuestra vida, en cualquier parte del planeta. Desde que se tiene registro, las inundaciones, huracanes o terremotos han marcado la historia de la humanidad y su evolución. Pero nunca antes como ahora, hacer frente al impacto de estos fenómenos ha captado tanta atención para tratar de disminuir los daños materiales, pero sobre todo los humanos.

Gestionar los riesgos que conllevan los desastres naturales es una prioridad para muchos países de América Latina y el Caribe.

25 años de crecimiento en las ciudades más grandes del mundo

Tariq Khokhar's picture

Para 2030, dos tercios del mundo vivirán en ciudades. Las 12 zonas urbanas más grandes del planeta albergan a más de 15 millones de personas y, en los últimos 25 años, ciudades como Nueva Delhi, Shanghai y Beijing han triplicado su población.


Pages