Syndicate content

Recursos hídricos

#EsPosible poner fin a la pobreza

Christine Montgomery's picture

Acabar con la pobreza está a nuestro alcance. El porcentaje de personas que viven en pobreza extrema en el mundo ha caído a más de la mitad desde 1990, gracias a los esfuerzos sostenidos de innumerables individuos, organizaciones y naciones.

Show us how #ItsPossible.

Promover una alianza para lograr la seguridad hídrica en todo el mundo

Jennifer J. Sara's picture
También disponible en: Inglés

© Banco MundialLa comunidad mundial relacionada con el agua se reúne en Estocolmo con ocasión de la Semana Mundial del Agua 2016. (i) El tema de este año, “Water for Sustainable Growth” (Agua para el crecimiento sostenible), llega en un momento crucial, cuando nos estamos movilizando para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en los cuales el agua es un elemento esencial. (i)

El agua está presente prácticamente en todos los aspectos del desarrollo, ya que impulsa el crecimiento económico, sustenta los ecosistemas saludables, y es fundamental para la vida. Sin embargo, el agua puede amenazar y promover la salud y la prosperidad. Los peligros vinculados con el agua, entre ellos las inundaciones, tormentas y sequías, son actualmente responsables de 9 de cada 10 desastres naturales, y se espera que el cambio climático aumente esos riesgos. El riesgo de conflicto e inestabilidad se podría también acrecentar a medida que los recursos hídricos estén bajo una mayor presión.

En las próximas dos décadas, y posteriormente, la competencia entre los sectores de la agricultura y la energía con las ciudades por el uso del agua generará nuevas y mayores presiones en el sector hídrico. Actualmente, más de 4000 millones de personas viven en zonas donde el consumo de agua es mayor que los recursos renovables durante un periodo del año, y esta cifra seguirá aumentando.

Priorizar las inversiones en infraestructura: El camino de largo plazo de Panamá hacia las APP

Cledan Mandri-Perrott's picture

En Panamá, un entorno económico saludable y un apoyo institucional entusiasta proporcionaron el terreno de prueba ideal para el Marco de Priorización de Infraestructuras (IPF) del Banco Mundial. El crecimiento del PIB del país y el dinamismo económico en 2014 motivaron un ambicioso programa de inversión pública, acompañado de un gran número de propuestas de proyectos de infraestructura  presentadas al Ministerio de Economía y Finanzas. Aunado con el compromiso político de reducir el déficit fiscal, Panamá decidió implementar proyectos seleccionados durante un período estratégico de cinco años.

El ODS 6 sobre agua y saneamiento es esencial para el desarrollo sostenible

Stephane Dahan's picture
​​​​​​

Esta publicación forma parte de una serie de blogs relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (i) y los datos de la edición de 2016 de los Indicadores del Desarrollo Mundial.

El suministro de agua y el saneamiento se vinculan con numerosos factores de desarrollo

Pese a que el número de personas en el mundo sin acceso a una fuente mejorada de abastecimiento de agua se redujo a la mitad en los últimos 25 años, los países más pobres se esfuerzan por proporcionar agua potable y saneamiento adecuado a todos sus ciudadanos de una manera sostenible. En 2015, un poco más de la cuarta parte de la población en los países de ingreso bajo tenía acceso a servicios de saneamiento mejorados, en comparación con poco más de la mitad en los países de ingreso mediano bajo. Proveer agua y saneamiento ya no es solo un desafío en materia de prestación de servicios, sino que esto se vincula estrechamente con el cambio climático, la gestión de los recursos hídricos, y la escasez y la calidad del agua.

Desarrollar paisajes forestales con capacidad de adaptación al cambio climático

Paula Caballero's picture
Andrea Borgarello for World Bank/TerrAfrica

Esta semana y la próxima semana tendrá lugar en París un “partido de alto riesgo” entre la ciencia y la voluntad política.
 
La parte que corresponde a la ciencia es muy clara: se ha establecido que 2015 es el año más cálido que se haya registrado, llegando la temperatura a estar un grado por encima de los promedios preindustriales. El cambio climático ya afecta a los países. A esto se añade el fenómeno de El Niño, que causa estragos en muchas partes del mundo. Y el calor va a aumentar.
 
El análisis político es más complicado. Por un lado, si los planes nacionales -las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (INDC, por sus siglas en inglés)-, elaborados por los países para luchar contra el cambio climático se implementaran, incluyendo las acciones condicionadas por el financiamiento disponible, esto pondría probablemente al planeta en una trayectoria de unos 2,7 °C, que sería catastrófica para los sistemas económicos, sociales y naturales de los que dependemos. Es evidente que aún queda mucho por hacer. Por otra parte, es una señal de avances que es bienvenida. El hecho de que casi todos los países del mundo (Carbon Brief contabiliza 184 compromisos climáticos hasta la fecha) (i) hayan presentado sus INDC es un logro notable que muchos habrían considerado imposible hace apenas unos años. De modo que hay progresos, pero no son suficientemente rápidos.
 
París debe ser visto como un hito importante en un arduo viaje: una plataforma para generar una espiral siempre ascendente de metas en muchos campos de medidas relativas al clima.
 
Un área que promete innumerables beneficios para las personas y el planeta es el cambio en el uso del suelo, la agricultura y la silvicultura. En conjunto, estos sectores representan un 24 % de las emisiones mundiales, pero contribuyen con un porcentaje mucho mayor de emisiones en muchos países en desarrollo. Un análisis preliminar de las INDC muestra un fuerte compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la deforestación, la degradación forestal, el cambio del uso del suelo y la agricultura. Y hay pruebas de un mayor deseo de medidas de recuperación del paisaje en muchos de esos países.

Sin mujeres empoderadas, las áreas rurales no tienen futuro

Francisco Obreque's picture
Una familia beneficiaria de la comunidad de San José del Paredón (en Chuquisaca, Bolivia) celebra la instalación el nuevo sistema de riego.
Una familia beneficiaria de la comunidad de San José del Paredón celebra la instalación el nuevo sistema de riego. Foto: Gabriela Orozco / Banco Mundial

“Cuando la empresa no nos cumplió, le pusimos una multa. Tenemos que ser firmes con las empresas y con los proveedores, porque de lo contrario no cumplen. Así es como se saca adelante el proyecto”. Este testimonio me impresionó mucho cuando lo escuché de una mujer indígena en Bolivia, una mujer orgullosa de ser parte del comité directivo y de defender los intereses de la comunidad en el proyecto.

Bolivia tiene una historia de éxito fantástica que contar sobre cómo se alienta a las mujeres rurales a asumir el liderazgo en sus comunidades y organizaciones y cómo ellas y sus familias superan la pobreza.

Sea más listo: ¡Ponga en su bolsillo un mundo de datos sobre el desarrollo!

Nagaraja Rao Harshadeep's picture
Muchas conversaciones de sobremesa y discusiones amistosas se dirigen hacia un vacío de datos: “El problema es grande… ¡muy grande!”. ¿Cuán grande exactamente? Lo más probable es que su amigo no tenga la menor idea.

A menudo se dice que vivimos en una nueva era de los datos. Instituciones como el Banco Mundial, los organismos de las Naciones Unidas, la NASA, la ESA, las universidades y otras nos han inundado con una abrumadora cantidad de nuevos datos obtenidos meticulosamente en los países y a partir de estudios, u observados por el número cada vez mayor de ojos que hay en el cielo. Tenemos herramientas modernas como teléfonos celulares, que son más poderosas que los antiguos servidores que yo utilizaba cuando era estudiante universitario. Usted puede estar en zonas rurales de Malawi y todavía tener acceso a una pasable red de datos 3G.

 
Open data for sustainable development

Los recursos hídricos se encuentran en un momento crítico

Junaid Kamal Ahmad's picture
También en: Inglés


Entre los asuntos mundiales, el sector del agua está llegando a un momento crítico. Durante las próximas dos décadas, los esfuerzos en el mundo encaminados a lograr la seguridad alimentaria y energética y la urbanización sostenible crearán una demanda sin precedentes de agua.

Nuestro mundo es un mundo donde los sectores de la agricultura y de la energía necesitan agua y compiten con las necesidades de recursos hídricos de las ciudades. Al mismo tiempo, el cambio climático puede potencialmente empeorar la situación al aumentar el estrés por la escasez de agua así como también los fenómenos meteorológicos extremos. Por lo tanto, el vínculo entre el agua y el clima ya no puede ser más un tema secundario en las conversaciones mundiales sobre el clima. Todo esto está ocurriendo mientras el importante esfuerzo por alcanzar el acceso universal a los servicios de agua y saneamiento —a pesar de los impresionantes avances en las últimas décadas— sigue siendo un programa inconcluso.

Construyamos y el crecimiento llegará

Dimitris Tsitsiragos's picture
Solar panels in Morocco. © Dana Smillie/World Bank


Alentar la inversión privada en infraestructura permite estimular el crecimiento en el mundo en desarrollo

A finales de este mes se espera que las Naciones Unidas finalicen sus objetivos de desarrollo sostenible (ODS), un plan de acción mundial diseñado para acabar con la pobreza y apoyar el crecimiento de largo plazo. Uno de los objetivos señala: “Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación”.
 
En muchas partes del mundo en desarrollo, desde Asia hasta América Latina, un enorme déficit de infraestructura puede ser el obstáculo más importante para el desarrollo humano y económico, y abordarlo sostendrá el progreso de muchos de los ODS.
 


Pages