Javier Francis… (no verificado)

Mayo 29, 2016

La violencia de algunos países muchas veces es el fecto mismo de la fragilidad, también la corrupción local de organismos de crédito o de cooeperación internacional no estaría ayudando mucho si a nivel nacional las ayudas o creditos son poco transparentes en su adjudicación y manejo. Los indicadores de impacto de estos programas deben ser más integrales y lograr efectos de cambio en el individuo y las familias y no sólo en enfoques de ejecución de procesos. Los que prestan al pobre para que éste sea menos vulnerable deben tener mejores practicas y no solo normas de crédito internacional. Grandes porcebtajes del dinero del crédito queda en honorarios de consultores ni siquiera nacioanales del país que los recibe por lo que el impacto para el cambio es cuestionable. Estoy convencido no es el sistema o la intención la falla, sino malos seres humanos codiciosos que tienen la oportunidad de estar dentro para desgracia de los vulnerables.