¿Cuánto debemos pagar para preservar la Amazonía brasileña?

|

Disponible en:

Imagen
Isla de Marajó, en la Amazonía brasileña - Foto: Marcelo Camargo/Agência Brasil
Isla de Marajó, en la Amazonía brasileña - Foto: Marcelo Camargo/Agência Brasil

Actualmente se están realizando importantes compromisos financieros para proteger la Amazonía brasileña. ¿Cuánto dinero se necesitará? 

Brasil corre el riesgo de perder su Amazonía

Desde que se inventó la agricultura hace unos 12.000 años, los seres humanos han alterado y destruido gradualmente los paisajes naturales. Solo alrededor del 13 % de la tierra permanece salvaje hoy. En Brasil, su frontera agrícola continúa adentrándose cada vez más en “los pulmones del mundo”, destruyendo ecosistemas milenarios , hogar de una biodiversidad excepcional además de 300.000 indígenas y poniendo en peligro el clima regional y global. Afortunadamente, hay mucha atención enfocada en protegerlo, una causa apoyada por más del 60 % de la población de Brasil, donde se encuentran dos tercios de la Amazonía.

Brasil ha sido durante mucho tiempo un pionero en la conservación de las selvas, con áreas protegidas y territorios indígenas en sus nueve estados amazónicos, que juntos cubren más tierra que Francia, España, Alemania, Italia y el Reino Unido juntos. Los municipios han sido incluidos en listas negras, los productores de soja y los ganaderos se han comprometido con las zonas libres de deforestación, y el monitoreo satelital en tiempo real ha permitido a Brasil detectar rápidamente la deforestación ilegal y, en principio, movilizar a las fuerzas del orden para detenerla.

Todo esto ha ayudado a proteger la Amazonía. Sin embargo, en los últimos siete años la deforestación ha vuelto a aumentar, convirtiendo la Amazonía de un sumidero de carbono en un emisor neto de carbono. Existen riesgos reales de que se alcance un punto de inflexión que desencadene una muerte regresiva irreversible. Esto sería una calamidad regional y global: para los pueblos indígenas, agricultores y productores de energía hidroeléctrica de la Amazonía en América del Sur y la biodiversidad global, y aceleraría el calentamiento global.

Debe evitarse urgentemente una mayor deforestación. Entonces, ¿cuánto costaría proporcionar incentivos para detener la deforestación?

¿Cuánto vale la Amazonía brasileña?

Un primer paso es estimar el valor monetario del Amazonas (ver Tabla). Como es imposible evaluar todos los componentes de la selva tropical en pie, nuestras estimaciones son solo valores mínimos.

Tabla: Valores de la Amazonía brasileña, con evaluación mínima de los valores de protección. Cifras en miles de millones de dólares anuales.

Imagen
Tabla: Valores del Amazonas brasileño, con evaluación mínima de los valores de protección. Cifras en miles de millones de dólares anuales.
  • Valor privado: Esto incluye la producción sostenible de madera, nueces de Brasil, caucho, turismo y otros bienes.
  • Valor público regional: Esto incluye los beneficios del ecosistema para todo el continente, a través de la regulación climática local y la precipitación (los “ríos voladores” de las lluvias amazónicas benefician a todo el continente), la polinización y la protección que brindan las selvas intactas contra los incendios forestales en la Amazonía.
  • Valor público global: Esto representa la mayor parte del valor de la Amazonía, en gran parte debido a su enorme capacidad para almacenar CO2, que valoramos de manera conservadora en US$40 por tonelada. Además, un “valor de opción” considerable, como un cofre del tesoro medicinal para la industria farmacéutica, por ejemplo, está asociado con la biodiversidad de la Amazonía. También hay valor en la mera existencia de la Amazonía y su biodiversidad, que se puede estimar a través de encuestas.

En resumen, la Amazonía genera al menos un valor anual de 317 000 millones de USD , que eclipsa los 43 000 a 98 000 millones de USD que estimamos generosamente como el valor asociado con la tala de estas selvas para obtener madera, ganadería, soja o minería.

¿Cuánto dinero se necesitará?

Aunque monetizar el valor de la Amazonía brasileña equivaldría a pagos anuales deslumbrantes por valor de alrededor del 20 % del Producto Interno Bruto (PIB) (US$317 000 millones), solo el valor del uso de la selva para otros fines (US$43-98 000 millones por año) necesita ser compensado para desincentivar por completo la deforestación.

En realidad, la Amazonía brasileña actualmente se está reduciendo en un 0,3 % cada año. Los pagos podrían hacerse solo por la selva que está realmente en riesgo de ser talada, vinculando la compensación necesaria por la deforestación evitada al valor de oportunidad de convertir la selva amazónica para otros usos. Este valor (máximo) se encuentra en el rango de $ 43-98 mil millones por año, lo que corresponde a un valor total de acciones de $ 1.4-3.3 billones. Usando estos números aproximados, si el área estimada de selva en riesgo en un año dado fuera de 12 200 km2 (el área perdida en 2021) y estuviera completamente protegida, se necesitarían pagar US$ 5-10 mil millones más, idealmente, el costo de hacer cumplir la protección forestal.

Estos son incentivos significativos. Un valor intermedio de, digamos, 7 mil millones de dólares estadounidenses corresponde al 0,4 % del PIB nacional, pero si fuera solo a los nueve estados amazónicos de Brasil, la suma vale el 6 % de su PIB regional, o el 23 % de sus presupuestos anuales, lo cual es significativo.

Más allá de los mercados de carbono, las donaciones (como el Fondo Amazonía, respaldado por Noruega y Alemania) también pueden ayudar significativamente. A nivel mundial, parece haber apoyo para esto: las estimaciones sugieren que los brasileños estarían dispuestos a pagar US$120 millones por año, mientras que los ciudadanos estadounidenses pagarían US$340 millones y los canadienses US$38 millones.

¿Para qué se debe utilizar la financiación?

Una gran parte del financiamiento debería ir a los gobiernos de Brasil y de los estados amazónicos, ya que es más necesario para los esfuerzos de protección forestal proporcionados por las agencias de aplicación de la ley y la gobernanza de la tierra y las selvas. La promoción del desarrollo sostenible y la mejora de los niveles de vida mediante la habilitación de fuentes de ingresos alternativas también serán fundamentales para aliviar la presión sobre las selvas. Impulsar la productividad urbana y agrícola también requiere inversión.

Idealmente, la protección debería extenderse a todas las selvas y los bosques de Brasil y, de hecho, del resto del mundo.

 

Mantente actualizado con nuestro artículo semanal

Suscríbete

Artículos relacionados:

Autores

Marek Hanusch

Economista principal y líder de programa del Grupo de Prácticas de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del Banco Mundial

Jon Strand

Economista y consultor del Banco Mundial

Únase a la conversación