David Malpass: Ucrania, Cumbre de la Unión Europea y la Unión Africana y Conferencia de Seguridad de Munich

|

Disponible en:

* Este blog fue publicado originalmente en Linkedin (i).


World Bank Group President David Malpass meets with a group of stakeholders.

 

Después de mi primer viaje de 2022 en representación del Grupo Banco mundial (GBM), me gustaría compartir algunas de mis actividades y observaciones.

En primer lugar, dada la tragedia en curso en Europa del Este, el Grupo Banco Mundial está horrorizado por la alarmante violencia y la pérdida de vidas en Ucrania. Somos socios del país desde hace mucho tiempo y nos solidarizamos con su gente en este momento crítico.

Los desoladores acontecimientos que se desarrollan en Ucrania tendrán impactos económicos y sociales de gran alcance. Estamos trabajando en estrecha colaboración con el Fondo Monetario Internacional para evaluar estos costos.

 

 

En medio de estos difíciles acontecimientos, el 17 de febrero, asistí a la Cumbre de la Unión Europea y la Unión Africana en Bruselas, y luego participé en la Conferencia de Seguridad de Munich entre el 18 y el 20 de febrero. Las reuniones se centraron en la creciente inseguridad en los países afectados por fragilidad, conflicto y violencia (FCV) y Europa del Este, y las crisis en curso en la economía (la inflación, los probables aumentos de las tasas de interés, la asignación deficiente de capital), la política exterior y desarrollo.

 

Bruselas

Antes de mis reuniones presenciales, tuve el gusto de unirme virtualmente al seminario de alto nivel del Grupo de los Veinte (G-20) sobre el fortalecimiento de los sistemas de salud junto con la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen; la ministra de Finanzas de India, Nirmala Sitharaman, y el ministro principal de Singapur, Tharman Shanmugaratnam. En mis declaraciones, destaqué los esfuerzos del GBM para apoyar a los países durante la pandemia y fortalecer los sistemas de salud. Expliqué la importancia de contar con estructuras de capital flexibles, como las del GBM, para poder proporcionar financiamiento durante las crisis y apoyo sostenible para la preparación sanitaria a largo plazo. También resalté nuestros mecanismos de financiamiento innovadores que están disponibles para la preparación ante las pandemias, incluidas las opciones de giro diferido en caso de catástrofe (Cat-DDO). Asimismo, me referí a un fondo de intermediarios financieros (FIF) propuesto para aumentar el financiamiento de la salud y complementar las iniciativas sanitarias en curso por parte de los bancos multilaterales de desarrollo (BMD), y enumeré los principios clave para el éxito de los nuevos mecanismos de financiamiento, señalando la necesidad de evitar la duplicación de esfuerzos.

 

 

Mientras estuve en Bruselas, tuve el gusto de reunirme con numerosos miembros de nuestro personal para analizar la importante colaboración del GBM con la Unión Europea (UE) y las operaciones de alto impacto en las que estamos participando en toda Europa y Asia central. Conversamos sobre varios proyectos en curso, entre ellos el apoyo a la transición energética en las regiones carboníferas de Polonia (i) y la ayuda para reducir la quema de carbón que se utiliza para la calefacción de las viviendas (i); la promoción de la inclusión de los romaníes (i), y la creación de instituciones eficaces en toda la región (i).

 

David Malpass meets with stakeholders

 

Posteriormente, participé junto a más de 60 jefes de Estado de toda África y Europa en la sexta Cumbre de la Unión Europea y la Unión Africana. En mi alocución introductoria (i) sobre la paz, la seguridad y la gobernanza, destaqué la labor del GBM en entornos frágiles y afectados por conflictos. Junto con otros líderes, expresé la importancia de la buena gobernanza, la transparencia, el estado de derecho y el comercio.

 

 

Durante la cumbre, los líderes africanos expresaron su gran preocupación por el flujo y el excedente de armas en entornos frágiles. En mi blog sobre fragilidad, publicado antes del viaje, señalé la importancia de reducir tanto el suministro como el exceso de armamento, y expresé a los asistentes el firme apoyo del GBM para ayudar a los países en cuestiones críticas sobre desarrollo.

 

Munich

Después de mi visita a Bruselas, viajé a Munich para unirme a jefes de Estado, ministros de Relaciones Exteriores, parlamentarios, asociados para el desarrollo, el sector privado y miembros de los medios de comunicación en la Conferencia de Seguridad de Munich. A lo largo de la conferencia, participé en eventos sobre diversos temas relacionados con la seguridad, como la digitalización, la salud mundial, las relaciones este-oeste y el Cáucaso meridional. Supe que el diálogo en la conferencia de Munich sobre el Cáucaso meridional sirvió de escenario para la primera reunión en persona de Azerbaiyán y Armenia desde la guerra que enfrentó a ambos países, y fue alentador escuchar de ambas naciones, junto con Georgia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), sobre los impactos productivos del GBM en la región.

Me complació participar en una región general, en el marco de la conferencia, sobre la prevención de la próxima “polipandemia” (i) junto con la ministra de Desarrollo de Alemania, Svenja Schulze; la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, y el administrador del PNUD, Achim Steiner, durante la cual sostuvimos un animado debate acerca de la preparación para futuras crisis.

 

 

Fue buenísimo también reunirme con el director ejecutivo del PMA, David Beasley, para analizar nuestros esfuerzos conjuntos en Afganistán, Yemen, el Sahel y en todo el mundo con el fin de mejorar la producción de alimentos, la seguridad, la agricultura y el riego. 

 

Ucrania

Además, tuve una reunión con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, para reafirmar el apoyo del GBM al pueblo ucraniano y a su economía a corto y largo plazo. Conversamos sobre la resiliencia de Ucrania frente a los grandes desafíos económicos y de seguridad que enfrenta el país, y pusimos énfasis en los enormes costos financieros para Ucrania, Rusia y la región provocados por la actual crisis. Le dije al presidente Zelenskyy que estamos preparando un desembolso rápido de apoyo presupuestario de hasta USD 350 millones para apoyar las reformas en curso y le mencioné que los asociados para el desarrollo tienen un gran interés en coordinar la asistencia. Analizamos la sólida cartera de proyectos en apoyo del empleo y la prosperidad en toda Ucrania, y expresé mi apoyo a futuras conversaciones entre los donantes para respaldar a Ucrania y su programa de reformas.

 

 

Estamos listos para brindar apoyo inmediato al país y estamos preparando opciones para hacer llegar esa asistencia, entre las que se incluye el financiamiento de desembolso rápido. Junto con los asociados para el desarrollo, el Grupo Banco Mundial utilizará todos sus instrumentos de financiamiento y asistencia técnica para lograr una respuesta rápida.

El Grupo Banco Mundial está también en diálogo para apoyar a los países vecinos y a las personas que puedan verse afectadas por el conflicto, y ofrecerá recursos adicionales.

 

Dado que las perspectivas para las personas en los países en desarrollo de todo el mundo siguen siendo sombrías, es vital que nosotros y la comunidad mundial emprendamos medidas decisivas y significativas para apoyar a las personas en los países en desarrollo.

Agradezco a todo nuestro personal y a los asociados que han facilitado mis reuniones y sesiones de debate.

Regiones

Únase a la conversación